Hugh Hefner, un romántico empedernido

El dueño de la mansión Playboy reconoce creer en el amor.

Hugh Hefner y Crystal Harris.
Hugh Hefner y Crystal Harris.Bang Showbiz

Hugh Hefner, dueño de la revista Playboy, explicó a la revista Esquire que a pesar de haberse acostado con más de mil mujeres a lo largo de su vida, es un fiel creyente en las tradicionales nociones del amor y de la posibilidad de encontrar un alma gemela.

"Soy un romántico en esencia, siempre lo he sido", explicó el empresario de 86 años a la edición norteamericana de la revista.

Aunque este espíritu romántico no siempre ha sido apreciado por sus parejas. De hecho, la modelo Crystal Harris abandonó al magnate cinco días antes de la boda prevista para junio de 2011, pero finalmente la joven de 26 años decidió darle otra oportunidad cuando descubrió lo entregado y comprometido que estaba el millonario.

"Hef cree en el amor y me quiere más de lo que lo ha hecho nadie. Me hizo falta un tiempo lejos de Hef para darme cuenta de ello. Y descubrí que mi sitio estaba junto a él", declaró la guapa modelo.

Hugh Hefner ya ha tenido otros dos matrimonios, con Mildred Williams de 1949 a 1959 y con Kimberley Conrad, de 1989 a 2010 aunque su currículum sentimental es mucho más extenso, con algunas novias dentro de la mansión Playboy. (Aquí pude ver algunas de sus 'conejitas').

El hermano pequeño del empresario, Keith, también puso de manifiesto la afición de Hefner por las ensoñaciones y fantasías románticas explicando que se debía a que ambos crecieron en un hogar completamente exento de amor y cariño.

"Nuestra madre nos empezó a llevar al cine desde muy jóvenes. Nos encantaba, era nuestro plan favorito. Pienso muy a menudo en ello, esos sueños. La falta de cariño y afecto en nuestra casa tuvo un impacto monumental en nosotros. No nos abrazaban ni besaban. Nuestros padres eran muy religiosos, unos puritanos muy estrictos. No tuvimos muchos gestos de amor, por eso nos encantaba evadirnos con las películas", recordó el hermano del magnate. 

Temas relacionados