28 Dec 2021 - 11:39 p. m.

Wílmar Roldán: “Los árbitros debemos combatir contra dos grandes enemigos”

El juez central más importante del país habló de la evolución del fútbol, pero sobre todo de su principal valor en el arbitraje: darle continuidad al juego y cuidar el espectáculo. Se vienen cambios.
Thomas Blanco

Thomas Blanco

Periodista Deportes
Ningún árbitro ha dirigido más partidos (89) que Roldán en la Libertadores.  / Mauricio Alvarado
Ningún árbitro ha dirigido más partidos (89) que Roldán en la Libertadores. / Mauricio Alvarado
Foto: Mauricio Alvarado

A Wílmar Roldán lo marcó una frase del escritor Eduardo Galeano cuando habló de los árbitros en su libro Cuentos del fútbol. “Los derrotados pierden por él y los victoriosos ganan a pesar de él”. Sabe que hay que convivir con esa nube de inconformismo, de fanatismos, de insultos a las madres y de tanta ignorancia también.

“La verdad es que los árbitros debemos combatir contra dos enemigos muy grandes: el desconocimiento parcial o total del reglamento de la gente y la pasión que genera este deporte. No puedes dejarte afectar, debes tener inteligencia emocional y saber que sí te vas a equivocar, pero que serán más los aciertos. En un partido triple A tomamos entre 350 y 400 decisiones, es muy factible que nos equivoquemos alguna vez”, dice el mejor árbitro del país, que se prepara para dirigir en Catar su tercer Mundial.

¿Su principal etiqueta y bandera? La continuidad del juego. Para Roldán, en períodos de popularidad de los “tiempos efectivos de juego”, los árbitros deben ser vehículos que traten de mantener en la medida de lo posible el ritmo de los partidos, no cortarlos. El cómo llegó a esa esencia tiene una respuesta sencilla.

Lea: Deportes Tolima: su estilo, “jugar bien” y hacer identidad

“Es que a mí me gusta el fútbol, soy un enamorado de este deporte desde niño. Me gustan los partidos dinámicos, con llegadas, con mucha intensidad, este es un deporte muy lindo. La idea que tengo es darle continuidad al juego para cuidar el espectáculo”.

Porque una de las principales directrices del suizo Massimo Busacca, jefe del Departamento de Desarrollo Arbitral de la FIFA, es que los árbitros consuman el juego, lo entiendan y, sobre todo, lo disfruten.

“Me gustan los equipos ofensivos, los que salen a proponer, los que hacen un gol y siguen buscando el arco rival, ese es el fútbol. De joven seguía la Liga italiana y ahora para nadie es un secreto que la Liga inglesa es la mejor. Son partidos agradables, se dedican a jugar fútbol, se olvidan del árbitro y salen a ganarlo. Me gusta el fútbol en todos los sentidos”.

Y así, en primera fila, ha vivido Wílmar Roldán los cambios de paradigmas tácticos dentro de la cancha en las últimas décadas. “El fútbol ha cambiado. Es más dinámico... con la desaparición de la figura del número 10, de las transiciones lentas de defensa ataque, el fútbol es mas rápido, más físico. Los jugadores deben ser atletas de élite. Y a mí, como árbitro, me ha tocado adaptarme a ese cambio para modificar mi forma de preparación física, atlética y hasta mental”.

Lea: Daniel Giraldo: un llegador y analista táctico de sí mismo

En 2020, sobre las oficinas de la FIFA y demás entes rectores del fútbol, circuló un tufillo que busca modificar el reglamento. En la era de los highlights, las nuevas generaciones no soportan 90 minutos de partido. Ese fue el principal argumento de Florentino Pérez para propulsar la fallida Superliga Europea, el mismo de la cabeza de la FIFA que quiere hacer los mundiales cada dos años. Porque la evolución, historia y hasta involución del fútbol podría leerse a punta de los timonazos y cambios en el reglamento.

“Antes el arquero podía coger el balón con la mano tras un pase de un compañero, el balón tenía que salir del área, ahora casi todos salen jugando desde el fondo. El fútbol ha ido evolucionando. Se está buscando que sea más vistoso, y las nuevas generaciones están pidiendo otras cosas. Todos los años se reúnen para ver cómo mejorar este deporte, ya es una tema de análisis de la International Board y la FIFA”.

Sobre la incursión del VAR, está seguro de que ha sido un acierto, de que es una herramienta que se debe mantener. “Vino a aportarles a nuestras decisiones, a partir del año que viene todos los partidos de la Liga colombiana tendrán VAR, y ese será un seguro que tendremos nosotros. Hay que adaptarse, todo buscando la justicia deportiva”.

Sabe que él ya está de salida, que le quedan un par de años, y confía en que el recambio generacional del arbitraje colombiano reposa en dos hombres: John Alexánder Ospina y John Alexánder Hinestroza. “Son el futuro del país a escala internacional”, dice quien este año se convirtió en el árbitro que más partidos ha dirigido (89) en la historia de la Copa Libertadores. “El fútbol va a cambiar”.

Recibe alertas desde Google News