Barcelona vs. Real Madrid: un clásico colmado de apremios

Noticias destacadas de Deportes

Desde las 9:00 a.m. (Directv Sports), blaugranas y merengues protagonizarán la edición 245 del partido más importante de la Liga de España. Será sin público, por la pandemia, y ambos de capa caída.

Solo con el hecho de jugarse en medio de una pandemia, que obligará a tener un Camp Nou vacío, ya se puede calificar como uno de los clásicos más atípicos de la historia. Lo es un poco más porque Barcelona y Real Madrid no se encuentran en su mejor momento y una derrota, para cualquiera de los dos, sería sinónimo de crisis.

Lea también: La lesión de James Rodríguez podría ser menos grave de lo esperado

Llega más golpeado el club merengue, que ha perdido los dos últimos partidos ante rivales modestos en los respectivos entornos: 1-0 ante Cádiz, por la sexta fecha de la Liga de España; y 3-2 frente al Shakhtar Donetsk ucraniano, en el comienzo de la UEFA Champions League. Ambas caídas fueron en condición de local.

El equipo blaugrana, por su parte, se recuperó del 1-0 que le propinó Getafe en el campeonato español y goleó 5-1 al humilde Ferencvaros húngaro en el certamen europeo. Sin embargo, el funcionamiento de los dirigidos por el holandés Ronald Koeman no es todavía el mejor. Se están acoplando al esquema táctico 4-2-3-1 tras tener durante más de una década el 4-3-3 como dibujo principal.

Entérese: Así quedaron los octavos de final de la Copa Libertadores

“Puede ser que en las dos últimas jornadas no haya estado a su nivel (el Real Madrid), pero no quiere decir que venga mal. Es un equipo grande, con gente experimentada, que sabe aguantar esa presión y saben ellos mismos, mejor que nadie, que toca ganar el partido después de dos derrotas”, manifestó Koeman, quien llegó a la dirección técnica del Barcelona luego de que el club viviera una de las peores humillaciones de su historia al quedar eliminado de la pasada Champions después de caer 8-2 contra el Bayern Múnich alemán.

A pesar de las dos derrotas recientes del Madrid, el cuadro catalán está peor ubicado en la tabla de posiciones de La Liga. Es noveno con 7 puntos, mientras que los de Zinedine Zidane son terceros con 10. Justamente el estratega francés respondió a los rumores sobre una supuesta salida del cargo si pierde el clásico.

“Es lo que se dice. ¿Qué cambia? No cambia nada. El año pasado fue igual, en mi primera etapa. Lo que tengo que hacer es mi trabajo. Cuando se hace un mal partido, uno está expuesto a las críticas, a pensar que lo van a echar. Al final, lo bueno del fútbol es que tú puedes cambiar la situación. Vamos a intentar hacer un gran partido y pensar en positivo”, dijo el hombre que conquistó tres Champions consecutivas como entrenador del Real Madrid (2016, 2017 y 2018).

Zidane podrá contar con su capitán y líder dentro del campo, Sergio Ramos, quien se recuperó de las molestias de la rodilla izquierda y podrá hacer parte de una defensa en la que el puesto de lateral derecho es una incógnita: podría alinear a Nacho o a Mendy, que habitualmente se desempeña por la izquierda.

No deje de ver: Así se jugará la fecha 16 de la Liga BetPlay 2020

En el medio campo se prevé que jugarán el brasileño Casemiro, el uruguayo Federico Valverde y el alemán Toni Kroos. En el ataque, Eden Hazard, como en la mayoría de su ciclo con el Madrid, se encuentra lesionado, por lo que estarían Marco Asensio y Vinicius acompañando al inamovible Karim Benzema.

En Barcelona el inamovible es Lionel Messi. El astro argentino es el máximo goleador en la historia de los clásicos (26), aunque no ha marcado en los cinco más recientes. Buscará romper la racha en su partido número 44 contra Real Madrid, al que le convirtió por última vez el 6 de mayo de 2018 en un empate 2-2 correspondiente a la jornada 36 de esa Liga.

Así se reparten los goles que le ha marcado a su acérrimo contrincante: 18 en Liga, 2 en Champions y otros 6 en la Supercopa de España. Nadie ha anotado más que él. Supera a hombres como Alfredo Di Stéfano (18), Cristiano Ronaldo (18), Raúl González Blanco (15) y Ferenc Puskas (14).

Lea también: Los 80 años del rey Pelé

Y es que puede ser el último clásico de Messi en el Camp Nou, a menos de que se cruce con Real Madrid en Champions o Copa del Rey, porque tiene contrato hasta junio próximo y en agosto pasado ya le expresó a la dirigencia culé su intención de abandonar el club.

Respecto a esa situación, su compañero Gerard Piqué confirmó la mala relación entre los jugadores y los directivos del Barcelona con unas declaraciones que entregó al diario La Vanguardia. “¿Cómo puede ser que el mejor jugador de la historia, que hemos tenido la santa suerte de disfrutar, se levante un día y envíe un burofax porque siente que no le están escuchando? Todo es demasiado chocante. ¿Qué está pasando? Leo se lo merece todo. El estadio nuevo debe llevar su nombre y luego el del patrocinador. Debemos preservar nuestras figuras, no desprestigiarlas. Me pone de los nervios”, dijo el defensor que será titular hoy.

A su lado, como compañero en la zaga central, estará el francés Clément Lenglet. Las dudas surgen en los laterales, pues Koeman expresó que Jordi Alba, habitual defensor por izquierda, “tiene muchas posibilidades de jugar” tras recuperarse de su lesión. En ese puesto se venía desempeñando el estadounidense Sergiño Dest, quien naturalmente es derecho, donde Sergi Roberto también lucha por un lugar.

Aunque en Champions fue el bosnio Miralem Pjanic quien acompañó al holandés Frenkie de Jong en la dupla de contención de la mitad de la cancha, es probable que en esa posición ingrese Sergio Busquets. Delante de ellos formarían el joven Ansu Fati, el brasileño Philippe Coutinho y el francés Antonine Griezmann. Como falso centro delantero, Messi.

En el banco aguardan los canteranos a los que Koeman les viene danto minutos. Desde que llegó ha dicho que en su proyecto también es primordial promover a los jugadores de La Masía, pues históricamente esa política le ha dado frutos al Fútbol Club Barcelona.

Será un clásico con un escenario gigante y sin público, en el que se escuchará la melodía de las voces de los técnicos y los jugadores. Un encuentro fundamental para los dos equipos, que casi siempre terminan siendo los campeones de la Liga de España, que en su edición actual ya va por la séptima jornada y ambos deben comenzar a instalarse en la parte alta de la clasificación. Una vez más el planeta fútbol posará su mirada en quizás el partido más atractivo de su hábitat, revolucionado, como todas las actividades, por un 2020 inesperado. Cuando la pelota gira, tampoco se conoce el curso de los sucesos.

Comparte en redes: