Gordon Banks y sus recuerdos del título mundial de 1966

Levantó el más importante de los trofeos del fútbol en su natal Inglaterra. Además, en México 70, le realizó una atajada histórica a Pelé.

Gordon Banks, arquero de la selección de Inglaterra campeona del Mundial de 1966.AFP

Gordon Banks es el artífice de la que, quizá, es la mejor atajada en la historia de los mundiales. En México 1970 le detuvo un potente cabezazo a un tal Edson Arantes do Nascimento, mejor conocido como “Pelé”. Cuatro años antes, en su país, el inglés levantó el más preciado de los trofeos de la pelota: la Copa del Mundo. Fue campeón tras vencer en la final de 1966, en Wembley, a Alemania, pese a encajar ese 30 de julio dos anotaciones. (Maradona, Forlán, Puyol y Cafu, entre las figuras ayudantes en sorteo del Mundial)

Poco más de medio siglo después, el que fuera arquero de Leicester y Stoke City se prepara para ser uno de los que decida la hoja de ruta de la próxima cita mundialista. Banks participará en el sorteo del Mundial de Rusia 2018, el 1 de diciembre, en Moscú. Ejercerá de ayudante de Gary Lineker, junto a otras leyendas como Diego Maradona, Diego Forlán, Carles Puyol, Cafú, Fabio Cannavaro y Laurent Blanc.

Sobre el significado de participar en el sorteo de la venidera máxima cita del fútbol, Banks dijo en una entrevista con Fifa.com: “Es un honor que me hayan ofrecido ser mano inocente de este sorteo. Me hace muchísima ilusión. Nunca olvidaré la sensación de ser campeón del mundo, y sé lo mucho que significa este torneo para los ingleses, tanto para los que vivieron nuestro triunfo como para los que nacieron posteriormente, ¡porque no hemos vuelto a ganarlo!”.

El histórico portero respondió así cuando le preguntaron sobre los rivales que prefiere para la selección de Inglaterra: “Después de ver el partido entre Inglaterra y Brasil, una de las selecciones favoritas, creo que no hay ninguno. En mi opinión, es irrelevante. Te toque quien te toque, y esté considerado o no un rival difícil, siempre has de sacar un buen resultado. Si quieres llegar lejos, tarde o temprano tienes que enfrentarte a los mejores, así que es algo que debes asumir. Tienes que salir a la cancha y decir: ‘Venga, juguemos lo mejor que sabemos y confiemos en pasar de ronda’”.

No pudo evitar recordar lo que fue la conquista del 66 mencionando: “Sólo habíamos perdido uno de los últimos 21 partidos de camino al Mundial. Aun así, no pensábamos que íbamos a ganar cada encuentro. Jugamos cada partido como si fuera nuestra primera vez con la camiseta de Inglaterra. Había que estar muy bien preparado psicológicamente. ¡Y, por suerte, la jugada nos salió redonda!”.

“Teníamos al público de nuestro lado, lo cual siempre es bueno, pero también sabíamos que debíamos jugar bien y ganar el partido. La tensión dentro del vestuario y en el túnel mientras esperábamos para salir era enorme. Únicamente desapareció al sonar el pitido inicial. A partir de ese momento, te concentras sólo en lo que debes hacer”, agregó el hombre que también atajó en el balompié de Irlanda y Estados Unidos.

Frente al buen desempeño de Inglaterra en las categorías juveniles, aseguró: “Los muchachos lo han hecho muy bien, ha sido sensacional. Aún no me creo que hayan ganado esos torneos (Mundial sub-17 y sub-20). Estos triunfos demuestran que los chavales tienen mimbres para hacerlo bien, aunque el camino hasta la cima es muy largo. Con todo, no hay motivos para pensar que no puedan llegar. (El seleccionador Gareth Southgate) convocó a algunos de ellos para jugar contra Brasil y lo hicieron bastante bien, así que las perspectivas no son malas”.

Finalmente, Gordon Banks, nombre preponderante en la historia de los mundiales, reveló que le “gustaba ser jugador de campo en los partidillos de cinco contra cinco. Me encantaba. Siempre decía: ‘¡Que se ponga otro de portero!’. Nunca tuve problemas con el balón en los pies. Es más, ¡no definía nada mal!”.