Publicidad
Redacción Cromos / 30 Jul 2022 - 5:49 p. m.

7 errores que cometemos las mamás después del parto y cómo evitarlos

Con la llegada de nuestro bebé, inicia el descubrimiento de muchas cosas nuevas. Estos son los 7 errores más comunes después del parto.
Con la llegada de nuestro bebé, inicia el descubrimiento de muchas cosas nuevas. Estos son los 7 errores más comunes después del parto.
Foto: Getty Images

Las semanas posteriores al nacimiento de un bebé, especialmente el primero, son las más retadoras de toda la maternidad. El postparto es una época en la que vamos ajustándonos a cambios físicos y emocionales luego del parto y llegada del bebé a la casa.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: Estos son los cuidados en casa para mamá y el recién nacido

Para que te prepares para esas primeras semanas, que pueden ser muy confusas y agotadoras, hemos reunido algunos de los errores más comunes que cometemos las mamás en el postparto y cómo podemos evitarlos.

1. Recibir visitas muy pronto

El primer error, y el más común, que cometemos muchas madres tras el nacimiento de nuestro bebé es anunciar que ya estamos en casa, disponibles para recibir visitas.

Si bien es cierto que las visitas de apoyo pueden resultar muy útiles, tras el parto tanto la mamá como el bebé necesitan espacio y tranquilidad, además de necesitar estar refugiados de cualquier enfermedad que pueda llegar del exterior.

Incluso muchos pediatras recomiendan no tener ninguna visita durante las primeras semanas, sino que el bebé esté en casa con su círculo cercano.

2. No descansar lo más posible

Otro error muy frecuente que cometemos es no descansar. Es claro que difícilmente dormiremos como lo hacíamos antes del nacimiento, ya que todo ha cambiado, sin embargo, muchas mamás le suman a esto una sobreexigencia.

A pesar de oír con frecuencia el “duerme cuando el bebé duerma”, solemos intentar sacarle el provecho a este tiempo para los pendientes de la casa. No te des tan duro, para y relájate, tu cuerpo necesita recuperarse de todo lo que vivió durante el parto.

Te puede interesar leer: Prepara tu closet para el postparto con estos consejos

3. Querer seguir todos los consejos

Aunque no lo hagan con mala intención, desde el momento en que nace tu bebé notarás que todas las personas a tu alrededor se volverán expertos en crianza. Esta lluvia de consejos, muchos de ellos opuestos, podrían hacerte terminar más confundida e insegura.

Hacer caso a todos los consejos que nos dan es imposible. Siendo sinceros, los buenos consejos que debemos seguir sobre los bebés son pocos y sencillos. Ante cualquier duda, sigue tu instinto y consulta con el pediatra.

4. Intentar hacerlo todo

La llegada de un bebé hará que tu lista de responsabilidades cambie e incluso aumente significativamente frente a las que teníamos antes. Es importante que seas consciente de que tras el parto tus horarios y rutina cambiarán radicalmente y no podrás seguir el mismo ritmo.

Ahora la prioridad son tú y el bebé. Todo el resto puede esperar y no pasa nada si dejamos las tareas de la casa sin concluir o para otro día. No te martirices por no poder cumplir con todo mientras encuentras un equilibrio dentro de todos los cambios.

Recomendado: Cristina Hurtado se sinceró y contó cómo ha sido su lactancia: “Hay que vivirlo”

5. Pensar que solo el bebé importa

Cuando nace el bebé, es muy normal que todas las atenciones se vuelquen en cuidarlo a él y se vuelve la prioridad número uno de nuestro hogar.

Sin embargo, no puedes olvidar que también mamá importa, y en esta etapa de la maternidad es entendible y apenas natural que necesites mucho apoyo y comprensión.

6. No involucrar mucho al papá

Otro error que cometemos algunas madres en el postparto es no involucrar lo suficientemente al papá. Aunque tras el nacimiento la mamá es quien se encarga principalmente del bebé, como el momento de dar pecho, hay muchas cosas que el papá también puede (y debe) hacer. La crianza y cuidado de los hijos debe ser una responsabilidad de ambos desde el primer minuto.

7. Aislarse

Uno de los mayores errores que debemos evitar a toda costa es el aislarnos de los demás, tanto física como psicológicamente. Enfrentar los cambios del postparto puede ser difícil, por lo que estar aislada de otros no es recomendable.

Si necesitas ayuda, pídela; si te sientes sola, háblalo; sal de casa, busca una amiga de confianza, comparte tiempo y tus pensamientos con tu pareja. Pero nunca te aísles de los demás durante esos primeros meses con tu bebé.

Síguenos en Google Noticias