Publicidad
Redacción Cromos / 26 Feb 2022 - 7:00 p. m.

¿Qué hacer si perdieron la confianza en ti?

Uno de los pilares más importantes en tus relaciones, la base de la intimidad y de la transparencia y honestidad, es la confianza.
Uno de los pilares más importantes en tus relaciones, la base de la intimidad y de la transparencia y honestidad, es la confianza.
Foto: Pexels
Desconfianza en las relaciones
Desconfianza en las relaciones
Foto: Pexels

Si la pierdes, es fácil saber que puedes estar al borde de perder la relación del todo, o manteniendo una máscara que evitará que prospere adecuadamente.

Te puede interesar leer: “Solo hago negocios”: el estafador de Tinder niega haber engañado a mujeres

¿Pero qué pasa cuando eres el que ha perdido la confianza o el que ha generado que se produzca la situación?

No todo está perdido, hay formas de sanar y de recuperar, y empieza por reconocer qué es la confianza. Como lo menciona Michele Williams profesora del Tippie College of Business en la Universidad de Iowa, la confianza es que las personas con las que trabajas, de tu familia, tus amistades y tus parejas saben que pueden tener la certeza de que tú actuarás en su mejor interés, y en su nombre de la mejor manera posible. Algunos dicen que el amor es también poder ser vulnerables ante quien nos puede herir. Las dos comparten algo: es que a pesar de que tengas la oportunidad de dañar o sacar ventaja de una persona, elijas no hacerlo, y prefieras la colaboración y la benevolencia.

Según una investigación conducida por la misma profesora, la confianza depende de tres pilares fundamentales: la benevolencia; el cuidado o protección por el otro; y la capacidad de hacer bien una tarea que te hayan solicitado (muy a propósito de los entornos laborales). Esto sencillamente se resume en actuar con integridad para el otro.

El malestar es una consecuencia de la desconfianza que produce más desconfianza

Aunque el malestar puede ser algo subjetivo a primera vista, podemos producir malestar en nuestras relaciones rompiendo acuerdos explícitos que tenemos con nuestras parejas, amigos o colegas, y si esto aumenta, lo que se producirá será una desconfianza que deteriora las relaciones hasta el punto de dejar de sentir “simpatía”. Y si eso sucede, nos evitamos y no logramos resolver los problemas.

Si te encuentras en esta situación, los expertos recomiendan estos tips:

1. Reflexiona sinceramente a solas, y discúlpate si es necesario:

Antes de disculparte, busca dentro de ti cuáles son tus emociones más predominantes. Si estás del lado de quien cometió una ofensa, es clave que revises antes de decir cualquier cosa pues las disculpas que no son sinceras son fáciles de detectar y generan más de lo mismo. El terapeuta Juan Alvarez Melo insiste en que lo más importante es ser sincero contigo mismo:

“Antes de buscar enmendar a cualquier costo, intenta sentarte con tus emociones y reconocerlas así sean incómodas. Escribir es importante, y procurar desahogar, por un lado, la rabia o la vergüenza. Por otro lado, si sientes que puedes decir algo hiriente, escríbelo en un papel antes de decirlo. Es importante tu autorregulación emocional aquí pues no todo se trata de ofrecer disculpas. Si no sientes que debe ser así, no lo hagas, si sientes que estás en una relación de abuso, sé sincero y escucha tu cuerpo. ¿Tienes miedo? Si te vieras desde afuera, ¿podrías afirmar que estás respetando y te están respetando? Luego de hacer eso, pide un diálogo, discúlpate y desocupa tu inventario con respeto y amor por ti mismo, pero sin orgullo. No hagas promesas vacías, respétate a ti y al otro, no vale recuperar una relación a toda costa, pues te harás daño y repetirás el daño. Si quieres recuperar de verdad, comprométete a mejorar.”

2. Escucha de verdad

No seas de las personas que mientras la otra persona habla, solo esperas para poder responder. Escucha abiertamente. Si te lastimaron, pregúntale a la persona por qué cree que sucedió. Si lastimaste, pregunta por qué le dolió a la otra persona. Empatiza con ella y si no sabes qué podrías hacer mejor, pregúntale para llegar a un acuerdo. Procura no interrumpir. Explica tu versión lo más ampliamente posible y si crees que te equivocaste, debes enmendarlo.

3. Enmienda avanzando

Después de una disculpa, debe venir un acuerdo, pero eso solo se verá en el tiempo. Tanto si estás de un lado como del otro, estarás cauteloso a ver qué rumbo toman las cosas en esta etapa. Puedes tomar la decisión de reacomodar tus acuerdos si realmente no sientes que puedes enmendarlo.

Williams afirma que después de violar la confianza de alguien, la persona ofendida se resiste a ceder. La persona estará sensible y podrá tener menos tolerancia a errores pequeños, así que reparar es un ejercicio de paciencia en el que se prueba por qué hay que seguir.

Si crees que no puedes cumplir tus acuerdos, debes decirlo verbalmente, y no dejar que la otra persona se decepcione sola en el tiempo.

Recuerda que tus errores no son una excusa para regresar continuamente al dolor, ni para autoflagelarte. Si hiciste correctamente el primer paso, ser sincero contigo mismo, ya sabes en qué te equivocaste. Si se convierte tóxico, manipulador o nocivo, es mejor cortar la relación. Si no es así, no te rindas, recuperar la confianza toma tiempo, y tendrás una relación mucho más fuerte.

Lee más contenidos como este aquí

Síguenos en Google Noticias