Miguel Ángel López volvió a brillar en la montaña

El colombiano quedó tercero en la etapa 17, en la que el líder Chris Froome sufrió.

EFE

Un calvario. Así fueron los 180,5 kilómetros recorridos entre Villadiego (Burgos) y Los Machucos (Cantabria) en la decimoséptima etapa de la ronda ibérica. Miguel Ángel López terminó tercero, por detrás del austriaco Stefan Denifl, ganador del día, y del español Alberto Contador, segundo, quien en una muestra de ciclismo puro atacó de lejos, al lado del boyacense, quien ganó cuatro segundos de bonificación y ahora es sexto en la general, a 4 minutos y 39 segundos del líder, Chris Froome.

Esteban Chaves no tuvo un buen día y quedó en la duodécima posición, a 10:46 del británico. En una semana el bogotano ha cedido 11 puestos y más de 10 minutos con respecto al jefe de filas del Sky, de quien alcanzó a estar a 11 segundos en la primera semana de la prueba.

No fue una etapa para el más fuerte, fue para el más resistente, para quien supiera aguantar la agonía y el dolor de los lentos pero potentes pedalazos que exigían los muros del puerto cantábrico. Hasta las motos tuvieron que poner primera para poder subir.

Una jornada que mostró el lado más humano de Chris Froome, quien escoltado por su compañero Mikel Nieve terminó cediendo 42 segundos con relación a su perseguidor, Vincenzo Nibali, y 1:18 con Alberto Contador.

El español, quien está ad portas del retiro, está corriendo con la fuerza de un juvenil, con la potencia de quien sabe que será su última vez en una de las grandes. “Me quedan cuatro días y voy a saborearlos. Las piernas han respondido. El podio está más cerca. ¿Ganar? Está duro”, aseguró el pedalista de 34 años, que está a 1:09 del tercero, Wilco Kelderman.

Este jueves se disputa la etapa 18, entre Suances y Santo Toribio de Liébana, de 169 kilómetros, con tres premios de montaña de tercera categoría y uno de segunda.

Sin embargo, la prueba para las piernas será el próximo sábado en el Alto de l'Angliru, un ascenso muy parecido al que se corrió este miércoles y que puede ser testigo de un Froome que parece agotar las energías y de otro espectáculo de López, quien está a siete puntos del italiano Davide Villella en disputa por la camiseta de la montaña. La Vuelta está viva, el podio no está del todo definido. Quedan tres jornadas a todo pulmón en las que Contador, Nibali, Zakarín, Kelderman y López darán el alma por subirse en el podio.