David Beckham, la piedra en el zapato de Carlos Queiroz en el Real Madrid

El entrenador portugués, sucesor de José Pékerman en la selección colombiana, no tuvo un buen paso por el cuadro merengue. ¿Qué le pasó?

futbolprimera.es

Si hay un capítulo empañado en la carrera de Carlos Queiroz, nuevo técnico de la selección colombiana, es el año que estuvo en el club más poderoso del planeta: el Real Madrid. 

En la temporada 2003-2004, el portugués se dejó seducir por los tentáculos de Florentino Pérez, presidente del equipo blanco, y se aventuró al reto más importante de su carrera en una plantilla con jugadores de la talla de Casillas, Roberto Carlos, Figo, Zidane, Beckham, Raúl y Ronaldo; el recordado Madrid de "Los Galácticos". 

Queiroz se despidió con apenas un título: la Supercopa de España, que es más herencia y mérito del su antecesor, Vicente del Bosque, que de él. Perdió la final de la Copa del Rey ante Zaragoza, se despidió de la Champions League en cuartos de final luego de ser eliminado por ese Mónaco de Fernando Morientes y Ludovic Giuly, y en la liga española perdió el control del vestuario.

En la liga española fueron campeones de invierno, pero al final de temporada perdieron los últimos cinco partidos y terminaron en la cuarta casilla. Una bomba de tiempo que se detonó a final de temporada.

David Beckham, quien también llegó para esa campaña, hacía lo que quería. Viajaba a cumplir con sus compromisos publicitarios y de modelaje; desautorizaba a Queiroz. Un acto de rebeldía que hizo que los demás perdieran la credibilidad en su entrenador. El portugués nunca pudo administrar los egos del vestuario, sobre todo del inglés. 

(Lea también: Así es Carlos Queiroz, según Alex Ferguson)

Luego, Queiroz regresó a ser el asistente técnico de Sir Alex Fergusson en el Manchester United, quien dijo que el portugués "era el único verdadero candidato de la casa para el puesto de técnico. Por desgracia, arruinó la posibilidad de serlo porque se fue dos veces del club: una al Real Madrid y otra a la selección portuguesa”.

Sergio Ramos, actual capitán del Real Madrid, lo resumió hace poco en una rueda de prensa. Para dirigir al equipo merengue no se necesita ser un genio de la táctica, se necesita ser un líder que sepa manejar los egos del camerino. Algo que explicaría el éxito del técnico tricampeón de Champions League, Zinedine Zidane. 

Tal vez, esa es una de las explicaciones del porqué el nuevo DT de la selección colombiana es tan fiel al orden, la disciplina y la mano dura. Comportamientos que le vendrán bien a los jugadores. 

Lea: Carlos Queiroz: "Espero cuidar el legado que dejó José Pékerman"