Ejercicios, dietas y nutrición: los mitos y verdades para bajar de peso

Noticias destacadas de Estilo de vida

Ejercicios, dietas, alimentación, nutrición: las mentiras y verdades sobre la pérdida de peso. Dos profesionales de nutrición nos cuentan qué es mito y realidad.

Mariana Silva y Juan Antonio Nieto, ambos profesores de la Maestría de Nutrición y Salud de la Universidad Internacional de Valencia en España, dan respuesta a estos interrogantes que se presentan a la hora de tomar la decisión de bajar de peso.

-Los hábitos saludables le pueden ayudar a bajar de peso - ¿Mito o realidad?

Realidad:

Dentro de los hábitos saludables nos encontramos con llevar una dieta equilibrada, realizar ejercicio físico moderado, no consumir alcohol, tabaco u otras drogas y dormir más de 8 horas entre otros. Todos estos hábitos nos ayudarán a tener una vida saludable, una dieta equilibrada además unida al ejercicio nos ayudará a bajar de peso.

Te puedes interesar leer: Ayuno intermitente, ¿ideal para perder peso?

-Cuando algo dice “bajo en grasa” o “sin grasa,” significa que no tiene calorías - ¿Mito o realidad?

Mito:

Una ración de un alimento “bajo en grasa” o “sin grasa” puede ser más bajo en calorías que una ración del mismo producto con toda su grasa. Sin embargo, hay muchos alimentos procesados “bajos en grasa” o “sin grasa” pero que tienen igual o más calorías debido a la adición de harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor o textura después de haber eliminado la grasa y esto le añade calorías al alimento.

-Comer alimentos saludables es demasiado caro. ¿Mito o realidad?

Mito:

Comer saludable no tiene que costar mucho dinero. Las frutas y verduras de temporada podremos encontrarlas a un módico precio aportándonos las vitaminas y minerales que necesitamos en esa época del año.

Además la verdura congelada no pierden sus nutrientes y son una opción también barata. En el caso del pescado, las conservas son más baratas que el producto fresco y siguen manteniendo sus cualidades. (Dra. Mariana Silva)

Te puede interesar leer: Celulitis, más que un problema estético

-La actividad física sólo cuenta si la puedo hacer por largos períodos de tiempo. ¿Mito o realidad?

Mito:

No es necesario realizar actividad física por largos períodos, los expertos aconsejan 3 días de actividad física a la semana y se recomienda 30 minutos de ejercicio.

-La leche y los productos derivados de la leche me engordan y no son saludables. ¿Mito o realidad?

Mito:

Se recomienda tomar 3 lácteos y derivados al día ya que tienen una gran cantidad de vitamina D y calcio. La grasa láctea tiene un contenido elevado de ácidos grasos de cadena corta y media, lo que diferencia a la grasa láctea del resto de grasas comestibles.

Este tipo de ácidos grasos son fácilmente absorbibles, constituyen una fuente de energía inmediata, pues presentan una baja tendencia a ser almacenados en el tejido adiposo.

En concreto, el ácido butírico, que se encuentra exclusivamente en la grasa láctea es la principal fuente energética del epitelio del colon, y responsable en gran medida del efecto inhibitorio del crecimiento de colonocitos neoplásicos atribuido a la fibra soluble, que fermenta en el colon produciendo entre otros este ácido graso.

Si se quiere disminuir el contenido graso se podrá optar por consumir productor que contengan leche semidesnatada.

-Hacerme vegetariano me ayudará a perder peso y ser más sano. ¿Mito o realidad?

Mito:

Los vegetarianos y los no vegetarianos pueden elegir alimentos no tan saludables que pueden afectar su peso, haciéndolos subir y no tener una buena salud.

Por ejemplo, tal vez coman cantidades grandes de alimentos con mucha grasa y calorías y con poco valor nutricional. Además, hay que indicar que hay muchos tipos de dietas vegetarianas desde las que no incluyen ningún alimento de origen vegetal (veganismo) hasta las dietas vegetarianas que incluyen pescado, huevos, leche o incluso carne (flexitarianos).

Puedes leer: ¿Es bueno o no comer fruta en la noche?

-Los alimentos light no engordan ¿Mito o realidad?

Mito:

Que un alimento sea light significa que su % de calorías respecto a su equivalente no light es menor. En general tendemos a comprar versiones light de alimentos muy calóricos como mayonesas, mermeladas, etc. Estos alimentos seguirán teniendo una alta cantidad de calorías, además con la excusa de que es light probablemente estemos consumiendo más cantidad.

-¿Comer carne es malo para mi salud y hace que me sea más difícil perder peso porque es difícil que salga de mi cuerpo?. ¿Mito o realidad?

Mito:

La carne es un alimento necesario dentro de una dieta equilibrada. La carne es una fuente excelente de proteínas, las cuales son además, de elevada calidad y alta digestibilidad. Las carnes, por su composición, también aportan aminoácidos propios del tejido conectivo, esenciales para piel y tendones.

En este sentido, debe incorporarse en la dieta preferentemente en forma de carnes blancas, en un total de 3-4 veces por semana, junto con 3-4 raciones por semana de pescado y ovoproductos.

-¿Los productos de grano, tales como el pan, la pasta y el arroz me hacen engordar? Debo evitarlos cuando trato de perder peso. ¿Mito o realidad?

Mito:

Los hidratos de carbono son y deben ser la base de la alimentación. Aproximadamente el 50% de nuestra energía ha de provenir de loa hidratos de carbono, ya sea en dietas normales o hipocalóricas.

Son esenciales para un correcto metabolismo y poder vivir una vida activa, pues la glucosa constituye el eje central del metabolismo.

Los productos ricos en hidratos de carbono como pan, pasta y arroz, además de ser alimentos tradicionales y saciantes, deben ser alimentos de consumo diario, preferentemente en forma de alimentos integrales, que son ricos en fibra, contienen menos calorías, son más saciantes y tienen un menor índice glucémico.

-Evitar los carbohidratos en mi dieta me ayuda a bajar de peso - ¿mito o realidad?

Mito:

Existe un parámetro denominado termogénesis, el cual podríamos decir que determina el “esfuerzo energético” que hace nuestro organismo para aprovechar un nutriente.

En este sentido, nuestro organismo requiere un mayor esfuerzo para aprovechar las proteínas que los hidratos de carbono, y estos más que las grasas.

Así, una dieta muy elevada en proteínas y muy reducida en hidratos de carbono puede ayudar a reducir el peso, pero esto no sucede con dietas ricas en grasas y bajas en proteínas e hidratos de carbono.

No obstante, se debe insistir en que las dietas deben constituirse en un 50% de la energía que aportan en forma de hidratos de carbono. Cualquier dieta pobre en hidratos de carbono promociona la aparición de cetogénesis, lo cual promueve la acidosis metabólica, que a largo plazo puede ser un riesgo para la salud.

Comparte en redes: