Deportista venezolano suplica que le “devuelvan” a su hijo, quien se encuentra secuestrado

El plagio ocurrió el pasado 23 de diciembre. Juan Manaure, jugador de baloncesto, también denuncia que lo "quieren matar".

El jugador de baloncesto Juan Manaure junto a su hijo. / @manaure_33

El jugador venezolano de baloncesto, Juan Manaure, sufre un verdadero drama por el secuestro que su hijo. “Lo único que quiero es que me devuelvan a mi bebé con vida, es un niño inocente que no se merece algo como lo que está pasando”, manifestó el deportista en una entrevista con un diario de su país. (Lea también: El campesino antioqueño que, a bordo de su bicicleta, venció a dos triatletas europeos)

El mismo reporte indica que una sobrina del jugador y dos convictos de las cárceles Tocuyito y Tocorón fueron los que llevaron a cabo el plagio del pequeño.

Sólo quiero reunir a mi familia, que me devuelvan a mi hijo con vida”, agregó el basquetbolista, cuya versión afirma que Dereck Manaure fue retenido el pasado 23 de diciembre, luego de salir de su casa a recibir, de parte de unos desconocidos, un dinero que supuestamente estaba destinado a su padre. (Vea también: Equipo del fútbol argentino sufre susto dentro de un avión)

El hombre de los Cangrejeros de Monagas, de la Liga Venezolana de Baloncesto, explicó: “Le dijeron que bajara a buscar 100.000 bolívares (148 dólares), de los cuales (él) podía agarrarse 30.000 (44 dólares)”. (También le puede interesar: Así le cambió la vida al periodista que sobrevivió al accidente de Chapecoense)

A pesar de que cerca de la medianoche del mismo día de los hechos los delincuentes se comunicaron con Manaure y, después de negociar, se comprometieron a regresar sano y salvo al niño, éste aún no está de vuelta con su padre.

Juan espero por dos días la libertad de su hijo, que nunca llegó. Entonces decidió buscarlo en las morgues. También denunció que hombres armados lo interceptaron en las inmediaciones de su domicilio, pero que logró evadirlos y ponerse a salvo. (Más de baloncesto, aquí)

“No sé qué está pasando, pero aparte de que se llevan al bebé ahora me quieren matar, yo nunca en mi vida me he metido en problemas con nadie”, dice angustiado el jugador de baloncesto.

Las autoridades de Venezuela no se han pronunciado frente a los acontecimientos, y aunque el Gobierno de aquel país no da cifras oficiales sobre secuestros, el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) aseguró que durante el 2016 este delito “proliferó”.

Temas relacionados