Favoritos de la Nacional en Grandes Ligas: ¡Mets, Cachorros y Dodgers!

Hay otras variantes a considerar, cuando se trata de hacer un análisis de las novenas para la temporada del 2016. Nacionales, Piratas, Cardenales y Gigantes, en el grupo perseguidor. Cuidado con los Cascabeles.

Jon Lester, abridor de los Cachorros de Chicago. Foto: AFP

A ojo de buen cubero, como dicen los abuelos, la Liga Nacional tiene este año muchas variantes a considerar, desde el punto de vista competitivo, pero a la vez, desde el punto de vista de lo que cada club cuenta en su respectiva nómina.

Suele creerse que de los entrenamientos primaverales se basan muchas de las conjeturas, pero hay ocasiones en que sobre la mesa se puede observar cosas positivas, dada la calidad y el talento de los integrantes de los equipos, y otras muy distintas, las que suceden sobre los diamantes de juego, debido a múltiples factores que no son del caso enumerar en los actuales momentos.

Lo cierto es que uno ancla sus consideraciones con base en lo que tiene sobre el papel. Y luego, la realidad muestra otra cosa y los resultados señalan otros caminos, y finalmente, las lesiones, que hacen parte del juego, pueden cambiar sustancialmente todo lo que se haya podido considerar como parte de los efectivo y eficaz que puede ofrecer un club a la hora de comenzar la campaña y otra la que finalmente se compila, entre los juegos ganados y perdidos, al momento de culminar la temporada regular.

Digamos por el momento, que de las 15 novenas del Viejo Circuito, cuatro estrenan capataces y once siguen al mando de quienes han estado al frente de las divisas en la última campaña.

Los que toman ventaja

Los primeros clubes en tomar ventaja, por parte de quienes se nos antoja hacer pronósticos, son los Mets de Nueva York, los Cachorros de Chicago y los Dodgers de Los Ángeles, por todo lo que congregan en sus plantillas y lo que pueden exhibir durante la temporada; pero detrás de ellos, perseguidos muy de cerca, se suman los Nacionales de Washington, los Cardenales de San Luis, los Piratas de Pittsburgh y los Gigantes de San Francisco; mientras que los Cascabeles de Arizona pueden cambiar todo el panorama del circuito.

Es que uno no puede negar que, sobre el papel, el grupo de serpentinero abridores de los Mets, con Jacob deGrom, Noah Syndergaard, Matt Harvey, Steve Matz, Bartolo Colón y Zack Wheeler, este último, cuando retorne a la rotación por allá a finales de julio venidero, de su convalecencia producto de su cirugía ‘’Tommy John’’, es una de las más completas y respetables de la Nacional.

Terry Collins lo sabe y piensa que este año, al mando nuevamente del grupo de peloteros, tiene la capacidad de juegos suficiente para repetir como campeón de su circuito y por qué no, de ganar la Serie Mundial, con hombres de la talla de Yoenis Céspedes, Lucas Duda, David Wright, Curtis Granderson, Asdrubal Cabrera, Travis d´Arnaud, Alejandro De Aza, y pare de contar.

Joe Maddon, en cambio, en su segundo año al frente de los Cachorros de Chicago, no solamente está dispuesto a acabar con la ‘’maldición de la cabra’’, la tan traída y llevada cita en contra de la divisa, sino que adicionalmente a lo que puede desarrollar sobre los diamantes, su club se muestra como uno de los más fuertes de la campaña y con una nómina llena de versatilidad, talento y deseos de superación.

Jon Lester, Jake Arrieta, John Lackey, Kyle Hendricks y Jason Hammel, en la rotación, y la presencia de Jason Hayward, Anthony Rizzo, Ben Zobrist, Kris Bryant, Dexter Fowler y el cubano Jorge Soler, de quien se esperan muchas cosas buenas, hacen de la novena un club a derrotar a como dé lugar, porque de lo contrario, bien temprano se puede adueñar de las posiciones de comando, superando muchos de los pronósticos que ya tiene a su favor, como por ejemplo, llegar a tres cifras en victorias en la temporada.

Y los Dodgers de Los Ángeles, que bajo la conducción de un nuevo timonel, como Dave Roberts, debe ser una divisa a vencer tanto en su división como en el circuito, por todo con lo que cuenta el plantel a estas alturas del año.

Si bien es cierto que perdió a uno de sus mejores lanzadores de la rotación, como el derecho Zack Greinke, la verdad es que con la llegada del japonés Kenta Maeda, y el indiscutible apoyo del as zurdo Clayton Kershaw, y la presencia de Scott Kazmir, Alex Wood, Mike Bolsinger y Zack Lee, la capacidad serpentinero no la ha perdido el equipo.

Muchos esperan que el cubano Yasiel Puig encuentre la disciplina mental y de juego que tanto se espera de él; que Adrián González está intacto para la contienda; que la capacidad de juego del novato torpedero Corey Seager, puede constituirse en la gran diferencia del equipo; que André Ethier tiene el vigor y el talento para conservar su fuerte línea de juego, que el receptor cubano Yasmani Grandal tiene el potencial necesario para que su presencia en muchos de los partidos de la temporada, sea decisivo a la hora de conseguir los triunfos. Esos nombres, para apenas citar a unos pocos que cuentan con la indiscutible calidad de hacer de los Dodgers una vez más, el equipo grande de la zona Oeste y del Viejo Circuito.

