Edwin Arango y su amistad con Fernando Gaviria

Se conocieron hace ocho años. El ciclista que ganó cuatro etapas en el Giro de Italia apoya económicamente al mejor sub-23 del Clásico RCN.

El antioqueño Edwin Leandro Arango, del equipo Sundark Arawak, es el mejor sub-23 del Clásico RCN.Diego Sinisterra - prensa oficial

Edwin Leandro Arango no pudo participar este año en la Vuelta de la Juventud. Iba a correr con el equipo EPM, pero cuatro días antes sufrió un accidente, le tuvieron que coger doce puntos en su pierna derecha y debió pensar en un nuevo reto. Ese fue el vigente Clásico RCN. Hasta días previos a su inicio, el ciclista de 22 años no tenía equipo para competir. Finalmente fue inscrito por el Sundark Arawak, y les ha cumplido.

Las condiciones de Edwin deleitaron en la cuarta etapa de la carrera que disputa por primera vez. Ese día apareció la alta montaña. El recorrido era entre La Dorada y Albán. Arango cayó en el Alto del Trigo y se quedó sin freno trasero. Así descendió. “Bajaba con miedo y pude entrar al lote muy rápido. En la subida me sentía muy bien”, dijo el  hombre que aquella jornada finalizó séptimo. Demostró ser un corredor completo. (La pasión de Danny Osorio por Atlético Nacional)

Es el mejor sub-23 del Clásico. La camiseta que lo acredita con ese honor la espera conservar “hasta el final”. Anhela que “me acompañen las fuerzas, y Dios me bendiga y me ilumine”. Un triunfador internacional se las envía desde Europa. Fernando Gaviria, ganador de cuatro etapas y la maglia ciclamino en el Giro de Italia, es amigo de Arango desde hace ocho años. Se conocieron en el equipo Colchones Ramguiflex(Lea también: Rafael Antonio Niño, su rebeldía y enseñanzas)

“Este año mi patrocinador ha sido Fernando Gaviria. El año pasado estuvimos hablando para conseguir un equipo y no pudimos. De cuenta de él quiso apoyarme económicamente este año para el otro poder conseguir equipo”, reveló Arango, quien se queda en la casa de los Gaviria, en La Ceja, Antioquia, cuando Fernando regresa. Salen a entrenar juntos y fortalecen una amistad con cimientos de bielas y pedales. (Miguel Ángel Rubiano, el ciclista que le dijo “no” al llanto de su madre)

Oriundo de San Rafael, Antioquia, Edwin Leandro vivió tres años con Gaviria, a quien ve como su ídolo “porque lo conozco, sé cómo entrena, sé lo que le toca hacer para llegar a su forma y es muy verraco”. Su primera carrera fue la Clásica El Mundo y seguramente después de lo que está realizando, el Clásico RCN no será la última. Por eso, Gaviria “está muy contento con lo que he estado haciendo acá. Me da muchos ánimos”. (Juan Pablo Villegas: entre la honra y el café)

Leandro, actualmente en el quinto puesto de la clasificación general a falta de una etapa, participa con bicicleta propia en la edición 57 del Clásico RCN. Su madre, con quien vive, y los ahorros, la fuente para adquirirla. La mira con brillo en los ojos, consciente que el tratarla bien es el camino a la gloria, mientras piensa en cómo vender la de entrenamiento, porque la economía así se lo demanda. Por el momento acaricia a la que tiene al frente y la pone a punto para subirse en ella y continuar en el sendero hacia su sueño: “Llegar a  Europa y ser ciclista profesional”.

@SebasArenas10 - [email protected]