Glasgow, Escocia: la magia de la botella azul