Los que persiguen

Esos tres clubes, Mets, Cachorros y Dodgers, tienen, por el momento, la ventaja en los pronósticos para lo que puede constituirse en fichas ganadoras de la contienda. Pero detrás de ellos, hay cuatro clubes que se las traen.

Nadie puede dejar de pensar seriamente en los Gigantes de San Francisco, que de la mano de Bruce Bochy, y su cuerpo de serpentinero encabezados por el formidable zurdo Madison Bumgarner, y el recientemente adquirido Johnny Cueto, el dominicano de brazo derecho que emerge como uno de los sobresalientes en la loma de los sustos, con los ya consagrados Jeff Samardzija, Jack Peavy, Matt Caín y Chris Heston, hacen del equipo, un ‘’hueso duro de roer’’ tanto en su zona como en la propia liga.

Clint Hurdle es una vez más el capataz de los Piratas y la afición de Pittsburgh espera mucho más del club para la contienda. Y Hurdle y los directivos de la novena lo saben a ciencia y paciencia. Eso nos obliga a pensar que este 2016 puede ser el gran año de los bucaneros, confiando en que se conserven en salud la rotación que tiene en los brazos de Francisco Liriano, Garret Cole, Jon diese, Jeff Lacke y Ryan Vogelsong, el sello indiscutible de ser un grupo ganador por donde se le mire y se le analice.

Mientras tanto, los Nacionales de Washington estrenan capataz, en el indiscutible y veterano Dusty Baker, que llega a la novena en busca de cambiar los patrones de juego y en obtener toda la capacidad de sus peloteros, en procura de elevar el número de victorias frente a las derrotas.

Baker tiene en sus manos a un grupo de peloteros capaces de cambiar el rumbo de la divisa, con Max Scherzer, Stephen Strasburg, Gio González, Tanner Roak y Joe Ross, en la nómina de abridores, con el apoyo del recientemente contratado Daniel Murphy, y los conocidos Anthony Rendon, Ryan Zimmermann, Ben Revere, Jayson Werth y Bryce Harper. Pero los juegos hay que ganarlos.

Finalmente, no podemos dejar por fuera a los siempre luchadores Cardenales de San Luis, club al que se nos antoja pensar, le está empezando a llegar los años en todos y cada uno de sus peloteros, y las proyecciones inmediatas de obtener refuerzos de su divisiones menores, no están muy claras por el momento.

Mike Matheny, el orientador cardenal, tiene plena conciencia de la situación y está empezando a buscar ‘’sangre joven’’ en la cosecha que ofrecen las fincas divisionales del club. Pero por ahora, con Adam Wainwright, Jaime García, Michael Wacha, Mike Leake y Carlos Martínez, espera ofrecer la resistencia necesaria desde la loma de los sustos, confiando en que Johnny Peralta, Yadier Molina, Matt Adams, Matt Carpenter, Kolten Wong y Matt Holliday exhiban la ofensiva que tanto necesita el club para encontrar más victorias que derrotas.

Empero, hemos dejado para el final a los Cascabeles de Arizona, que puede ser el club que haga la gran diferencia en la Nacional, si Zack Grienke, Shelby Miller, Patrick Corbin, Rubbby De la Rosa y Robbie Ray, consiguen dominar a sus rivales desde la loma de los sustos, para que Chip Hale, su dirigente, haga funcionar a Wellington Castillo, Paul Goldschmidt, Jake Lamb, A.J. Pollock y el cubano Yasmani Tomás, tanto a la ofensiva como a la defensiva.

Los otros de la liga

Los Marlins de la Florida estrenan capataz, en cabeza de Don Mattingly, pero su nómina no ofrece, sobre el papel, el poder contar con la divisa para grandes cosas en este temporada en donde, por lo que se puede apreciar, podrían sumar más derrotas que triunfos.

Y en fila india, con pocas posibilidades de cambiar el panorama que han exhibido para la campaña, aparecen los Bravos de Atlanta, los Cerveceros de Milwaukee, los Padres de San Diego, los Filis de Filadelfia, los Rojos de Cincinnati y los Rockies de Colorado, todos con el handicap de obtener compilaciones con más reveses que victorias, la mayoría de ellos obviamente por debajo del equilibrio para conseguir los 500 puntos en sus clasificaciones de zona.

Dígase lo que se quiera decir, en la Liga Nacional, los Mets, los Cachorros, los Dodgers, Cardenales y Gigantes son, a nuestro leal saber y entender, análisis que por lo regular nos hace quedar muy mal, las novenas que lo tienen todo para llegar a la postemporada en este 2016. Pero seguramente que otra cosa sentenciarán los resultados sobre los diamantes de juego, cuando concluya la jornada regular del calendario.

Temas relacionados