Publicidad
Redacción Cromos / 23 Sep 2022 - 12:45 a. m.

¿Cómo empiezan las contracciones de parto?

Durante las últimas semanas del embrazo podrías tener falsas alarmas del inicio del parto. Así puedes identificar las contracciones reales.
Durante las últimas semanas del embrazo podrías tener falsas alarmas del inicio del parto. Así puedes identificar las contracciones reales.
Foto: Getty Images

En la recta final del embarazo todo podría tornarse más incómodo, por el tamaño del vientre y por los movimientos del bebé acomodándose para el gran día. Es durante estas semanas que podrías tener falsas alarmas del inicio del trabajo de parto.

Es por esto por lo que se vuelve fundamental entender lo que sucederá en tu cuerpo cuando llegue el momento del nacimiento de tu bebé.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: Parto pretérmino: qué es, causas y medidas de prevención

La clave es en primer lugar saber si las contracciones son de parto o no. Si son rítmicas y regulares, si cada vez son más largas y molestas, aunque no duelan mucho, estás entrando en trabajo de parto.

Además, durante las contracciones tu vientre se pondrá más duro, tenso y, segundos después, se relaja, pero la dilatación uterina va progresando, esto se puede comprobar mediante exploraciones vaginales.

En algunos casos, las madres sienten un dolor que se extiende a otras zonas como la lumbar (también llamado parto “de riñones”) y los muslos.

Para algunas mujeres, especialmente las mamás primerizas, puede llegar a ser confuso si está sintiendo contracciones o calambres, dolores y molestias relacionadas con el cansancio del embarazo avanzado.
Para algunas mujeres, especialmente las mamás primerizas, puede llegar a ser confuso si está sintiendo contracciones o calambres, dolores y molestias relacionadas con el cansancio del embarazo avanzado.
Foto: Getty Images

¿Qué son las contracciones de parto?

Las contracciones uterinas son fuerzas que impulsan al feto a través del canal del parto, terminando de acomodarlo para el nacimiento. En este proceso también se hace una contracción de la pared abdominal para preparar tu cuerpo.

El resultado final tras las contracciones es la dilatación y el acortamiento del cuello del útero para dar paso a la expulsión del feto.

Recomendado: Así se relaciona el ciclo menstrual con la crianza que das a tus hijos

5 señales y signos de que estás dilatando

Para algunas mujeres, especialmente las mamás primerizas, puede llegar a ser confuso si está sintiendo contracciones o calambres, dolores y molestias relacionadas con el cansancio del embarazo avanzado. Por esto te traemos 5 de los signos y señales de las contracciones de parto:

1. Son contracciones rítmicas que no cesan

Es difícil determinar el nivel de dolor exacto o la manera en que la embarazada sentirá las contracciones, ya que el margen de tolerancia al dolor varía, por lo que el indicador fundamental para saber que el trabajo de parto inició es que las contracciones son rítmicas y regulares y no ceden, aunque la mujer se siente o se tumbe.

2. Duran entre 30 y 35 segundos y cada vez se hacen más frecuentes y largas

A medida que el trabajo de parto avanza, el tiempo entre contracción y contracción se va acortando más y pasa de ser cada 10 minutos hasta cada minuto.

Además, la duración de cada contracción se va alargando y si durante el embarazo llegaste a sentir alguna, habrá durado unos 20-25 segundos, en el parto duran más de 30-35 segundos.

Te puede interesar leer: Fases del trabajo de parto: estos síntomas te servirán de guía

3. Notas molestias y más adelante dolor

Este es uno de los signos de las contracciones, aunque puede ser un poco más difícil de identificar ya que muchas mamás sienten molestia y dolor durante el último mes y con las contracciones previas al parto.

El dolor más fuerte suele llegar en las últimas horas antes del nacimiento, por lo que puedes estar atenta a la manera en que reacciona la piel y músculos de tu vientre: tu panza se pondrá dura de forma rítmica, lo que es indicador directo de que es momento de acudir al hospital porque el parto ha comenzado.

4. El dolor puede “esparcirse” hacia la espalda y muslos

A medida que avanza el parto, las contracciones se sienten más molestas y dolorosas. Se calcula que el dolor se percibe en el 90% de los casos en la parte baja del abdomen y en un 10% de los partos en la región inferior de la espalda. También el dolor puede irradiarse a los muslos.

5. El nivel de dolor depende de cada mujer

Hay mujeres que comparan el dolor del parto a los dolores de su regla, pero hay otras que lo describen como una presión abdominal que comienza en el ombligo y baja hasta el pubis.

Es importante saber que el hecho que a una mujer le duela mucho su regla no significa que el parto también será más doloroso. Al contrario, las mujeres con ciclos dolorosos suelen soportar mejor las contracciones ya que de alguna forma están acostumbradas a ellas y su margen de resistencia es más alto.

El dolor depende de cada mujer ya que interfieren diferentes factores como la dilatación cervical (a mayor dilatación, mayor dolor), haber roto fuente (sobre todo si es un trabajo de parto de varias horas de duración) y los partos muy largos.

Síguenos en Google Noticias