Carrera UCI 2.1, un salto de calidad para el ciclismo colombiano

Sólo cinco equipos en Colombia podrían competir en esta carrera, pues son los que tienen licencia Continental. Así que los que aun no tienen deben trasformar su estructura.

Parte del lote de la Vuelta a Colombia 2017, que terminó en agosto, en Pereira. / Mauricio Alvarado

Sólo cinco de los 22 equipos colombianos que participaron en la reciente edición de la Vuelta a Colombia 2017 tienen licencia Continental o Pro Continental. Es decir, sólo esos cinco podrían tomar la partida de la carrera UCI 2.1 Colombia, Oro y Paz, que fue aprobada ayer en el marco del Congreso Internacional de la UCI, en Noruega, y que se disputará entre el 6 y el 11 de febrero en las carreteras de Cauca, Valle, Risaralda, Quindío y Caldas. Los otros 17 deberán mejorar su estructura si quieren participar en la prueba. (Colombia tendrá una carrera de ciclismo en la que podrán competir grandes de Europa)

Por tratarse de un evento de este tipo, podrán competir equipos de la élite mundial, algo importante para el desarrollo del pedalismo colombiano. Trek Segafredo, Movistar Team, Quick Step Floors, Katusha y el Team Sky, por ejemplo, ya fueron invitados por la Federación Colombiana a esta competencia.

Hace aproximadamente dos años, Jorge Ovidio González, el máximo dirigente del ciclismo colombiano, recibió una llamada telefónica de Rigoberto Urán, quien lo motivó a gestionar una carrera de categoría 2.1 en Colombia. “Organizamos una reunión en el edificio Coltejer de Medellín, en la que estuvimos Rigoberto; el presidente de Postobón, Miguel Escobar, el doctor Juan David Vélez, y yo. Rigo nos fue contando todo lo que se necesitaba para que la UCI nos aprobara una carrera de este nivel. Él se asesoró con gente conocedora del tema, nos informó, y poco a poco fuimos trabajando para crear un plan sólido”, destaca González.

Cuando ya estaba lista la idea, se presentó el proyecto ante la Unión Ciclística Internacional y el Gobierno de Colombia, que siempre se mostró con la intención de ayudar. “Organizar una prueba de este nivel en el país representa una inversión de más de $7.000 millones, algo imposible de lograr sin la ayuda de la empresa privada”, destaca el presidente González, quien llegó el domingo a Noruega con la incertidumbre de si finalmente la comisión técnica de la UCI iba a incluir la carrera Colombia, Oro y Paz en el calendario de 2018.

Aunque no sabían cuál iba a ser la decisión final, algunos miembros de la Federación de Ciclismo hicieron lobby durante el Mundial de Ruta. Les entregaron a los directores de los equipos World Tour, especialmente en los colombianos, la invitación formal a esta carrera. “Todos se mostraron muy contentos con una competencia de este nivel en Colombia. De hecho, algunos directores me dijeron que este paso se debió haber dado hace mucho tiempo, pues las condiciones de Colombia son muy buenas para competir. Además del gran nivel de ciclismo que tenemos”, destacó el directivo.

Una vez se oficializó el calendario UCI de 2018 y se vio la carrera 2.1 Colombia, Oro y Paz entre las competencias del año, hubo lágrimas de emoción. “Fue una alegría inmensa. Pero ahora debemos trabajar para que todo sea un éxito”, destacó Agustín Moreno, miembro del comité ejecutivo de la Federación Colombiana de Ciclismo, quien está en Noruega.

La Vuelta a Colombia no se ha acabado. Esta competencia seguirá siendo parte del calendario nacional. La Colombia, Oro y Paz será una carrera adicional. Eso lo dejó claro Jorge Ovidio González, quien destacó que “la Vuelta a Colombia podrá ser de 15 etapas y no de 12 como antes. Además, las escuadras podrán tener 10 pedalistas en competencia. El espectáculo ahí seguirá garantizado. La nueva carrera será algo adicional que le aportará mucho al ciclismo colombiano”, concluyó.

últimas noticias