Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 2 horas

Colombianos en Los Pirineos, de Patrocinio Jiménez a Nairo Quintana

Unas montañas que no habían sido fáciles para los Escarabajos, pero que el jefe de filas del Movistar ha sabido escalar en el presente Tour de Francia. Este viernes buscará hacer historia en un mítico puerto que se corre a raíz de una vil mentira: el alto de Tourmalet.

Patrocinio Jiménez en una etapa del Tour de Francia de 1983.
Patrocinio Jiménez en una etapa del Tour de Francia de 1983.Archivo El Espectador

En la frontera entre Francia y España se encuentran los 415 kilómetros de una de las cordilleras más grandes del mundo: Los Pirineos. Unas montañas que históricamente no habían sido fáciles de trepar para los ciclistas colombianos, pero que Nairo Quintana conquistó en este Tour de Francia: el boyacense se adjudicó la etapa 17 entre las localidades de Bagneres de Luchon y Saint- Lary-Soulan. 'El Cóndor' abrió las alas y voló. Ahora buscará brillar este viernes en una mítica montaña: el Tourmalet.

Leer más: Como un león: Nairo Quintana se adjudicó la etapa 17 del Tour de Francia

Un muro, como lo apodan en Francia, de 17 kilómetros en el corazón de los Pirineos. Un lugar simbólico y de culto para el ciclismo mundial. Hablar del Tourmalet es hablar del Tour de Francia. Una leyenda que se consumó a raíz de una vil mentira.

Todo empezó en 1910, cuando un periodista tenía que ir a evaluar las condiciones del puerto. Procrastinador, perezoso, sus dos principales adjetivos. Y así le pasó un informe falso al director del Tour, Henri Desgrandes: “He pasado el Tourmalet, la carretera es buena y transitable”.

Leer más: Así celebró Nairo Quintana al ganar la etapa 17 del Tour de Francia

Aunque no hay nada que reprocharle, su falso testimonio de hace 108 años, le ha dado luz verde a una montaña que ha sido el epicentro de momentos épicos y memorables del deporte de las bielas. 

Sólo hay un escarabajo que ha conquistado el Tourmalet: José Patrocinio Jiménez. El nacido en Ramiriquí (Boyacá), el 11 de junio de 1983 ganó el premio de montaña ubicado en la cima más temible y alta del Tour en una gesta que jamás será olvidada. Ese día, ni el mejor escalador del momento, Lucien Van Impe, ni Robert Millar, a quien tuvo a rueda durante muchos kilómetros, le dieron la talla al pedaleo del colombiano. Al final de la jornada, Jiménez llegó cuarto y se vistió con la camiseta de las pepas rojas (mejor de la montaña), subió 53 posiciones y terminó plantado en la casilla 21 de la general.

“Para ser sincero, en ese tiempo no sabíamos lo que estábamos haciendo. Hoy le doy la importancia que tiene porque la gente me lo recuerda. Ese día estaba viéndome el presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, Miguel Ángel Bermúdez, y eso me emocionó un montón. Fue un orgullo para mí ganarles a corredores de esa envergadura”, rememora.

A sus 64 años, Patrocinio Jiménez no pasa sus días como una persona jubilada, descansando, leyendo la prensa y tomando tinto. Por el contrario, es muy activo, pues es el conductor de periodistas y fotógrafos en los eventos ciclísticos más importantes del país como la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN.

Oliverio también brilló en los Pirineos

Etapa 15 del Tour, 19 de julio de 1993. Se disputaban los 231,5 kilómetros entre Perpignan y Andorra. Oliverio Rincón, quien venía con la moral alta tras ganar un mes atrás la jornada de Lagos de Covadonga en la Vuelta a España, puso a vibrar otra vez a Colombia. Ya los tiempos de Lucho Herrera y Fabio Parra eran historia y quien heredó el testimonio fue el nacido en Duitama (Boyacá). “Se hacía lo que se podía. Era una responsabilidad enorme luego de ver lo que Lucho y Fabio habían logrado”, afirma.

En una etapa de 7 horas y 20 minutos, el pedalista del equipo Seguros Amaya se quedó con la victoria y se impuso en dos puertos de alta categoría. Llegó a 1:50 de su perseguidor, Tony Rominger. Aparte, en ese mismo lote iba otro colombiano: Álvaro Mejía, quien llegó sexto y se metió en el segundo puesto de la general. Qué día para Colombia. La antesala perfecta para celebrar el Grito de Independencia.

Su primer contacto con la bicicleta fue a los 12 años haciendo domicilios en una panadería de Duitama. “Uno sueña con salir de la miseria. Cuando era panadero, lo máximo a lo que aspiraba era salir del pueblo”, recuerda Oliverio. Ahora se dedica al campo y a descansar. Ganó etapas en las tres competiciones grandes del ciclismo: Tour de Francia, Giro de Italia y Vuelta a España.

'El Gato' Cárdenas

Un mes y medio antes de que comenzara el Tour de Francia de 2001, Félix Cárdenas se fue a los Pirineos a entrenar junto a Óscar Sevilla y Santiago Botero. La idea era reconocer el recorrido de la etapa 12 que tendría un trayecto de 166,5 kilómetros entre Perpignan y Ax-les-Thermes. Ese día, los tres se fueron a pedalear y se perdieron. Tuvieron que esperar en un potrero hasta que los recogieran. “Nos fuimos sin mapa y tremenda puteada que nos pegaron”, recuerda entre risas el Gato.

En ese mismo trazado, Félix le daría una nueva alegría a Colombia unos días después. El 20 de julio, el santandereano se adjudicó la primera etapa de los Pirineos y, con un tiempo de cinco horas y tres minutos, se paró en su bicicleta, levantó los brazos y dio el grito de independencia. El segundo lugar fue para el español Roberto Laiseka, mientras que Lance Armstrong arribó tercero.

“Yo viví esa etapa como había que vivirla: con mucha alegría. Significó mucho porque pasarán los años y a uno lo recordarán toda la vida. Hice historia y eso me pone muy contento”, destacó.

Todas las miradas quedarán este viernes en Nairo Quintana, el mejor ciclista colombiano de todos los tiempos. Mientras haya 1% de posibilidad, habrá un 99% de fe.  Y el colombiano sigue soñando con acercarse al podio del Tour de Francia 2018. El Cóndor quiere seguir volando.

 

últimas noticias