Pedro Franco: entre sentimientos albiazules y escarlatas

El futbolista bogotano cumplió el sueño de jugar y salir campeón en Millonarios, el equipo del que es hincha. Hace un mes también celebró una estrella con América.

El expresidente de América, Ricardo “el Gato” Pérez (izq.), quien también jugó en Millonarios y América, y Pedro Franco.Gustavo Torrijos- El Espectador

Pedro Camilo Franco es de los pocos futbolistas que ha logrado hacer todo el proceso de divisiones menores con el club del que es hincha, debutar en primera división, anotar con su camiseta y ser partícipe de una tanda de penaltis que llevó a ese club a ser campeón después de 24 años de padecimiento. Es del pequeño porcentaje que ha experimentado esa sensación inexplicable al jugar en un estadio colmado que grita su nombre. “El sueño del pibe”, lo llaman en Argentina, por un tango escrito por Reinaldo Yiso.

Fue contra el Deportivo Independiente Medellín que Franco, con la camiseta de Millonarios, disputó la final de la Liga 2012-II, el 16 de diciembre. Fue contra ese equipo que las lágrimas albiazules volvieron a ser de felicidad en El Campín. Ese día se convirtió en ídolo y fue creada una barra con su nombre por ser el símbolo del sueño anhelado por la hinchada, que debió dejarlo ir al Besiktas de Turquía.

En medio de una cultura diferente, en la que cada día aprendió a comportarse, el defensor se enfocaba en continuar creciendo profesionalmente.

Le puede interesar: Así va el mercado de pases del fútbol colombiano

En Estambul, el técnico Senol Gunes le destruyó las ilusiones. El defensor bogotano casi no jugó, pero no se arrepiente de esa experiencia. “Fue muy enriquecedor vivir en esa cultura”, le contó a El Espectador el hombre que, en junio de 2016, tras un breve paso por San Lorenzo de Almagro de Argentina, retornó a su querido Millonarios. “Quiero volver a levantar un título aquí”, dijo Franco tras retornar al cuadro capitalino, con el que estuvo poco más de un año y participó de la victoria 3-0 sobre América, sin saber que más adelante también sería parte de la historia del club escarlata.

Luego de un regreso al balompié turco, al Boluspor, el cuadro caleño apareció en el sendero de Pedro Franco. “América es un club grande que tiene que estar en las primeras posiciones. Por eso vengo con las mejores intenciones para luchar por esta camiseta, con entrega en cada segundo que me toque jugar. Anhelo aportar mi granito de arena”, manifestó el año pasado cuando firmaba su contrato con la institución roja. Y aunque desde que está en ´La Mechita’ no ha logrado ser titular indiscutido, ese aporte al que se refirió en su llegada no ha faltado.

Franco ha cumplido con lo de trabajar con profesionalismo. En los entrenamientos las gotas de esfuerzo bajan por su rostro mientras aguarda por el siguiente ejercicio e intenta aprender más de la posición de mediocampista central, en la que ha sido utilizado en varias ocasiones. El jugador bogotano ha asumido su rol de entrar en los segundos tiempos de los partidos para ser un cerrojo defensivo, como sucedió en junio anterior en uno especial para él.

Millonarios y América se enfrentaban en El Campín por la última fecha de los cuadrangulares semifinales. Con una victoria, el conjunto albiazul aseguraba su cupo en la final del fútbol colombiano. Y todo parecía encaminado a ello, pues al comienzo del compromiso César Carrillo anotó para los locales. No obstante, el cuadro escarlata le dio vuelta con tantos de Jeison Medina y Carlos Sierra. En los últimos minutos ingresó Pedro Franco al campo del que tantos recuerdos acumula y contribuyó a asegurar la victoria americana, que dejó sin final a Millonarios.

Lea aquí: Las lágrimas de Adrián Ramos

“Si hace unos años me dicen que viviría eso, nunca lo hubiera imaginado, pero el fútbol le da a uno experiencias nuevas. Fue un partido de muchos sentimientos encontrados, pero lo más importante es poder dormir tranquilo sabiendo que en la posición que me toque debo dar lo mejor siempre y ser un gran profesional. Eso fue lo que traté de hacer”, expresó Franco sobre ese encuentro, en el que cada minuto fue preciado, en el que estuvo de nuevo frente a la barra que lleva su nombre y que, aunque rechazó su vinculación al América por la rivalidad entre los dos clubes, respetó su decisión y no dejó de existir.

Las ilusiones de Franco de volver a ser campeón en Colombia tampoco desaparecieron. Por el contrario, se multiplicaron bajo las órdenes de Alexandre Guimarães. El técnico brasileño no dejó de confiar en él para cerrar los partidos y lo hizo ingresar al gramado del Pascual Guerrero en la reciente final que América le ganó 2-0 al Júnior, lo cual significó la estrella 14 para el club escarlata y la segunda para un bogotano que este domingo no podrá estar en el comienzo del Torneo Espn (6:30 p.m.). América enfrenta a Millonarios, el equipo de camiseta azul, esa que Franco no sabe si volverá a cubrir su pecho.

“Siento algo muy especial por Millonarios, pero no sé cómo se dé mi futuro. Mi presente es América y tengo que darlo todo por esta institución, porque me encanta el fútbol, soy un profesional y donde quiera que esté siempre quiero competir de la mejor manera. Pero, repito, le tengo mucho cariño a Millonarios, por lo que ha representado en mi vida”.

@SebasArenas10

 
 

 

899347

2020-01-11T21:00:00-05:00

article

2020-01-11T21:00:02-05:00

[email protected]

none

Sebastián Arenas - @SebasArenas10

Fútbol colombiano

Pedro Franco: entre sentimientos albiazules y escarlatas

56

6005

6061