19 Jun 2021 - 7:57 p. m.

Zipaquirá se vistió de rosa para homenajear a Egan Bernal

El campeón del Giro de Italia 2021 celebró el título en compañía de su familia y amigos cercanos. Les dedicó la victoria a los colombianos que están sufriendo por la pandemia y la crisis social que afronta el país.
El ciclista colombiano Egan Bernal celebró su título del Giro de Italia en la Catedral de Sal de Zipaquirá, su pueblo.
El ciclista colombiano Egan Bernal celebró su título del Giro de Italia en la Catedral de Sal de Zipaquirá, su pueblo.

Semanas después de volver a abrazar la gloria, de superar el covid-19 y de ser recibido por el papa Francisco en Roma, el ciclista colombiano Egan Bernal, compartió este sábado con su país el haber ganado el Giro de Italia, que junto con el Tour de Francia y la Vuelta a España, son las carreras por etapas más importantes el mundo.

El corredor del equipo Ineos, quien tiene de 24 años de edad, fue homenajeado por sus coterráneos en la Catedral de Sal de Zipaquirá, que para la ocasión fue vestida de rosa y a la que solo pudo entrar un puñado de personas evitando las aglomeraciones para cerrarle el paso a posibles contagios por coronavirus. Allí, en la Catedral construida 180 metros bajo tierra, unas mil personas, entre ellos un grupo de niños de diferentes escuelas de deportes, le dieron la bienvenida al campeón del Giro que en 2019 también les trajo el título del Tour de Francia.

Lea también: Lorena Colmenares, pionera y reina en Colombia

Las 14 estaciones del viacrucis, al igual que las tres naves de la catedral se inundaron de rosado, destacando no solo los logros deportivos del ciclista, sino también dando paso a la profunda convicción de Egan como católico, en línea con la visita que le hizo a Francisco en Roma, a quien le regaló una bicicleta y una maglia rosa.

Su objetivo, darle alegría al país

En la nave central de la Catedral y custodiado por una enorme cruz que fue vestida con el amarillo, azul y rojo, de la bandera de Colombia, Bernal bromeó y dijo que estaba más nervioso que en la última etapa del Giro. A renglón seguido, el zipaquireño dijo: “Para nadie es un secreto que después de ganar el Tour de 2019, con solo 22 años, pasé un momento difícil en mi vida. El sentir que estaba en lo más alto del ciclismo mundial y al año siguiente ni siquiera poder aguantar la grupeta y tener que retirarme del Tour llevando el número uno por un problema físico, fue realmente muy difícil”.

Con momentos de voz entrecortada, Bernal siguió y dijo que gracias al equipo Ineos “escribimos el nombre de Colombia en el Trofeo Sin Fin”, que recibe el campeón del Giro. A partir de ese domingo 30 de mayo el nombre de Egan Bernal quedó marcado en el “Trofeo Senza Fine”, considerado uno de los más bellos que se entregan al ganador de una carrera de ciclismo.

Lea también: En video, así fue la llegada de Egan Bernal a Colombia

Fue fabricado por primera vez en 1999. Pesa unos 10 kilogramos, es de cobre enchapado en oro de 18 quilates y mide 53 centímetros de altura por 20 de diámetro. ”Hoy quiero hacerle la entrega de la camiseta rosada a toda Colombia porque sabemos del momento tan complicado que estamos pasando y quiero aportar algo positivo”, dijo el campeón.

Decenas de miles de personas salieron a las calles del país para protestar por la política social y económica del Gobierno colombiano. Las protestas dejan, según organizaciones de derechos humanos, unas 74 víctimas mortales, al menos 20 de ellas por disparos de la Policía, mientras que la Fiscalía vincula a las manifestaciones 20 fallecidos.

Recibió las llaves de la ciudad

Durante el homenaje a Bernal se vivieron varios momentos emotivos, pero sobresalió cuando él mismo le entregó la camiseta rosada a sus padres Flor Gómez y Germán Bernal, de los que el campeón dijo “han sido todo”. También hubo camisetas para el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, por “todo el apoyo”, para el presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, Mauricio Vargas, y para el alcalde de Zipaquirá, Wilson García.

A propósito de García, su administración le otorgó a Egan Bernal las llaves de la ciudad y lo declaró mediante un decreto “hijo ilustre” de Zipaquirá. ”Gracias a las personas que quisieron organizarme este homenaje, a mi familia por todo su amor y por ser mi motivación para levantarme a entrenar cada día. Son tantas las personas a las que hoy debería agradecer, pero lo resumo diciendo ‘gracias, Colombia’”, sintetizó Bernal.

Lea también: Eddy Merckx, la máxima leyenda del ciclismo

En el homenaje uno de los maestros de ceremonia fue Víctor Hugo Peña, que ahora es comentarista de ciclismo en televisión y que fue el primer colombiano en vestir la camiseta de líder de un Tour de Francia (2003).”

No todo fue color de rosa

En medio del homenaje Bernal recordó que para llegar al título “no fue todo color de rosa” y que gran parte de la victoria se la debe a su fiel escudero Daniel Felipe Martínez. En el peor día, la etapa número 17, Martínez rescató a Bernal que a escasos tres kilómetros de la meta no lograba encontrar la cadencia para no ceder ante los embates de sus rivales.

Ese día, explicó Bernal, “iba muerto” pero Martínez resignando sus propias aspiraciones bajó el ritmo, le dio voces de ánimo hasta lograr salvar la etapa y el título. ”Dani puede ser capo en cualquier equipo”, remarcó Bernal que explicó que Martínez no solo trabajó para él en esa etapa sino en otras y que jamás lo desamparó.

Vea: El encuentro de Egan Bernal con el Papa Francisco

”El homenaje para Egan Bernal es más que merecido. Él encabeza una generación de deportistas que le ha dado brillo al país, a su deporte”, dijo a Efe el presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC), Ciro Solano. Recalcó, convencido, de que más adelante Egan podrá estar con Colombia en otros Juegos Olímpicos porque este año en Tokio no lo hará porque no está en óptimas condiciones, según ha dicho el corredor que preparará la Vuelta a España a la que muy seguramente irá a buscar el podio.

Comparte: