9 Dec 2018 - 2:00 a. m.

Con Iván Sosa, el futuro del ciclismo está garantizado

La gran revelación de la temporada 2018 correrá el año entrante nada menos que para el equipo británico Sky.

María Hernández

Nelson Sierra- El Espectador
Nelson Sierra- El Espectador

Antes de nacer ya cargaba con el peso de llamarse igual que uno de los mejores ciclistas del país. Su padre, Jorge Antonio, decidió ponerle Iván Ramiro en honor al hermano menor de Fabio Parra, Iván Ramiro Parra, una de las figuras del pedalismo nacional en los años 90.

Iván Ramiro Sosa Cuervo es ahora un ciclista que, con apenas 21 años, ya hace parte del Sky, uno de los mejores equipos de ciclismo mundial, en el que están nada menos que Chris Froome y Geraint Thomas.

(Lea: La historia de Iván Sosa)

“Quería que mi hijo se llamara como un deportista y en la radio escuché el nombre de Iván Parra, así que tomé la decisión de ponerle así”. El padre aspiraba a que su hijo fuera deportista, pero no imaginó que se inclinaría por el ciclismo. Su sorpresa fue inmensa al darse cuenta de que el nombre que le puso encajaba perfectamente con él.

Iván, que comenzó su carrera ciclística a los seis años de edad, recuerda que salía cada domingo a rodar por los alrededores de Pasca, Cundinamarca, su pueblo natal. Uno de sus destinos favoritos era el Páramo de Sumapaz, un lugar que 15 años después sigue visitando constantemente.

Con 1,60 metros de estatura y 52 kilogramos de peso, Sosa correrá en 2019 con el equipo de sus sueños: el Sky. “Nunca pensé estar aquí. Es un sueño hecho realidad. Correr con Froome y otros grandes es algo que todavía no puedo creer”.

Sus sueños

“¿Quién no quisiera llegar al mejor equipo del mundo?”, dice Iván, a quien le interesa aprender y madurar al lado de los mejores. Por eso rechazó una oferta del Trek-Segafredo, equipo en el que podía llegar a ser líder en poco tiempo. “Sé que si doy todo puedo llegar a ser muy bueno aquí también. Todo es un proceso de aprendizaje. Aún estoy joven”.

Te puede interesar: Los líos detrás de la llegada de Sosa al Sky

En su carrera profesional Sosa ha pasado por tres equipos. Arrancó en el Canapro de Cundinamarca, antes de dar el salto a Europa. Llegó a Italia, a las filas del Maltinti Lampadari, antes de pasar al Androni Giocattoli, en el que logró importantes resultados este año. En el Tour de los Alpes superó en la escalada a Chris Froome y Fabio Aru. Ganó el Tour de Bihor, la Vuelta a Burgos, el Tour de Sibiu y la Adriatica Ionica Race, además de varias etapas en otras carreras, en las que ha recogido los frutos de su disciplina y constancia.

¿Cómo empezó todo?

Recuerda que cuando era niño, mientras otros chicos se dedicaban a recoger el cultivo del campo, en la vereda Gúachipas, en Pasca, él salía a montar bicicleta con su tío Joaquín y su primo Jhojan García, quien corre ahora con el Manzana Postobón Team.

“Mi tío es mi gran inspiración. Gracias a él estoy aquí hoy en día. No sabía qué era el ciclismo hasta que él llegó con una bicicleta y me dijo: ‘Salgamos a montar’”.

Sus padres decidieron apoyarlo en el deporte, aunque nunca pensaron que llegaría tan lejos. Desconocían que, desde el momento en que decidieron su nombre, él ya estaba destinado a protagonizar grandes hazañas sobre un caballito de acero.

Su tío Joaquín piensa lo mismo. “Quería inculcarle la actividad física como un medio para ser feliz. Nunca imaginé que sería profesional. Es una alegría saber que fui parte de ese proceso”, dice.

Aunque ya han pasado más de cuatro años desde que Iván y Jhojan corrieron juntos, aún no descartan la posibilidad de volver a hacerlo. “Esperamos estar en el mismo equipo, o al menos correr juntos en una carrera y revivir viejos tiempos”, admiten.

Cuando Iván Ramiro no está entrenando, le dedica tiempo a su familia. Disfruta estar en casa con su fiel compañera, la música, esa que lo acompaña también en cada entrenamiento.

La temporada 2019

Iván contó que iniciará su próxima campaña en el Tour Colombia 2.1, en el que espera darles la pelea a ciclistas de la talla de Nairo Quintana, Chris Froome, Egan Bernal, Fernando Gaviria y Rigoberto Urán, entre otros.

Y al igual que Iván Ramiro Parra, quien inspiró su nombre y ganó dos etapas en el Giro de Italia de 2005, quiere participar en esa carrera. “Es una prueba especial, muy adecuada para mis características y sé que puedo hacer un buen papel”.

Sin embargo, esa decisión no está en sus manos. Depende del Sky, al que le pedirá poder defender sus títulos de 2018.

En lo que no se parecen en nada los Iván Ramiro, Parra y Sosa, es en su rendimiento en la contrarreloj. Mientras el primero era aceptable, pues hasta ganó dos campeonatos nacionales en esta modalidad, para el otro las etapas a cronómetro son su gran dolor de cabeza, algo en lo que trabaja para garantizar un futuro aun mejor.

Recibe alertas desde Google News