Por un nacimiento amoroso

Podemos elegir cuando morir