¿Pensando en volverte vegetariano?

Noticias destacadas de Estilo de vida

Los vegetarianos ya no son bichos raros. Por el contrario, cada vez son más las personas que se suman a este tipo de alimentación y los restaurantes con esta oferta. Si estás pensado en tomar este camino, es clave que lo hagas bajo la guía de un experto.

Para la nutricionista Juliana Mejía Muñoz son varias las razones que determinan que una persona decida volverse vegetariana: “los aspectos van desde la conciencia animal, razones clínicas o religiosas, o simplemente la sensación de ligereza que se produce en el cuerpo cuando la dejamos de consumir”. Pero advierte que esta opción de vida no debe hacerse de un día para otro porque el cuerpo reaccionará de mala manera.

"Lo primero que debe tener en cuenta  es si su decisión hace parte de una razón personal o es la presión de moda o de grupo, en cuyo caso esta decisión será más perjudicial que beneficiosa

Lo segundo que debe entrar a analizar es su tipo de alimentación actual: ¿Es amante a los carbohidratos o los dulces? ¿Es poco amigo o muy amigo de las verduras? ¿Siente fastidio cuando ve las proteínas animales o siente un gusto infinito por ellas?

Y finalmente debe entrar a planificar muy bien cada una de sus semanas para que no le falte ni uno solo de los nutrientes esenciales que aportan las proteínas.

Te puede interesar: Adelgazar mientras duermes sí es posible

1. La carne roja aporta minerales como el hierro, zinc, fósforo, calcio, potasio, magnesio y vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12. Por tanto, al quitarla de nuestra alimentación diaria debemos entrar a suplementar con granos (frijol, lenteja y garbanzo) amaranto, quinua y frutos secos y no olvide un suplemento de vitamina B.

2. Cuando su cuerpo se sienta bien y tras estabilizar la ausencia de los nutrientes anteriormente mencionados (aproximadamente 3 semanas) podemos suprimir el pollo. Este aumenta los niveles de serotonina en el cerebro, mejorando nuestro estado de ánimo y también es rico en fósforo, un mineral esencial que nutre a los dientes y huesos, así como a los riñones y el hígado. Por eso es importante empezar a incorporar alcachofas, champiñones, soja, perejil granos, uvas pasas higos dátiles y coco. Como Lizana, orégano y espinacas como reemplazo de la serotonina

3. Como paso final un par de semanas después podemos retirar el pescado y los mariscos. Tenga siempre a la mano semillas como ajonjolí, chía calabaza y girasol.

Tenga en cuenta que la proteína animal supone más saciedad, por ende, es posible que en las primeras semanas sienta la necesidad del incrementar el consumo de carbohidratos o incluso de azúcares procesadas. Evite caer en este error y busque la opción de llevar siempre a la mano semillas como las del punto 3″, asegura la CEO de NutriBienestar, Juliana Mejía Muñoz.

La energía de su cuerpo, su estado de ánimo y la coloración de su piel le irán contando día a día si va por buen camino. Pero recuerde que cualquier proceso nutricional será mejor con el apoyo de un profesional en el área.

También puedes leer: Cómo mantener el pelo limpio por más tiempo y lucirlo impecable

Comparte en redes: