La FIFA abrió una investigación por el escándalo de reventa de boletas de la Eliminatoria

En el caso está vinculada la Federación Colombiana de Fútbol junto a las empresas de boletería Ticket Shop y Ticket ya. 

Tomada de Twitter.

Llegó a los escritorios de la FIFA. El ente rector del fútbol mundial ya tiene el expediente del caso del escándalo por la reventa de boletas en las Eliminatorias de Rusia 2018, en el que está vinculada la Federación Colombiana de Fútbol junto a las empresas de boletería Ticket Shop y Ticket ya. 

Así lo confirmó, Maria Claudia Rojas, presidente del Comité de Ética de la FIFA, en diálogo con el Diario Marca. "La FIFA abrió una investigación preliminar sobre la trama. Ahora, el Comité tendrá que tomar una decisión. Si se comprueba el vínculo, se proseguirá a una siguiente instancia sobre el caso. De lo contrario, se cerrará el expediente", apuntó. (Lea: Federación Colombiana de Fútbol responde acusaciones por reventa de boletas)

No obstante, la caleña, debido a su nacionalidad colombiana y vínculos con algunos miembros de la Federación Colombiana de Fútbol, se declaró impedida para el caso. 

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) resolvió el pasado 30 de julio abrir una investigación y formular pliego de cargos contra la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), dos empresas y 18 personas naturales por la forma como fue adjudicado y ejecutado el contrato para la venta de las boletas de los partidos de la selección durante los partidos clasificatorios al pasado Mundial. (Tecnoglass estaría detrás de reventa de boletas de eliminatorias de Rusia 2018)

Las empresas vinculadas al proceso son Ticket Shop y Ticket Ya y entre las personas se encuentran miembros del comité ejecutivo de la FCF como Ramón Jesurún, Álvaro González, Jorge Perdomo, Alejandro Hernández Hernández, Claudio Cogollo, Elkin Arce y Luis Bedoya (exmiembro del órgano, involucrado en el escándalo de corrupción conocido como Fifa Gate). Otros de los involucrados en el caso son cercanos o hacen parte de Ticket Ya, como Elías Yamhure Daccarett y Rodrigo Rendón Cano.

En pocas palabras, la SIC argumenta que hubo una suerte de confabulación entre las tres partes (Ticket Shop, Ticket Ya y la FCF) para entregar el contrato de venta de la boletería cuando los propios análisis de la Federación (así como de un tercero) daban como ganador del proceso a otra empresa (Primera Fila). Así mismo, la Superintendencia asegura que las empresas recibieron información privilegiada antes de la apertura del proceso, pudieron enmendar su propuesta económica incluso después del cierre del proceso y, en suma, era imposible que llevaran a buen término el contrato, dentro de los parámetros de la ley. 

Hay que recordar que, por estos hechos, la SIC dio la orden de que para el partido Colombia-Paraguay (octubre 2017) el operador de la venta de boletas fuera cambiado (proceso que quedó en manos de Tuboleta). La orden fue impartida luego de que se denunciara que se estaban revendiendo boletas para los juegos de la Selección en Barranquilla.

En su largo expediente, la Superintendencia cuestiona duramente a la Federación por, al menos, seis irregularidades antes de la firma del contrato, durante su ejecución y en sus labores de vigilancia posteriores. 

En este punto hay que entender dos cosas. El proceso para escoger el operador de la boletería tenía dos modalidades: una en la que la empresa compra toda la boletería y le ofrece un dinero fijo a la Federación y otra en la que se manejan porcentajes de venta y ganancias, dependiendo de cuántas boletas se vendieran para los partidos.