24 Sep 2020 - 2:48 p. m.

Radiografía del caso Arkéa Samsic, el equipo investigado por supuesto dopaje

La escuadra francesa estuvo en el foco de las noticias deportivas esta semana por el allanamiento a las habitaciones de sus ciclistas colombianos, aparentemente un procedimiento de rutina, que terminó desatando sospechas.

Los orígenes del Arkéa Samsic se remontan a 1994, cuando el empresario francés Jean Floc’h creó el equipo Bernard Sport. Posteriormente se pasaría a llamar Bretagne-Séché Environnement y luego Bretagne-Jean Floc’h, que consiguió el estatus de equipo Pro Continental. Desde 2007 pasó a llamarse Bretagne-Armor Lux y dos más tarde acogió el nombre de Bretagne-Schuller.

En 2013 la organización se conoció como Bretagne-Séché Environnement, que disputó su primer Tour de Francia en 2014. En 2016, el conjunto se convierte en Fortuneo-Vital Concept y en 2018 Samsic asume como nuevo socio titular, por lo que la escuadra pasa a ser nombrada Fortuneo Samsic para luego mutar a Arkéa Samsic, como se le conoce en la actualidad.

Samsic es una empresa de un grupo familiar del norte de Francia cuyo negocio original es la limpieza y los servicios de recursos humanos. Trabajan en distintos campos: aeroportuario, logística, industria alimentaria y sanidad, entre otros.

Dicho equipo de ciclismo es dirigido por el francés Emmanuel Hubert, exciclista profesional y quien desde 2005 ha trabajado en varias escuadras en dicho cargo. Sin embargo, sus días más tensionantes fueron los recientes, por la investigación de las autoridades francesas por sospecha de dopaje en el Arkéa.

Y es que el miércoles de la semana pasada fue allanada la habitación del corredor colombiano Nairo Quintana por la gendarmería francesa. También buscaron sustancias ilícitas en la de su hermano Dayer y su compatriota Winner Anacona.

La fiscal de Marsella, Dominique Laurens, dijo que descubrieron “varios productos de salud, incluidos medicamentos entre sus pertenencias personales, pero también, y sobre todo, un método que podría ser calificado de dopante”.

Posteriormente, Nairo afirmó que “jamás he utilizado sustancias dopantes y no se encontró ninguna sustancia ilegal en la investigación policial. Yo, sin miedo, seguiré siendo fuerte, defenderé la verdad y seguiré mi camino, por más que la multitud, a ratos, tome otro rumbo”.

“Las autoridades ingresaron a mi habitación e incautaron suplementos vitamínicos perfectamente legales, aunque quizá no familiares para las autoridades francesas. Esta es la principal razón por la que se necesita tiempo para que se aclare bien todo lo sucedido”, explicó el corredor boyacense.

La policía tomó declaración durante dos días, en condición de arrestados, a un fisioterapeuta y a un médico personales de Quintana. El equipo Arkéa ha insistido desde el primer momento en que ambos no pertenecen a su cuerpo técnico.

Nairo y Dayer también fueron interrogados y el Arkéa informó que “pudieron volver a su casa y son libres de ejercer su oficio de ciclistas profesionales sin ninguna restricción”. Esa información les generó tranquilidad a Emmanuel Hubert y a la escuadra que dirige.

Aparentemente lo que sucedió es un procedimiento de rutina que se realiza en la lucha contra el dopaje, cuya palabra, aunque venga acompañada de “sospechas” o “presunto”, siempre genera suspicacias y dudas en la opinión pública, ante los múltiples antecedentes que han manchado el ciclismo profesional.

@DeportesEE

Comparte: