OPINIÓN

Distanciamiento social, la brecha digital y cómo arreglarla en el futuro

La desigualdad en el acceso a banda ancha es un problema de grandes dimensiones en el marco del COVID-19. Gobierno y grandes proveedores pueden tener parte de la culpa, pero la solución también está en sus manos. 

"Lo trágico de la brecha digital es que no hay razones para que exista, y mucho menos para que continúe". Archivo.

Distanciamiento social, trabajo desde casa y buscar refugio en el lugar donde se está. Todas estas estrategias se emplean como respuesta a la epidemia de COVID-19. 

Los estadounidenses que tienen trabajos que les permiten participar en el distanciamiento social dependen mucho de su conexión a internet, dependencia que solo crecerá con el tiempo. Los padres dependen de internet para la educación en el hogar, las empresas dependen de que los empleados puedan trabajar desde casa y todos dependen de internet para obtener información de seguridad pública. Por eso debemos reconocer que nuestro ecosistema actual de internet le está fallando a muchos ciudadanos.

Cualquier esfuerzo de recuperación de infraestructura que surja de esta situación debería abordar la brecha digital desde su origen: las decisiones políticas que nos han dejado a merced de algunas compañías gigantes, cuyas preocupaciones comerciales no incluyen a todos los estadounidenses. 

Durante el tiempo que dure esta emergencia, una cantidad incalculable de nosotros se verá obligada a lidiar con el fracaso de nuestras políticas de telecomunicaciones para producir opciones de banda ancha de alta velocidad de acceso universal, asequibles y competitivas. 

Lea también: El derecho a reparar durante una pandemia

Las familias con niños que deben manejar simultáneamente el cierre de escuelas y la educación remota mientras trabajan a través de videoconferencias y computación en la nube residirán en dos países diferentes para acceso de banda ancha. Por un lado están los hogares que cosechan los beneficios de la competencia entre velocidades cada vez mayores con precios más bajos y por el otro, los que se ven obligados a confiar en una infraestructura obsoleta construida a partir de una época pasada o, peor, que no tienen opciones de banda ancha.

Esas dos Américas que aún se dividen por lo que llamamos la "brecha digital" en 2020 son una clara señal de fracaso en nuestro enfoque actual de la banda ancha. Es imperativo que nos encarguemos de poner fin a la desigualdad de acceso como parte de cualquier esfuerzo de recuperación de infraestructura.

Estamos viendo la brecha digital en el trabajo, y sus líneas se dibujan donde existe el acceso a fibra

No podría ser más claro: donde hay redes actualizadas, es decir, redes que pueden ofrecer conexiones de gigabits, esos hogares pueden manejar el aumento en el uso de internet que requiere el distanciamiento social. Donde esas redes no existen, donde los estadounidenses no tienen opciones de servicios de alta capacidad, el distanciamiento social es mucho más difícil para las personas, si no imposible.

Las redes actualizadas generalmente han tenido infraestructura de fibra construida por nuevos proveedores de servicios de internet (ISP), locales e independientes de proveedores públicos y privados. Esta nueva competencia obligó a los antiguos ISP, a menudo los sospechosos habituales de AT&T, Verizon, etc., a mejorar sus propias redes para mantener el ritmo. La competencia no solo mejoró la calidad del servicio de internet, sino también los precios.

Pero hay muchos estadounidenses que no tienen acceso significativo a la opción de banda ancha de alta velocidad. Algunos no tienen otra opción. Las comunidades que dependen de la infraestructura de internet de décadas de antigüedad carecen de acceso a una conexión que pueda manejar las demandas de distanciamiento social. Y la culpa de esto recaerá en los ISP que utilizaron ganancias récord y recortes de impuestos en todo menos en mejorar sus servicios. La culpa también recaerá en nuestros gobiernos federales y estatales, que no promocionaron la fibra a través de leyes que impulsaron la universalidad o la financiación para que simplemente alguien más además de los grandes titulares la construya.

Le sugerimos leer: Gobierno establece reglas para garantizar servicios de telecomunicaciones

Quienes confían en redes más antiguas son los que menos pueden permitírselo: estadounidenses de bajos ingresos y / o rurales. La parte más costosa de comenzar un ISP es el costo de construcción inicial. Los ISP heredados que atienden a poblaciones de bajos ingresos con infraestructura más antigua hace tiempo que pagaron ese costo, pero todavía cobran demasiado porque sus clientes no tienen otra alternativa. 

Y la razón principal por la que las personas no se suscriben a la banda ancha es el precio excesivo. Debido a que nadie está ofreciendo un mejor servicio, a un mejor precio, no hay razón para que estas compañías actualicen sus redes, dejando a muchos ciudadanos sin el servicio de internet de alta velocidad, confiable y con precios competitivos que absolutamente necesitamos, especialmente ahora.

Las diferencias entre los mercados competitivos en los Estados Unidos y los no competitivos son marcadas. Además de los precios más altos y la infraestructura inferior, incluso los paquetes de ayuda orientados al COVID-19 son dramáticamente diferentes. Por ejemplo, AT&T está eximiendo las tarifas por excedente (una fracción de la factura excesiva que paga la mayoría de las personas) y Comcast está ofreciendo 25 mbps / 3 Mbps gratis durante dos meses a usuarios de bajos ingresos, pero un competidor de fibra llamado Sonic en San Francisco (un ciudad con una cantidad bastante decente de competencia) está ofreciendo un servicio de gigabit gratuito durante tres meses a familias y personas mayores independientemente de su estado de ingresos.

