Publicidad
Redacción Cromos / 17 Mar 2021 - 3:37 a. m.

Adaptando un nuevo mundo de reglas escolares para los niños

Para el regreso a clase, los menores deben asumir nuevas normas para un ambiente seguro en los colegios. Este proceso de adaptación puede repercutir negativamente si no se realiza de manera correcta.
niños, escuela, alumnos, alternancia,
Foto: GettyImages
niños, escuela, alumnos, alternancia,
niños, escuela, alumnos, alternancia,
Foto: GettyImages

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio pautas básicas para que el proceso sea seguro, hacer un llamado para que las clases se lleven a cabo en ambientes con buena ventilación, en espacios amplios para mantener la distancia social y con disponibilidad de servicios básicos (agua potable y sanitarios) para adoptar prácticas como el lavado de manos de forma constante.

Puedes leer: Niños traviesos: ¿hasta dónde se deben permitir sus travesuras?

Sobre el asunto, las especialistas, Begoña Iranzo, Directora de la Maestría en Psicología de la Infancia y la Adolescencia de la Universidad Internacional de Valencia – VIU y Patricia Flor es Coordinadora de la Maestría Oficial en Prevención e Intervención Psicológica en Problemas de Conducta en la Escuela de la Universidad Internacional de Valencia – VIU. Respecto al tema, Iranzo comentó “Los colegios pueden sumergirse en distintas temáticas que permitan la adaptación de estas medidas, por ejemplo, bajo la temática del tráfico se puede establecer un circuito de movilidad en el aula y en el resto de la escuela mediante marcas, flechas o semáforos”.

Patricia Flor agregó que las actividades didácticas pueden facilitar el proceso de instauración de normas: usar clases de dibujo para diseñar y pintar los volantes o las señales que faciliten el paso por el aula. Asimismo, mediante el uso de aros o cuerdas se puede enseñar a los menores a comprender qué es un metro y medio de distancia y ponerlo en práctica mediante distintas actividades lúdicas.

Puedes leer: Ideas para atenuar la celulitis durante el embarazo

En primer lugar, será necesario darles una explicación, es decir, tanto niños como adolescentes van a seguir mejor las pautas si comprenden que está ocurriendo y por qué es tan importante mantener las normas. Es fundamental que estas explicaciones se realicen de forma adaptada a cada edad y contexto, con un lenguaje claro y sencillo para que comprendan las medidas de distanciamiento y las nuevas normas de retorno al colegio

Según Iranzo, otra de las alternativas para usar en los más pequeños es emplear cuentos, historietas o marionetas, mientras que para los más grandes se puede solicitar que ellos mismos ayuden a proyectar lo que está ocurriendo mediante una charla grupal guiada por el docente.

Lo más importante es que, tanto pequeños como mayores, se sientan parte del proceso y comprendan la importancia y necesidad de las medidas adoptadas.

Los padres tienen la responsabilidad de ser modelos ejemplares en el comportamiento de sus hijos, por ende, esta situación tan particular debe convertirse en una oportunidad para generar hábitos saludables y mejorar los lazos con los hijos.

Puedes leer: Niños interrogadores ¿Por qué preguntan tanto?

Tanto como Begoña Iranzo y Patricia Flor dan a conocer estas normativas tanto para padres como maestros:

Información adaptada a la edad: con un lenguaje sencillo y adaptado a la edad de cada menor se debería explicar la manera segura de volver a los salones de clase y la importancia de seguir ciertas pautas nuevas.

Hay que saber brindar los argumentos y, de allí, pueden surgir muchas preguntas e incluso emociones, es importante que los padres estén receptivos y transmitan seguridad normalizando los sentimientos.

Organización: la reactivación escolar cambiará la rutina tanto para los papás como para los niños, por lo que es imperativo ser precavidos y prepararse para afrontar la vuelta a las aulas.

Una buena organización es esencial para adaptarse a los horarios de padres e hijos, hasta el punto de diseñar un calendario en el que se organicen las actividades extraescolares.

Responsabilidad: promover y transmitir a los hijos la responsabilidad individual es un pilar del retorno seguro.

Para ello, las figuras de referencia deben dar ejemplo, marcar los pasos y las pautas a seguir. Si los padres no realizan acciones responsables ante sus hijos no podemos esperar que el hijo las vaya a realizar.

Gestionar sentimientos: en estos momentos surgen emociones e inquietudes propias de los cambios y la problemática que ha acontecido. Los adultos deben escuchar y no juzgar los sentimientos de los chicos.

Desde la empatía hay que ayudar a controlar la incertidumbre, manejar los pensamientos y controlar las conductas.

Relaciones sociales con distancia social: la distancia física como medida de seguridad reduce los contactos y las relaciones sociales si no se encuentran otras maneras de relacionarse.

Es imprescindible fomentar las conexiones sociales y buscar nuevas formas de mantener contacto con nuestros los seres queridos, amigos y compañeros con técnicas como llamadas telefónicas, videoconferencias o reencuentros al aire libre.

Síguenos en Google Noticias