Jackson Martínez fue presentado oficialmente como jugador del Portimonense

El delantero chocoano aseguró este miércoles en una rueda de prensa que espera volver a competir y sentirse de nuevo jugador de fútbol.

El delantero Jackson Martínez lleva casi dos años sin poder jugar con regularidad.Tomada de Facebook Portimonense

El 2017 fue quizá el peor año para Jackson Martínez. Una lesión en el tobillo lo alejo del fútbol. El regreso fue largo, complicado y con varios traspiés. Sin embargo, este miércoles el chocoano fue presentando de manera oficial como nuevo jugador del Portimonense. Un equipo que es el último de la liga de Portugal (en cuatro juegos tan solo ha sumado una unidad y tiene una diferencia de gol de menos cinco), pero fue el que, después de dos años de lesiones y recuperación, le dio de nuevo la oportunidad al delantero de volver a competir en una liga profesional. Martínez en su primer paso por el fútbo luso con el Porto llegó a marcar más de 90 goles.

"Mi objetivo es volver a competir. Quiero volver a sentirme jugador de fútbol. En el futuro no sabemos lo que va a pasar, pero tengo el deseo de estar en el campo lo más pronto posible para competir”, señaló Martínez durante la rueda de prensa en la ciudad de Portimao.

Igualmente, a su llegada a Portugal fue entrevistado por la cadena Sport TV en la que confirmó que se encuentra en plenas condiciones, al igual que “lo primero que quiero es jugar. Estoy contento de tener una nueva oportunidad y estoy en total disposición del entrenador (Antonio Folha) cuando él lo requiera”. (Lea aquí: Jackson Martínez: “Extraño demasiado el fútbol”)

Su último club, el chino Guangzhou Evergrande, pagó 42 millones de euros por el delantero colombiano, quien estaba llamado a ser una de las estrellas de esta liga. En su momento, fue una transacción inesperada, porque a inicios de la temporada 2015/16 había llegado al Atlético de Madrid después de tres campañas con el Porto en las que marcó 94 goles. El colombiano parecía ser el refuerzo necesario para el equipo colchonero por su olfato goleador. Sin embargo, en los seis meses que estuvo solo marcó tres goles.

Jackson nunca pudo adaptarse al fútbol español, le costó mucho. En China parecía iba a tener un nuevo aire para volver a ser ese goleador que se había destacado en Colombia, México y Portugal. Pero la condición en la que llegó no fue la mejor. Todo empezó a cambiar desde el encuentro entre Chile y Colombia en Santiago por la tercera fecha de las eliminatorias a Rusia 2018 (noviembre de 2015), en el que salió por una torcedura de tobillo. El dictamen médico: esguince. Desde entonces nunca volvió a ser el mismo. En abril de 2016 recayó en la lesión en un partido del Guangzhou frente al Henan Jianye. Desde entonces se intervino en dos ocasiones y sus sesiones de entrenamiento pasaron a estar enfocadas por poder volver a jugar fútbol.

A inicios de 2018, cuando estuvo algunos días en Medellín, declaró que “la verdad se extraña demasiado el fútbol, pero ya ha pasado lo largo. Espero que falte lo poco”. Después de siete meses Jackson está de nuevo ante las cámaras como un jugador que busca su propia revancha.