Es la figura del Movistar Team en el Tour Colombia

Carlos Betancur y una lucha contra sí mismo

Noticias destacadas de Ciclismo

El antioqueño habla de su cruz: los kilogramos de más y su falta de voluntad para ser uno de los mejores del mundo. Eso sí, no se arrepiente de nada. "Sí, sé que soy mi peor enemigo". Entrevista.

Kilogramos de más: la cruz que ha tenido que cargar en su vida deportiva. Pararse en la báscula y ver cómo la aguja apunta al lugar equivocado. Al de ser uno más del montón, un buen ciclista, nada más. Y no al lado de esos talentos especiales que marcan una época, que están hechos para algo más. La eterna disyuntiva de Carlos Betancur, uno de los pedalistas colombianos más dotados de la actualidad, pero que sigue combatiendo a su peor enemigo: él mismo.

Ahora, ya con treinta años encima, tiene una nueva oportunidad, otra más, para demostrar sus condiciones en el Movistar Team. Todo depende de él, de la báscula.

Sacarle las palabras a Carlos es una tarea compleja. Mirada penetrante, fija. Al arranque, un iceberg. El periodismo ha sido duro con él, le ha recriminado su falta de profesionalismo. Todo a la luz de los resultados, empañados por una cuestionable forma física. Carlos se ha puesto un caparazón, con vehemencia recalca que le tiene sin cuidado lo que digan de él. “Los medios no se meten, no van más allá. Nosotros tenemos problemas, dificultades, podemos estar enfermos. Solo es a juzgar, a decir que te fue mal, a castigarte”, dice en entrevista con El Espectador.

No lee la prensa, prefiere estar al margen. “La verdad es que no me importa, tienen que generar noticias, lo malo no me interesa. Por ejemplo, Nairo el año pasado en el Tour de Francia: en la etapa que se quedó era un fracasado, estaba acabado, ya no servía. Y al otro día gana y era el súper monstruo. A eso nos tienen acostumbrados, cuando hablan mal de mí, ni me importa, necesitan contenido... me da igual. Se preocupa más la gente que me rodea. Si me gusta el título bien; si no, botaron el papel”, agrega.

Contrario a años anteriores, Betancur empezó su temporada temprano: el 29 de enero en la Vuelta a San Juan (Argentina). Y hoy es una de las figuras del Tour Colombia, sigue sumando kilómetros. “Sí, es verdad: yo soy mi peor enemigo. El inicio de año siempre me cuesta mucho porque me subo bastante de peso y mientras bajo ya han pasado grandes carreras. Por eso este año he empezado antes, vamos a ver si las cosas funcionan”.

Mucho se habló de esas palabras que soltó en 2017: “No era consciente de la importancia del peso”, en un deporte en el cual la relación peso/potencia lo es todo. Nació en Ciudad Bolívar, un pequeño municipio al suroeste de Antioquia: pintoresco, colorido y famoso por los billares, la cerveza, la noche. “Sé que el peso es un 100 por 100”, reconoce.

Se siente una energía diferente en el ambiente, se respira un aire fresco. También, con la partida de Nairo Quintana, Mikel Landa y Richard Carapaz, se le ha abierto un espacio importante para que demuestre sus condiciones. “Contento, animado, estoy feliz disfrutando de la bicicleta y yo creo que eso es lo más importante, que me gusta lo que estoy haciendo y que estoy llevando una buena preparación. En el equipo había grandes capos que merecían muchos respetos, todavía, pero es verdad que puedo tener mi oportunidad”.

Eusebio Unzué, director del Movistar, aparece en escena. No tiene pelos en la lengua. Dice las cosas de frente, una de las cualidades que más respeta el antioqueño de su jefe. “Estoy de acuerdo con que se ve más fresco, en lo de delgado quisiera estar más de acuerdo, desgraciadamente no lo estoy. Todos estos años he tratado de hacerlo entender lo que lleva dentro, pero no ha podido conseguir esas cosas que nos hicieron pensar que estábamos frente a un gran corredor. Lo sigo pensando, sigo creyendo que todavía puede serlo”, admite.

La fórmula siempre la ha tenido clara Bananito: tener la capacidad con libertad para decidir lo que quiere y lo que no. En otras palabras, desprenderse de las cadenas que lo persiguen. Gustos de unas horas que dejan secuelas por semanas. “Tiene que ser profesional los doce meses del año. Estamos viendo si podemos moldear su fuerza de voluntad, que es la única que puede solucionar sus problemas. Ojalá vuelva a ser ese gran corredor para que no caiga en el olvido por esa falta de voluntad que le ha privado ser grande de este deporte”, añade el director español.

Todos hablan con verbos en pasado, porque el espejo retrovisor de Betancur pronosticaba un presente distinto. Nadie olvida la Vuelta a la Juventud que ganó en 2009, su segundo lugar en el campeonato mundial de ruta sub 23 de ese mismo año, el campeonato del Giro de Italia aficionado, su título en la París-Niza 2014, pero, sobre todo, el Giro de Italia 2013, en el que fue quinto en la clasificación general, mejor joven de la carrera y segundo en tres etapas. A sus 23 años fue el gran personaje de la ronda italiana.

“Él ha dejado clara su clase, pero ha tenido toda la vida esa tendencia a coger kilos, no puedes ir a las carreras con sobrepeso, eso es llevar una mochila gratuitamente y ponerse en desventaja desde el kilómetro cero. Es regalar más de la mitad de tu clase. Su fuerza de voluntad no ha sido capaz, ni con todo lo que hemos hecho para que corra con su peso ideal en los márgenes en los que se mueve todo el mundo. Sigo sin perder la confianza, sueño con que algún día cambie el chip”, agrega Unzué esperanzado.

Carlos Andrés, su hijo, que ya va a cumplir cinco años, lo es todo para Bananito. También Estefanía, su esposa. “Soy feliz, no me puedo quejar, estoy disfrutando todo lo que hago. Tengo una linda familia, estoy en un gran equipo. ¿Malos momentos? (risas). La gente lo ve así, yo no. Para mí, mis malos o buenos momentos profesionales son lo mismo: es solo mirar para adelante, ese es un ritmo de vida bien humano. No me arrepiento de nada”, sentencia.

En año nuevo se comió las uvas pensando en tres objetivos. “Quiero hacer bien el Giro de Italia, tengo una linda oportunidad. También espero representar a Colombia en los Juegos Olímpicos y en el Mundial. Son carreras con recorridos muy buenos para mí”, recalcó.

La cita en el Giro será desde el próximo 9 de mayo, un compromiso al que espera llegar sin su mochila: los kilogramos de más. La aguja sigue definiendo por cuál lado se va a decantar.

Thomas Blanco Lineros- @thomblalin

Comparte en redes: