Luis Daniel González, el jugador del Tolima que sobrevivió al terremoto de Cariaco

El 9 de julio de 1997, un sismo de magnitud 7,1 sacudió a esa población venezolana. El delantero de 28 años habló con El Espectador sobre el duro suceso.

González ha jugado 156 minutos en esta edición de la Copa Libertadores.Cortesía: Jorge Cuellar - El Nuevo Día

No sabe cuántos segundos fueron, quizá un par de minutos. Lo que sí recuerda Luis Daniel González es que estaba en el hospital Diego Carbonell de Cariaco, en el oriente de Venezuela, acompañando a su mamá a un control rutinario. También tiene presente la hora en la que la tierra empezó a crujir, el instante en el que las cosas cobraron vida propia. “Fue a las 3:23 p.m.”. El hoy jugador del DeportesTolima tenía siete años y ya era consciente de sí mismo, por lo que no olvida la angustia de su madre para contar a los suyos, el temor porque su hermano Tomás no aparecía, porque sabían que estaba en el liceo Raimundo Centeno, la estructura que sufrió mayores daños por el terremoto de magnitud 7,1. “Llegó todo cubierto de polvo. Menos mal alcanzó a salir”.

El miedo no era en vano, pues en ese lugar fallecieron la mayoría de las 71 víctimas del 9 de julio de 1997, porque fue allí donde las autoridades tuvieron que derribar fachadas, una tras otra, con el objetivo de recuperar los cuerpos, sin la esperanza de encontrar sobrevivientes. Ese día la familia González Cova fingió dormir en la casa de la abuela Josefina por el miedo a morir aplastados, pues hubo réplicas cada 10 minutos durante horas, y en medio de la penumbra apareció la lluvia para complementar un panorama lúgubre, de muerte y zozobra.

Luis también se acuerda de que durante toda la noche una vecina llamada Sandra lloró desconsolada por la pérdida de su hijo en el liceo (el cuerpo lo recuperaron a los tres días). Y como ella muchas personas se refugiaron en el llanto en medio de una población que ahora era puros escombros, y nadie festejó el estar con vida, ya que fue más duro el dolor de la tragedia, incluso de quienes por fortuna no perdieron a nadie cercano, pero que hicieron propio el tormento ajeno.

Han pasado 22 años y los ecos de una de las peores catástrofes en la historia de Venezuela están latentes para Luis Daniel, al igual que las horas en las que él y sus familiares se acostumbraron al miedo. Ese día, los sismógrafos de la región colapsaron por la brusquedad del movimiento y hubo un silencio que se hizo eterno antes de que el clamor colectivo se tomara lo que la naturaleza dejó de Cariaco. “El peor momento de mi vida, y eso que apenas era un niño”.

Después vinieron la tranquilidad y la rutina, y las reuniones donde la abuela en la misma casa que sirvió de refugio para apaciguar el desastre, y las escapadas con los primos a jugar fútbol en el estadio que tuvo que ser reconstruido porque todas las paredes se vinieron abajo. De igual manera los paseos a las Aguas de Moisés, un balneario con termales a unos cuantos minutos del pueblo. Y Luis Daniel empezó a jugar fútbol por Juan, un hermano mayor que también llegó al profesionalismo, el mismo que le enseñó la vehemencia que debía tener para disputar una pelota así su humanidad no fuera lo suficientemente grande para servir como escudo. Y perdió el miedo a entrar fuerte, a meter pierna, a chocar con niños más grandes que él. Y eso, sumado a su talento, llamó la atención de muchos.

Le puede interesar: Alberto Gamero y su exitoso método con el Tolima

Y aparecieron los torneos regionales y los buenos partidos, y los goles, y Luis Daniel fue llamado Cariaco por los narradores de la región. Y así se dio a conocer, así fue contratado por el club Trujillo, donde estaba su hermano Juan, pero no tuvo suerte, por un entrenador reaccionario y malgeniado con el que chocó varias veces siendo juvenil. “Mi hermano, que ya era titular indiscutible, se aburrió de la actitud del DT. Una mañana estaba de buen humor y a la otra no. Entonces renunció y me devolví con él para el pueblo. Era Rodrigo Piñón, hoy analista de video de la selección nacional de mayores”.

Con 20 años, y tras haber hecho procesos en divisiones menores, Luis Daniel debutó con el Caracas FC, el equipo más grande su país, y estuvo allí durante cinco temporadas. Luego vino su paso por Deportivo La Guaira, Mineros de Guayana y Monagas. Incluso, su buen nivel lo llevó a Estados Unidos, al FC Dallas, conjunto que dirigía en ese entonces el colombiano Óscar Pareja, estratega que no le dio muchas oportunidades (apenas tuvo ocho minutos en cancha). Por eso regresó a Venezuela, a Monagas, cuando la situación estaba más dura, en pleno año de la hiperinflación. “Por fortuna los futbolistas que están allá ganan en dólares y eso les permite tener una vida más digna. Sí, se consiguen víveres, pero son más costosos. La verdad, no sé cómo hace la gente que gana el mínimo. Ese sueldo apenas alcanza para un cartón de huevos”.

El año pasado, luego de una destacada participación en Copa Libertadores, Deportes Tolima lo buscó y en tres días de llamadas, de mensajes y de acordar cosas, se oficializó todo. “Me dijeron: hay una opción, después que ya era una realidad, viajé y se hizo el arreglo”. Luis Daniel vive con su esposa y su hijo en Ibagué y hace poco montó un negocio de comidas rápidas venezolanas, de patacones, pepitos, hamburguesas, entre otras cosas. “Todos los que trabajan ahí son de mi país. Un amigo es el chef, mis cuñados atienden y mi mujer es la que administra. Creo que es una forma de ayudar a mis compatriotas, de que tengan esperanza y continúen lejos de una nación que se cae a pedazos”, concluye Cariaco González.

@CamiloGAmaya

Correo: [email protected]

 

848296

2019-04-03T06:30:51-05:00

article

2019-04-03T06:30:51-05:00

[email protected]

none

Camilo Amaya

Copa Libertadores

Luis Daniel González, el jugador del Tolima que sobrevivió al terremoto de Cariaco

84

5912

5996