Publicidad
Redacción Cromos / 1 Sep 2022 - 10:30 p. m.

Así se afecta el cerebro de los niños por no atender sus necesidades emocionales

Ignorar las necesidades emocionales puede ser tan perjudicial para tus hijos que incluso afecta el desarrollo de su cerebro.
Ignorar las necesidades emocionales puede ser tan perjudicial para tus hijos que incluso afecta el desarrollo de su cerebro.
Foto: Pexels

Desde el momento del nacimiento de nuestros hijos, existe una serie de necesidades que deben ser cubiertas de nuestra parte para el correcto desarrollo de los niños. Sin embargo, existe una serie de factores a los que no se presta la suficiente atención y pueden estar creando fuertes efectos en su crecimiento.

Es muy fácil poder confundir los deseos y las necesidades a cualquier edad. Es claro que las necesidades de los niños son distintas a las que puede tener una persona adulta, pero no quiere decir que sean menos importantes, ya que ellos se encuentran en una edad crucial en la que se definen muchas cosas.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: ¿Qué siente tu hijo si le pegas? Así afectas su autoestima y apego

Por ejemplo, aún es muy común escuchar el consejo de no cargar tanto a los bebés ya que “se malacostumbran” al considerar que este es un mero deseo, que raya con la manipulación, pero, en la actualidad, se ha logrado determinar que el hecho de que tu bebé pida estar en tus brazos está ligado a la necesidad de sentirse protegido y amado, y es fundamental que te encargues de hacerlo.

Esto mismo sucede con otras tantas necesidades emocionales que van desarrollando nuestros hijos con el paso de los meses, y los años, que de manera inconsciente confundimos con deseos, por lo que en muchas ocasiones no cubrimos de la mejor manera.

El licenciado en Psicología Clínica y de la Salud de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y experto en Psicología Educativa, Rafael Guerrero, explica algunos de los efectos que puede tener en el cerebro de tus hijos el no atender sus necesidades emocionales.

“¿Sabías que los niños cuyos padres no suelen atender sus necesidades emocionales suelen tener su corteza prefrontal más fina, más inmadura, menos conectada y, por otro lado, sus amígdalas cerebrales más hiperactivadas?

De acuerdo con lo explicado por Guerrero, el no dar la debida atención a ciertas necesidades emocionales de nuestros hijos, puede tener efectos muy serios en el correcto desarrollo de su cerebro.

Este es el motivo por el cual estos niños se suelen comportar de una manera más hiperactiva, más inquieta… Esos niños que nunca paran y no tienen capacidad de regularse emocionalmente. Esto se da porque su corteza prefrontal, que es la estructura del cerebro que se encarga de la gestión emocional y de los impulsos, es tan fina que no se puede hacer cargo del control de los impulsos y emociones”, explica Guerrero.

Recomendado: Crianza respetuosa: ¿Qué hacer si tu hijo te grita? Estos consejos te ayudarán

7 necesidades emocionales que como papás debemos cubrir

Por este motivo, es fundamental que desde muy pequeños prestes atención a lo que tus hijos te dicen y lo que sus acciones reflejan sobre lo que puedan estar necesitando de tu parte. Te contamos 7 de las necesidades emocionales más comunes que como papás debemos cubrir:

  1. Amor: con esto le das seguridad, confianza él mismo y en la vida y conciencia de ser merecedor de amor por ser lo que es.
  2. Presencia: cuando como papás ignoramos a nuestros niños, no compartimos tiempo, ni buscamos conocerlo, podrían sentirse como alguien invisible y les crea la idea de que no ser dignos de que la gente los tome en cuenta.
  3. Seguridad: para tener un entorno sano, nuestros hijos no solo necesitan comer y dormir bien, sino que ambiente seguro, estable y armónico en su crecimiento.
  4. Validación: no quiere decir que debes aprobar todo lo que tu hijo haga, pero sí es importante que sienta que está bien ser, sentir y pensar como lo hace, sin pasar por críticas destructivas o maltrato.
  5. Límites: aunque este punto pueda ser un poco confuso, sí debes poner límites. Cuando un niño no tiene límites puede tener conflictos de impulsividad. De hecho, el mensaje que recibe ante padres que no saben poner límites es «no me importa lo que hagas”, mientras que debería ser: «porque me importas y deseo tu estabilidad, esta es una lección que necesitas aprender».
  6. Respeto: sus gustos, disgustos, talentos, habilidades, emociones y pensamientos son valiosos, aunque sea tan solo un niño, es necesario que le des espacio al desarrollo de su individualidad.
  7. Contacto físico positivo: el contacto humano es fundamental para transmitir el amor ya que los abrazos, caricias y besos son parte de la comunicación no verbal y, por tanto, una manera decir te amo.

Te puede interesar leer: ¿Cómo enseñar a tus hijos desde pequeños a evitar relaciones tóxicas?

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.