Publicidad
Redacción Cromos / 19 Sep 2022 - 5:19 p. m.

Cómo deben ser los hogares para las nuevas familias sin hijos

Con una creciente tendencia a tener hogares sin hijos, los requisitos en una nueva casa cambian. Te contamos cómo deben ser sus viviendas.
Con una creciente tendencia a tener hogares sin hijos, los requisitos en una nueva casa cambian. Te contamos cómo deben ser sus viviendas.
Foto: Getty Images

Durante años, el modelo a seguir de la mayoría de los jóvenes estaba representado por la idea de estudiar, casarse, tener hijos y construir una vida profesional dentro de una misma empresa.

Sin embargo, la digitalización, las nuevas tendencias y las construcciones de modelos más abiertos de relaciones, promovieron la aparición de grupos familiares diferentes, siendo uno de los más interesantes para sectores como el de la vivienda el de la de los DINKS y los Empty Nesters.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: Catherine Siachoque confesó por qué no tiene hijos

El acrónimo DINK significa “dual income, no kids” (doble ingreso, sin hijos), y se usó por primera vez en la década de 1950 para describir a una pareja con dos ingresos que no tiene hijos. Mientras que los ‘Empty nesters’ o nidos vacíos se refiere a una pareja mayor que vive sola luego de que sus hijos han crecido y se han ido de casa.

Familias sin hijos
Familias sin hijos
Foto: Pexels

Y lo cierto es que, si bien no se tienen cifras precisas sobre el tema, en Colombia el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) encontró que, de los 13,8 millones de hogares censados, 18,1% corresponden a hogares unipersonales, mientras en el 2005 esta cifra apenas llegaba al 10%.

¿Cómo son los hogares para las nuevas familias sin hijos?

En cuanto a su estilo de vida, estos nuevos hogares están apuntando a tener espacios en los que las viviendas estén adaptadas con sus ideas de lo que es el ocio, los espacios para socializar, espacios amigables con el medioambiente y rodeados de naturaleza. Distintos a los espacios reducidos en los que los más jóvenes suelen habitar.

La pandemia, la tecnología, la nueva manera de vivir y comunicarnos, sumado a las nuevas aspiraciones y formas de trabajo, han transformado la forma en que muchos viven y consideran lo que es una familia. Ahora existen parejas que, por diferentes motivos, les apuestan a no tener hijos y vivir para sí”, señala Lina María Restrepo Saldarriaga, Gerente de desarrollo de Terravana, proyecto inmobiliario del municipio del Retiro.

Te puede interesar leer: Este es el colegio que busca formar emprendedores desde la infancia

En el caso del sector inmobiliario, estas nuevas familias están apuntando en sus presupuestos a tener espacios en los que las viviendas se identifiquen con sus ideas de ocio, las libertades, los espacios compartidos o, el medioambiente.

En ese sentido, las viviendas cada vez son más reducidas, los diseños buscan optimizar cada parte que se construye, se prioriza en temas como la luz, la ventilación o los acabados.

En cuanto al consumo relacionado con el cuidado del hogar, los Empty nesters gastan más en ocio debido a que se encuentran en una edad con buenos ingresos, pero muchos, ya se han podido jubilar y tienen el deseo de disfrutar de la vida.

Estos nuevos tipos de parejas tienen una mayor disposición de sus ingresos debido a qué se eliminan los costos de alimentación, ropa y educación asociados a la crianza de uno o más hijos. Esto les brinda la posibilidad de destinarlo a otros fines incluyendo una mejor vivienda.

Recomendado: Jennifer Lawrence reveló las dificultades que tuvo para ser mamá

Además, ambos perfiles son foodies, es decir, buscan productos de calidad y tienen un interés por el descubrimiento de la gastronomía y los deportes. Y no menos importante, es que cada vez más se vuelven relevantes los temas relacionados con los viajes y las experiencias.

Una de las tendencias actuales de vivienda es vivir fuera de la ciudad y buscar urbanizaciones descentralizadas, alejadas de las dinámicas aceleradas de la urbe. Esto va de la mano con la filosofía ‘slow city’ y ‘wellness’, donde se buscan espacios más seguros, sin contaminación, sin trancones y con servicios sociales a la mano”, señala Restrepo.

Síguenos en Google Noticias