¿Si tuve coronavirus qué alimentos debo consumir ahora en adelante?

Noticias destacadas de Estilo de vida

Una vez recuperado de la enfermedad producida por la COVID-19, un paciente debe procurar mantener una alimentación saludable, balanceada y consumir alimentos ricos en zinc y vitamina D. Así lo explica la nutricionista y dietista Bianca Tabita Muresan, docente de la Universidad Internacional de Valencia.

Hay que tener en cuenta que actualmente no se dispone de evidencia sólida en cuanto al papel de las medidas nutricionales que puedan ayudar a proteger contra o incluso disminuir los efectos de la infección por COVID-19.

Te puede interesar leer: Ejercicios, dietas y nutrición: los mitos y verdades para bajar de peso

“No obstante, hay evidencia científica, a partir de los estudios en animales de experimentación y en humanos, sobre el papel beneficioso que tienen algunos nutrientes para conseguir que nuestro sistema inmune funcione de forma adecuada”, comentó la nutricionista Bianca Muresan en entrevista con la Revista Cromos.

Según la docente universitaria, el consejo nutricional en este tipo de casos es clave, así que, recomienda seguir una alimentación saludable, basada en alimentos de origen vegetal, alimentos ricos en fitoquímicos, omega 3 y proteínas de calidad.

Por otro lado, minerales como el zinc y la vitamina D son de los nutrientes más estudiados en relación directa con el sistema inmunitario y la infección COVID-19.

También señala que la vitamina D juega un papel importante en la modulación de la respuesta inmune. “Algunos datos epidemiológicos indican que su déficit aumenta el riesgo de enfermedades infecciosas”, manifestó la docente universitaria.

En un reporte reciente hay evidencia que el zinc controla el cambio regulatorio de la respuesta inmune, y modula la producción de anticuerpos y otros elementos efectores del componente humoral. “En los adultos mayores, se han estudiado extensamente las concentraciones de zinc, ya que su deficiencia es más frecuente en las edades extremas de la vida, induciendo a inmunodeficiencia celular”.

Te puede interesar leer: El huevo: ¿el nuevo elixir de la juventud?

¿Qué tipo de legumbres y vegetales debemos incluir en nuestra dieta?

Las legumbres son alimentos beneficiosos desde el punto de vista nutricional, ya que aportan proteínas, energía, fibra y micronutrientes que ayudan a prevenir algunas enfermedades.

Otro tipo de alimentos de origen vegetal que es beneficioso añadir en la alimentación rica en frutas y verduras de colores (para aumentar la ingesta de antioxidantes y nutrientes asociados) para apoyar la función inmune).

También puede incluir semillas, y algunos cereales como la quinoa o la avena en la alimentación.

¿Cuál es la importancia de tener nuestras defensas altas ante cualquier virus?

La infección por COVID-19 activa el sistema inmune innato generando una respuesta excesiva que podría estar relacionada con una mayor lesión pulmonar y peor evolución clínica.

Cuando la respuesta inmune no es capaz de controlar eficazmente el virus, como por ejemplo en personas mayores, pacientes con obesidad o pacientes oncológicos con un sistema inmune debilitado, el virus se propagaría de forma más eficaz produciendo daño tisular, lo que conduciría a la liberación masiva de citoquinas proinflamatorias.

¿Los lácteos en este caso nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune?

Los lácteos fermentados (leches fermentadas, kéfir, yogures…), contienen bacterias probióticas, aminoácidos y algunos minerales esenciales.

El consumo regular de probióticos y prebióticos ha demostrado una estrecha relación con el mejoramiento de la función intestinal, mejoría del sistema inmune y, como consecuencia, una acción protectora contra los agentes patógenos que producen diversas infecciones.

Te puede interesar leer: 8 tips para cuidar el sistema inmunológico

¿Qué debo hacer para tener un sistema inmunitario fuerte?

El sistema inmunitario, complejo e integrado, necesita múltiples micronutrientes específicos, incluidas las vitaminas A, D, C, E, B6 y B12, ácido fólico, zinc, hierro, cobre y selenio, que desempeñan funciones vitales, a menudo sinérgicas en cada etapa de la respuesta inmune.

El estado nutricional del huésped juega un papel muy importante en la defensa contra las enfermedades infecciosas.

¿Qué tipo de frutas puedo incluir desde ya en la alimentación?

Se recomienda variar las frutas y sobre todo elegir aquellas frutas de temporada, dado que así se genera un menor impacto medioambiental y se disminuye la contaminación.

Además, las frutas de temporada conservan mejor los aromas, sabores y texturas y mantienen sus propiedades nutricionales.

También se recomienda incorporar en la alimentación frutas ricas en vitamina C (ej. kiwi, naranjas, mandarinas) o las frutas del bosque, debido a su elevada cantidad de antioxidantes y polifenoles.

¿Qué otro tipo de actividades tengo que hacer para elevar defensas?

Además de la correcta alimentación, se recomienda la práctica regular de ejercicio físico, cuidar la flora intestinal, cuidar el descanso nocturno, mantener una adecuada hidratación y disminuir el estrés.

Comparte en redes: