Entrevista

“En dos años, América podría estar sin deudas”: Ricardo “Gato” Pérez

El presidente del club escarlata, que este sábado (8:00 p.m., Win Sports) recibe al Atlético Bucaramanga con el objetivo de seguir acercándose a la clasificación, habló sobre la gestión que desempeña y las metas que tiene a futuro.

Pérez fue delantero y en el fútbol colombiano jugó con Millonarios y América de Cali. / Archivo

En 2007, Ricardo el Gato Pérez dejó de jugar profesionalmente. No abandonó el entorno de la pelota. Fundó una escuela de fútbol que lleva su nombre, con el objetivo de “devolver un poco el cariño que recibí y transmitirles a los niños ese conocimiento que yo no tuve cuando comenzaba a patear el balón”, y se ha desempeñado como directivo de algunos clubes del balompié colombiano. Su desafió más importante afuera de las canchas lo experimenta desde mayo del año pasado, cuando asumió como presidente del América de Cali, ciudad desde la que habló con El Espectador acerca de la situación actual del conjunto escarlata.

¿Qué análisis hace del rendimiento del equipo en la presente Liga Águila?

Estamos en un proceso positivo. Este semestre hemos reforzado las líneas que teníamos un poco débiles el semestre pasado. No ha sido fácil el comienzo, porque tenemos un técnico nuevo que también está conociendo el medio y los jugadores, pero creo que a esta altura del . El equipo ya tiene una identidad de juego y ha hecho las cosas bien, con sus errores y falencias. Se está trabajando para conseguir el primer objetivo, que es estar entre los ocho, y, luego de estar entre los ocho, sería ideal un título que la afición, los directivos y los jugadores anhelan. Todos lo queremos.

(Entrevista con Alexandre Guimarães)

El técnico Alexandre Guimarães ha dicho que lo que quiere es darle al América una identidad que hace mucho no tiene. ¿Cree que lo está logrando?

Un proceso tiene sus altibajos. Estamos tratando de equilibrarlos para tener un rendimiento más parejo. Obviamente que, Dios mediante, eso debe derivar en un título. Si por alguna razón no se logra, hay que jugar torneos internacionales, que es donde América merece estar para poder volver a esos lugares que ha tenido históricamente en el fútbol colombiano.

Además de su experiencia como futbolista profesional, usted ha sido directivo de otros equipos. ¿De qué manera está aplicando todo ese aprendizaje en un club como América?

Ha sido duro, pero también muy lindo porque estoy aprendiendo mucho. Estoy sacando provecho de ese aprendizaje que adquirí con mis experiencias en Bucaramanga y Fortaleza. Aquí la gente ha empezado a entender que los logros no se alcanzan de la noche a la mañana, que hay que cimentar las cosas sobre un proceso firme y seguro, y que los resultados se ven producto del trabajo y no de la casualidad. Eso me tiene tranquilo y contento, porque en un club como América lo estamos logrando. Aún falta mucho camino por recorrer y estoy seguro de que vamos por el camino indicado.

En ese camino, ¿qué pasos vienen a corto, mediano y largo plazo?

Ya estamos logrando una identidad de juego, una metodología de trabajo que estamos también implementando en divisiones menores para que, cuando esos muchachos que vienen de abajo lleguen al primer equipo, les sea más sencillo entender la manera de jugar. Lo hemos logrado. También estamos armando un equipo a futuro para no estar cambiándolo cada seis meses, porque el costo económico es muy alto y el costo deportivo puede verse afectado. Entonces, el plan estratégico a corto y mediano plazo estima estar en finales, y para el segundo semestre la idea es disputar la final para que el otro año América de Cali pueda estar en los torneos internacionales. Eso se logra con trabajo, con una base fija por los próximo tres años, para que los refuerzos que lleguen se acoplen más fácilmente a una metodología de trabajo.

¿Cómo es el diálogo con Tulio Gómez, máximo accionista del América?

En muchas cosas nos ponemos de acuerdo, en otras ha sido más difícil que logremos esos puntos de equilibro, pero él también se ha dado cuenta de que las cosas están saliendo bien y eso nos da un poquito de tranquilidad o de compás de espera para que dejemos trabajar a los profesores, a los muchachos desarrollarse y a nosotros, en la parte administrativa, seguir por el camino que vamos.

Lea también: Andrés Ricaurte, administrador de dificultades

¿Cuáles son esas cosas en las que no se ponen de acuerdo y en cuáles sí?

No digamos que no estamos de acuerdo. Es que a veces las cosas toman un poquito más de tiempo, a pesar de que la afición, la prensa y los principales accionistas quieren resultados inmediatos, lo cual no es tan sencillo. Entonces debemos entender que hay que tener un poco de paciencia. Es decir, no es que no estemos de acuerdo, sino que uno tiene más claro los tiempos que toman ciertos procesos.

¿Cuál es la situación financiera del América?

Estamos trabajando muy duro para tener un equipo en el que respetemos un presupuesto. De gestiones anteriores han quedado algunas deudas y lo que hemos hecho es no incrementarlas, empezar a ser más autosuficientes e ir reduciendo esos pasivos que se han quedado de antes. El hecho de vender jugadores y tener el estadio lleno nos permite tener un ingreso extra que nos lleva a recudir la deuda que viene desde atrás.

¿A cuánto asciende la deuda del América?

No ha incrementado. No me gusta ser tan positivo ni tan negativo, y no me gusta dar un número en cualquiera de los dos aspectos, pero estoy seguro de que en un par de años podremos ir llevándola a cero.

¿Qué proceso han hecho en el equipo femenino para tenerlo disputando la final de la Liga?

Estamos muy contentos porque se ha hecho un proceso en el equipo femenino y en el masculino, con base y con cantera, que viene trabajando desde el año pasado, y los resultados se están dando. Reflejo de eso es esta final con Independiente Medellín, que cuenta con Formas Íntimas como su equipo aliado. Tenemos la opción de ser campeones y además estamos en Copa Libertadores, junto al Atlético Huila y el mismo Medellín. Entonces. Da tranquilidad que se esté caminando por el camino indicado. (La historia de María José Rodríguez, la mejor en el Mundial de Bolos)

¿Cuál es su máximo objetivo con América?

No tengo un tope. Mi techo es lograr todos los objetivos posibles y alcanzarlos en la parte económica y en la deportiva.

¿Cómo va la escuela de fútbol que tiene en Bogotá?

Tenemos niños y niñas entre los tres y los 16 años. En principio, la idea no es sacarlos al profesionalismo, porque no es una academia de alto rendimiento. Eso no quiere decir que no haya talentos que puedan llegar allá, pero la meta es la formación integral como persona y como jugador. Realizamos un proceso de la mano de los padres de familia, quienes muchas veces sienten que, por estar jugando al fútbol, sus hijos descuidan la parte académica. Ayudamos al crecimiento del niño o de la niña en el aspecto educativo y formativo. Además, hace un par de años integramos el tenis, ya tenemos profesores especializados en ese deporte.

@SebasArenas10 ([email protected])

882117

2019-09-20T22:00:00-05:00

article

2019-09-20T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Sebastián Arenas

Fútbol colombiano

“En dos años, América podría estar sin deudas”: Ricardo “Gato” Pérez

80

8015

8095