Publicidad
Redacción Cromos / 2 Mar 2022 - 7:19 p. m.

Huir de Ucrania con las mascotas: el drama de los perros y los gatos

La invasión rusa a Ucrania ordenada por Vladimir Putin también afecta a los animales domésticos. Muchos han sido abandonados y otros han huido con sus familiares a los países fronterizos.
Imagen tomada en una estación de metro.
Foto: Tomado de Internet
Imágenes del italiano que se quedó cuidando a los animales rescatados.
Imágenes del italiano que se quedó cuidando a los animales rescatados.
Foto: Andrea Cisternino

La guerra también rostro de perro. O de gato. Cierra los ojos por unos segundos y vuélvelos a abrir. Ahora imagínate estar en medio de un bombardeo en una ciudad ucraniana, junto a tu familia. Tienes dos opciones: quedarte o huir a una nación vecina.

Y cuando decides irte, te encuentras con otra dicotomía: llevarte o dejar a tu mascota.

Te puede interesar: Los perros podrían experimentar dolor por la muerte de sus amigos caninos

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

La situación anterior está sucediendo en este preciso instante. Poco a poco, algunas historias se han podido conocer en una guerra implacable.

Refiriéndose concretamente a las mascotas, la Federación Europea de Veterinarios recientemente manifestó a través de un comunicado: “Hacemos un llamado a todas las partes para que relajen temporalmente los requisitos de importación para permitir que los refugiados lleven consigo a sus animales mientras huyen, por ejemplo, sobre la necesidad de realizar pruebas de rabia a los perros”.

Los gatos y los perros en las fronteras de Ucrania

La Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Unión Europea pidió a Rumania, Polonia, Hungría y Eslovaquia que permitan el ingreso de los animales que huyen de la guerra de Ucrania. “Pueden desarrollar arreglos de permisos para mascotas que viajan con refugiados de Ucrania y autorizar la entrada sin una solicitud individual previa de permiso”.

El italiano que se niega a dejar Ucrania

Andrea Cisternino se radicó en Ucrania en 2012 y, a pesar del conflicto bélico y de tener la posibilidad de retornar a su país, prefiere quedarse en su refugio de animales, acompañado de su esposa ucraniana. “No abandono a mis perros, mis animales. Yo también puedo morir aquí con ellos”, manifestó el fotógrafo.

Lee también: 5 razones por las que tu gato no para de morder

Rumania también apoya el ingreso de las mascotas

La Asociación Casa lui Patrocle ha sido una de las más activas en redes sociales. Además de abrir las puertas a las personas que huyen, la fundación comparte información valiosa para que los migrantes sepan que sus peludos estarán a salvo en territorio rumano.

En su perfil de Facebook, se puede leer: “haremos todo el esfuerzo humano para encontrar soluciones de alojamiento, refugio y atención veterinaria para los animales que necesitarán apoyo, repetimos, independientemente de la especie”.

Desde que inició la invasión, Casa lui Patrocle anunció en sus redes sociales el apoyo “a las familias de Ucrania que ingresan a Rumania a través de la Aduana Siret acompañadas de animales, independientemente de su especie”.

Polonia flexibiliza las reglas con sus vecinos de Ucrania

“Hice un llamamiento a la Inspección Veterinaria Principal de Polonia… Escribí que los ciudadanos de Ucrania que emigran de zonas de guerra se llevan a familiares, perros y gatos con ellos. Lamentablemente, en muchos casos les es imposible obtener confirmación de las pruebas utilizando el método de titulación en laboratorios certificados”, informó Albert Wojciech Kurkowski, del Ministerio de Agricultura para la Protección Animal de Polonia.

Kurkowski solicitó “la posibilidad de entrar en el territorio de Polonia (UE) de animales que cumplan todos los requisitos, excepto por el certificado de investigación de laboratorio de anticuerpos. ¡La respuesta fue instantánea!”.

Una situación inesperada

Ivette Rossano es una mexicana que quiere abandonar Ucrania, junto a su esposo, hijastro y mascota. Sin embargo, cuando iba a viajar en el avión que dispuso el gobierno de su país en Rumania, se encontró con una noticia: su perra Ramona no podía viajar. Su caso abrió un debate en las redes sociales.

Síguenos en Google Noticias