El modelo Pékerman está en juego

“Bolillo” Gómez, el mundialista