La banda ancha asequible de alta velocidad es esencial para todos, y eso lo convierte en una buena inversión

Lo trágico de la brecha digital es que no hay razones para que exista, y mucho menos para que continúe. Es rentable servir a todos los estadounidenses, sin importar lo que digan titulares como AT&T y Verizon. 

Si los principales ISP convirtieran universalmente sus redes más antiguas en fibra para el hogar, serían rentables a largo plazo. Contrariamente a las afirmaciones de que los teléfonos inteligentes y los planes inalámbricos por sí solos son suficientes, nada puede realmente sustituir una conexión de alta capacidad en el hogar. 

Nuestro propio análisis del ISP más rápido del mundo demuestra cómo funcionan las finanzas para las redes de fibra. Ese ISP está ubicado en los Estados Unidos, fue construido y es administrado por el gobierno local de Chattanooga, Tennessee. Una vez que una parte de su red tenía suscriptores, sus ingresos de $ 70 al mes por el servicio gigabit superaron sus costos para toda la red. En otras palabras, después de llegar a un cierto número de clientes, sus ganancias crecieron más rápido que sus costos. Ese beneficio les permitió extender la red cada vez más. De hecho, debido a la naturaleza única de los cables de fibra, pudieron actualizarse a una red de 10 gigabits con solo una pequeña inversión adicional. 

Desafortunadamente, y previsiblemente, los antiguos ISP intervinieron y lograron que los estados prohibieran la banda ancha del gobierno local, lo que aplastó la expansión de este exitoso competidor. La extensión de las redes de fibra es perfectamente factible, bloqueada solo por la negativa de los grandes ISP a hacerlo ellos mismos y su exitosa campaña para erigir barreras legales frente a otras alternativas.

Pero incluso eso no ha funcionado por completo. Porque necesitamos internet. En el estado de Utah, donde los residentes habían sido abandonados por los ISP existentes y donde la ley estatal que prohíbe la banda ancha comunitaria permanece, un puñado de ciudades comenzó a construir colectivamente fibra de acceso abierto universal como una solución. 

En lugar de construir banda ancha, construyeron infraestructura de fibra y permitieron a las pequeñas empresas privadas de banda ancha vender servicios fuera de la red. La demanda de los servicios de estas comunidades descuidadas es tan alta que se está haciendo más que suficiente dinero. De hecho, han hecho lo suficiente para pagar todo el esfuerzo de construcción. Esto permite que la red (llamada Utopia Fiber) se expanda rápidamente y complete las implementaciones universales de fibra a tiempo, a la vez que que brinda a las personas casi una docena de opciones de banda ancha a precios competitivos.

Le puede interesar: El apoyo de los gigantes tecnológicos a la lucha contra el coronavirus

En respuesta a COVID-19, actualmente están experimentando un número récord de nuevas suscripciones de la gente de Utah que necesita más capacidad para quedarse en casa por largos períodos de tiempo. En todo el país, seguimos viendo focos de éxito, desde la cooperativa de telefonía rural popular de 7.000 miembros en Kentucky hasta casi más de 100 cooperativas rurales pequeñas que implementan fibra en el hogar.

Todo esto muestra no solo que la construcción de redes de fibra podría haberse realizado en todas partes, para todos, hace años, sino que también habría sido rentable. Entonces, ¿por qué nos han fallado nuestros grandes proveedores?

La respuesta radica en las expectativas de sus inversores y la falta de voluntad de las empresas de participar en inversiones a largo plazo frente a ganancias más rápidas a corto plazo. Las redes de fibra son grandes inversiones que generalmente necesitan 10 años o más para pagar por completo los costos de construcción. Al igual que cuando compra un automóvil, viene con un gran pago inicial, pero finalmente lo ha pagado y solo tiene costos de mantenimiento. 

A diferencia de su automóvil, que se deprecia después de comprarlo con costos de mantenimiento más altos a lo largo del tiempo, una red de fibra aumentará en valor y utilidad porque los avances en tecnología permitirán que se acelere sin nuevos pagos iniciales para la construcción. También se espera que sea útil durante unos 70 años después de su construcción. Es una inversión a prueba de futuro: los antiguos proveedores simplemente carecen de interés en el futuro.

Dado que los antiguos ISP han demostrado no estar dispuestos a invertir en lo que necesitamos, ningún paquete de ayuda o infraestructura debería disentirles sobre qué hacer. Deberíamos concluir que, después de miles de millones en exenciones de impuestos y desregulación por parte de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), se contentan con dejar que las personas usen infraestructura de décadas de antigüedad para siempre. Después de todo, no es que las compañías como AT&T tengan miedo de gastar dinero cuando se trata de comprar otras compañías, ya que su deuda de fusión es, sorprendentemente, de US$171.000 millones (que es menos de lo que costaría darle a cada estadounidense una conexión de fibra óptica).

*Este texto fue publicado originalmente en el sitio de la Electronic Frontier Foundation, bajo una licencia de Creative Commons, y con este título: Social Distancing, The Digital Divide, and Fixing This Going Forward

911985

2020-03-30T16:00:00-05:00

article

2020-03-30T16:00:01-05:00

vcortes_255962

coronavirus

Ernesto Falcon*

Tecnología

Distanciamiento social, la brecha digital y cómo arreglarla en el futuro

73

11870

11943