Santa Fe, por fuera de la fiesta de los ocho: estos son los clasificados de la Liga Águila

El conjunto cardenal no pudo ganar en casa y se quedó con las manos vacías este semestre. El beneficiado fue Atlético Bucaramanga que venció a América y estará en la pelea por el título.

Mauricio Alvarado

En cuatro días, a Santa Fe le faltó un gol para pelear por algo este semestre. Con el mismo resultado, 1-1, los cardenales quedaron con las manos vacías. Primero fue The Strongest que lo eliminó de la Copa Libertadores y, este sábado Alianza Petrolera le aguó la fiesta y lo dejó por fuera de la Liga Águila. Le bastaba con ganar los dos partidos de local pero fue incapaz. (Lea también: Continúan críticas a Dimayor, RCN y Win, por no transmitir el fútbol colombiano)

La otra cara de la moneda fue el Atlético Bucaramanga. Hizo la tarea. En su casa derrotó al América 1-0 y con la igualdad en El Campín, se metió a los cuartos de final del torneo. Con la derrota, el equipo escarlata también clasificó, pero su mayor preocupación es que termina el semestre en zona de descenso. (En imágenes, la eliminación de Santa Fe de la Liga Águila)

En los otros juegos de la jornada, Millonarios empató de visitante 1-1 frente al Cali y Jaguares venció 1-0 a Rionegro. Este domingo cerrarán la jornada Medellín ante Nacional, Tigres contra Huila y Pasto recibirá a Júnior.

De esta manera, Nacional, Medellín, Pasto, Millonarios, Jaguares, Cali, América y Bucaramanga, clasificaron en ese mismo orden y pelearan por la primera estrella del 2017. El sorteo de los cuartos de final se llevará a cabo después del clásico paisa a las 9:30 p.m. (Vea: ¿Por qué fracasaron los equipos colombianos en la Libertadores?)

La debacle cardenal

Santa Fe es el actual campeón del fútbol colombiano. Y si bien, su novena estrella llegó cuando ni propios ni extraños se lo esperaban. El título se lo mereció y por eso debía este 2017 mejorar las falencias e ir por los grandes objetivos que se trazó tanto en Libertadores como en Liga Águila.  

Los capitalinos basaban su fortaleza en la defensa. Dejaban que el rival propusiera y daban el golpe en el momento indicado. Un juego poco vistoso pero que fue efectivo. Por eso, llegaron nueve jugadores para este 2017. El primer reto fue la Superliga. Se la llevaron con la misma fórmula y ante un Medellín en construcción.

De los refuerzos, por nombre, se rescatan Johan Arango, Damir Ceter y el argentino Denis Stracqualursi. Todos jugadores ofensivos. La apuesta era clara: ser igual de fuertes tanto en defensa como en ataque.

Pero los partidos pasaban y la irregularidad era el común denominador en el juego cardenal. De los que llegaron, Arango era el único que marcaba la diferencia. Aunque su irresponsabilidad  y sus constantes problemas de indisciplina, hacían que rindiera cuando él quería. Por eso, el propio cuerpo técnico no lo tuvo en cuenta en partidos cruciales como el primer clásico ante Millonarios y en estos dos últimos juegos frente a The Strongest y Alianza Petrolera. 

A eso se le sumó el bajo rendimiento de los jugadores que quedaron campeones. Especialmente en la defensa. Costas no pudo conformar nunca la pareja de centrales. La lesión de William Tesillo fue clave. Y ni López, Urrego, Henao y Moya, pudieron mantener la única fortaleza que tenía Santa Fe.

La respuesta no está en un recambio de plantel. La solución siempre será refuerzos de verdad. Santa Fe tiene una base consolidada. Su columna vertebral está clara con Castellanos, Tesillo, Salazar, Gómez y Plata. Necesita con urgencia nombres de peso que acompañen a estos cuatro últimos. A partir de ahí, puede materializar la idea de juego de Costas. Quien, a propósito, debe continuar. Hay que tener memoria y es un técnico campeón. Aunque también se equivocó. Pues el entrenador del título de 2014 fue muy diferente al de hoy en día.

El “Pecoso” lo hizo una vez más

Fernando Castro llegó a la dirección técnica de Atlético Bucaramanga en marzo. El cuadro leopardo marchaba en la casilla 14 con ocho puntos. Consiguió 20 unidades, producto de 6 victorias, 2 empates y 3 derrotas. Se clasificó en la última fecha y volverá a pelear por un título en su extensa y exitosa carrera.

El mérito es doble. Pues agarró un plantel que no armó. E históricamente esa ha sido la excusa de casi todos los entrenadores cuando en la misma situación no consiguen los objetivos.

La clasificación la materializó haciéndose imbatible en condición de local. Desde su gestión está invicto y sólo cedió puntos en un partido. Esa seguirá siendo la clave para mantenerse con vida de ahora en adelante en la Liga Águila.

El “Pecoso” le encontró la vuelta a un plantel con 15 caras nuevas para este semestre. Apuntó a la experiencia de futbolistas como Yulián Anchico, Gabriel Gómez y Jhon Pajoy; quienes le agarraron la idea al entrenador, se la trasmitieron al resto de sus compañeros y la plasmaron dentro del terreno de juego.

Bucaramanga se verá las caras con uno de los cuatro mejores del torneo. Su rival saldrá de Nacional, Medellín, Pasto o Millonarios. Deberá seguir con la idea de hacerse fuerte de local y sacar ventaja, pues cerrará por fuera de casa. Sin embargo, desde ya fue una enorme campaña del “Pecoso” y sus muchachos. De ahora en adelante el reto para el técnico de 68 años será mantener el nivel, pues la gran debilidad de su carrera ha sido el desgaste de sus planteles después de estar al frente de una institución más de un semestre.

Así quedó la tabla de la Liga Águila-I 2017