Kevin Johansen, cantautor 'desgenerado'

El argentino, acompañado por su banda The Nada, se presenta por primera vez en Colombia.

Eso de que la música es el lenguaje universal está un tanto desgastado para Kevin Johansen. Él prefiere afirmar que la música es el primer idioma. Solo a través de este recurso primario y natural ha logrado vincular las características de su natal Alaska con las condiciones de un país en pleno desarrollo como Argentina. Además, el arte sonoro fue el único sincero al mostrarle su propio panorama. Nadie ni nada le habían permitido ver de manera tan clara que su personalidad era, literalmente, la de un bipolar.

El hecho de conocer muy bien dos culturas le afectó al comienzo, pero luego lo tomó como una bendición y le sacó provecho. Su problema desde entonces ha sido no parecerse a  nada y ser inclasificable. Todos los artistas que como Johansen eran considerados alternativos empezaron a demostrar que podían ser populares y hasta comerciales. Ellos se colaron por las ranuras de la saturación de la industria discográfica en el momento en el que  se clonaba todo aquello que tenía éxito. Con la crisis de las grandes disqueras se volvió a potencializar el voz a voz y  gracias a este fenómeno con el que la música circulaba sin intermediarios, los artistas alternos tomaron fuerza.  

“Soy un ‘desgenerado’ y eso tiene mucho que ver con mi generación, que conoce por un lado el lenguaje del rock y a la vez estamos comprometidos con el folclor, el tango y otras manifestaciones tradicionales. Esa combinación de música urbana con sonidos folclóricos y el rock es lo que me nutre. No he descubierto la pólvora, porque Los Beatles también eran muy ‘desgenerados’ y les gustaban las canciones francesas, el sonido con humor y el folk”, dice Kevin Johansen, quien desde hace diez años está radicado en Argentina y desde entonces conformó una banda llamada The Nada integrada, en su mayoría, por músicos de la cantera, del semillero porteño.

The Nada, Sur o no sur, City Zen y Vivo en Buenos Aires, su registro más reciente, son los trabajos discográficos más importantes de este músico al que además del contenido le inquieta profundamente la forma y ha creado una extraña simbiosis entre la sonoridad y el sentido, como en el caso de  S.O.S. tan fashion, en la que dice: “Sos tan fashion siempre en el molde/No te queres perder nada. Y te perdiste de todo./It’s okay It’s okay Esta bien…/Sos tan fashion,/ Siempre en buena compañía,/No te diste cuenta Y te perdiste la mía”.  Por eso todo lo que hace, tanto en los estudios de grabación como en los escenarios, está planeado muy improvisadamente. La lista de canciones para un concierto siempre es un misterio, superior al del paradero de las partituras originales de las composiciones más antiguas de la humanidad.

Lo que sí resulta ser una constante en las creaciones del argentino es la ironía. “El humor es otro de mis  estados de ánimo, porque para mí el sarcasmo o  la ironía son señales de inteligencia. El humor es una burka, un velo tras del cual uno puede decir las verdades más tremendas, aunque disfrazadas. Este condimento siempre obliga a una segunda lectura y es la forma más eficaz de profundizar en algo”, comenta Johansen, quien en este momento prepara una gira por todos los países de América Latina. Además tiene en la mira dos álbumes, uno es un proyecto folclórico que adelanta en los estudios de León Gieco, y el otro es un registro eléctrico al lado del reconocido productor Tweety González.

Hoy, 8 p.m. Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, Calle 170 No.  67-51. Informes y boletería: 5 93 63 00 y www.tuboleta.com

 

últimas noticias

Jorge Luis Borges: entre la poesía y la ceguera

Una arquitectura de interés público

Homenaje al amistoso lector