Publicidad
Redacción Cromos / 8 Jul 2022 - 10:30 p. m.

¿Comida fría o caliente? Así deberías darle de comer a tus hijos

Aunque en ocasiones pensemos que la temperatura de la comida sea cuestión de gustos, afecta la digestión de tus hijos. Esta es la ideal para los más pequeños.
Aunque en ocasiones pensemos que la temperatura de la comida sea cuestión de gustos, afecta la digestión de tus hijos. Esta es la ideal para los más pequeños.
Foto: Pexels

Cuando estamos en el aprendizaje como nuevos papás y mamás, es normal tener muchas dudas sobre cómo deberíamos hacer las cosas para darles lo mejor a nuestros hijos: cuándo puedo iniciar la alimentación complementaria, qué frutas y verduras puede comer, cuánta agua puede tomar, etc.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: 5 mitos sobre la leche materna

Otro de los factores que afectan fuertemente, y puede ser motivo para que tu hijo no coma concentrado, es la temperatura de la comida que le sirves, ya que, si está muy caliente, intentará probar un bocado, pero si se quema tendrá que esperar a que enfríes y su mente se desviará.

La dietista y nutricionista de la Universidad Adventista del Plata, Romina Sánchez, nos cuenta desde su experiencia en alimentación complementaria y materno infantil, todo lo que debes saber sobre la temperatura de la comida para tu hijo.

¿La comida para los niños debe ser fría o caliente?

“No todos los alimentos calientes son buenos, ni todos los crudos o fríos sin cocción son malos”, aclara Romina Sánchez.

Es importante evaluar cada caso específico de la comida que le servirás a tu hijo, pero lo ideal sería que los alimentos calientes ronden los 37 grados centígrados (tibio) para evitar que el sistema digestivo trabaje en exceso, ya que es el promedio de temperatura que tiene nuestro cuerpo en condiciones normales.

Te puede interesar leer: 5 consejos útiles que toda madre primeriza debe saber

Por otra parte, comer alimentos fríos ralentiza el funcionamiento del sistema digestivo, ya que el cuerpo debe ‘calentarlos’ hasta alcanzar la temperatura corporal. Por esto, darle muchos alimentos fríos a tu bebé puede provocar estreñimiento, flatulencias o que tenga la barriguita inflamada.

Podemos, por ejemplo, alternar en cada comida platos preparados de forma fría y caliente. Mejor empezar con los fríos y luego los calientes, pero no hay que elegir una sola temperatura para todos los elementos del plato”, explica la nutricionista.

Entonces, ¿cuál debería ser la temperatura de los alimentos para los niños?

Más allá del sabor, aspecto y textura que puedan tener los alimentos fríos o calientes, lo que realmente hay que considerar al momento se servirlos a determinada temperatura es:

  1. La seguridad y conservación del alimento con relación a su cocción
  2. Que no pierda el valor nutricional por someterlo al frío o el calor.
  3. Que la temperatura de la comida no afecte la digestión. Por ejemplo, cocciones por encima de los 60 centígrados podrían destruir enzimas que dificultan su asimilación.

Recomendado: Cómo sacarle los gases a tu bebé: estas son las mejores posiciones para hacerlo

Sí te recomiendo evitar que la comida esté tibia a temperatura ambiente por mucho tiempo, pues hay determinados productos que se descomponen con facilidad al cambiar de temperatura”, afirma Romina Sánchez.

Para más información, puedes consultar a la doctora Romina Sánchez a través de sus redes sociales (@nutricionistaromina)

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.