Evita las estrías del embarazo con estas sencillas recomendaciones

Noticias destacadas de Maternidad y Bienestar

Desaparecer del cuerpo las estrías es tarea complicada; por tal razón, la mejor manera de luchar contra ellas durante el embrazo es la prevención. Te damos algunos consejos para evitar su aparición.

Hay huellas de personas o acontecimientos que marcan la vida de todo ser humano, y que a pesar del tiempo permanecen imborrables en la memoria de quienes las han seguido. Pero hay otras, más físicas y superficiales, que quienes las sufren quisieran que desaparecieran con rapidez y sin dejar rastro alguno.

Uno de esos casos lo experimentan especialmente las mujeres, cuando aparecen en sus cuerpos las estrías, aquellas líneas largas, delgadas, rosas –luego blancas–, e irregulares y perceptibles que retan la estética y vanidad de muchas de ellas.

Te puede interesar leer: ¿Cuántos kilos es saludable subir en el embarazo?

“Realmente son una atrofia cutánea, un causante de la ruptura del tejido conjuntivo de la piel, donde las fibras de colágeno que tenemos en nuestra piel se empiezan a estirar, de tal forma, que ya no consiguen tener un estiramiento mayor y se rompen”, recalca Carolina Martínez*, médica cirujana de la Universidad Javeriana, con postgrado en dermatología en la Santa Casa de la Misericordia Professor Rubem David Azulay, de Río de Janeiro (Brasil).

“En las etapas iniciales comienza una sensación de picor, quemazón o de rasquiña en el área donde van a aparecer estas estrías por el proceso inflamatorio que se está generando. Las personas comienzan a rascarse constantemente y empieza el cambio de coloración, y aparecen las estrías rojizas, que es como el proceso de cicatrización inicial”, complementa la doctora Martínez.

Es el momento más certero para iniciar un tratamiento, porque aún se pueden reconstituir algunas de las fibras de colágeno. Una vez ha pasado este proceso de cicatrización inicial, la estría se torna de color blanquecino, como si fuese una cicatriz ya mucho más antigua, motivo por el que se convierte en una misión titánica el tratar de erradicarlas mediante cualquier procedimiento.

Te puede interesar leer: ¿Cómo cuidar los senos en el embarazo?

Se manifiestan, sobre todo, durante la adolescencia y en el embarazo, dos etapas en las que se revelan muchos cambios hormonales y corporales. También son normales cuando hay un aumento de peso acelerado.

Aunque no en todas las gestantes se presentan las estrías, se estima que entre el 60 y el 90% de ellas las sufren, y muchos casos están relacionados con una predisposición genética, que ocasiona que unas mujeres sean más proclives a tenerlas. De tal manera, que si estás embarazada y quieres prevenir su aparición, ten presente algunas recomendaciones.

Buena hidratación

Es esencial que mantengas la piel muy bien nutrida e hidratada desde el comienzo del embarazo para que conserve una elasticidad adecuada. Son recomendables aceites de caléndula, rosa mosqueta, almendra o coco, que debes aplicarte en toda la piel tanto en las mañanas como en las noches. La doctora Martínez asegura que cuando las estrías se generan, dichos aceites ayudan para la hidratación, pero que ya no hay cura, aunque sí se mejoran con tratamientos mínimamente invasivos.

Con masajes

Permiten que haya mejor absorción y circulación cutánea. Hazlos cuando emplees las cremas ricas en vitaminas o los aceites, con suaves movimientos circulares y ascendentes en las zonas donde más suelen notarse: pechos, caderas, abdomen, muslos y glúteos, principalmente.

Cuida la dieta

Es inevitable subir de peso durante el embarazo, pero procura que sea de forma controlada para impedir que la piel se estire demasiado y se rompan las fibras de la dermis. Para ello, elije una dieta saludable, sin excederte en calorías, y que contenga proteínas, como carne y pescado, y alimentos ricos en vitaminas A, C, E y B5, sobre todo, frutas, verduras, cítricos, lácteos, cereales y aceites vegetales.

Consumo de agua

Sabes bien que es vital para el bienestar de tu organismo, y aunque no hay evidencia clara que indique qué tanto incide en la hidratación de la piel, si no hay suficiente en la epidermis (capa exterior), disminuye su elasticidad. Por lo tanto, es adecuado tomarla con frecuencia durante el día; entre 1.5 y 2 litros es lo ideal para que la piel esté mejor hidratada y las fibras colágenas resistan más el estiramiento.

No al cigarrillo

Además de estar contraindicado en el embarazo por los perjuicios que puede causarle a tu bebé, aumenta las posibilidades de que tengas estrías, pues reduce la producción de elastina y colágeno. Dile no y tendrás tu piel más sana y refrescante.

Si al ejercicio

Además de ayudarte a tener un peso adecuado y muy buena salud, mantener una rutina apropiada de actividad física en el gimnasio, la casa o al aire libre, te permite lograr una óptima tonificación muscular, buena protección cutánea y la piel tersa. La natación es un deporte muy completo y relajante, pero el que te guste está bien, siempre y cuando no sea de alto impacto y el médico te lo permita.

Poco sol

Un lindo y radiante día es una invitación a realizar diversas actividades, especialmente si cerca hay naturaleza, parques, piscina o playa. Algunas mujeres piensan que al broncearse desaparecen o son menos visibles las estrías, pero sucede lo contrario, se notan más sobre una piel más oscura. Por lo tanto, si te asomas al sol, que sea con un buen bloqueador y una loción hidratante para después de la exposición.

"Durante el embarazo no se puede realizar ningún tratamiento porque los retinoides, los láseres y las radiofrecuencias son contraindicados. Cuando la mujer tiene a su bebé o baja de peso, uno de los mejores tratamientos que existe es la radiofrecuencia de microagujas o radiofrecuencia robótica.

En este caso, una microaguja penetra y hace un estímulo de radiofrecuencia interna, estimulando la producción de colágeno, y de esta forma regenera esa atrofia cutánea que fue causada por el estiramiento de la piel", aclara la doctora Martínez, especialista además en Enfermedades de Cabello y Uñas por G.E.S.T Program de University of Miami, Miller School of Medicine Deparment of Dermatology and Cutaneus Surgery.

*www.dracarolinamartinez.com

Comparte en redes: