Publicidad
30 Mar 2022 - 4:05 a. m.

El fútbol colombiano y la crónica de una eliminación anunciada

La selección ganó 1-0 en Venezuela, pero terminó sexta en la tabla y no jugará el Mundial de Catar. Periodistas y aficionados exigen renovación en nuestro balompié, pero eso depende exclusivamente de los dirigentes, quienes le siguen apostando al continuismo. Panorama oscuro rumbo a 2026.
Luis Díaz, la figura de la selección de Colombia en los últimos tiempos, consuela a James Rodríguez (der.), tras la eliminación del Mundial de Catar. / EFE
Luis Díaz, la figura de la selección de Colombia en los últimos tiempos, consuela a James Rodríguez (der.), tras la eliminación del Mundial de Catar. / EFE
Foto: EFE - Rayner Peña

Es oficial, Colombia no jugará el Mundial de Catar 2022. Este martes se apagó la última luz de esperanza que tenía la selección de llegar al menos al repechaje intercontinental, que disputará Perú el 14 de junio, ante el ganador del duelo entre Australia o Emiratos Árabes Unidos.

Entérese de toda la actualidad deportiva en El Espectador

Apenas cuatro minutos duró la ilusión del milagro. Colombia debía ganarle a Venezuela en Puerto Ordaz y esperar a que el combinado inca no superara a Paraguay en Lima. Pero desde muy temprano el equipo de Ricardo Gareca se puso en ventaja gracias a un gol de Gianluca Lapadula. Antes de que terminara el primer tiempo, Josimar Yotún aumentó la cuenta y selló la victoria y la eliminatoria.

Brasil, que venció 4-0 a Bolivia en La Paz; Argentina, que empató 1-1 con Ecuador en Quito; Uruguay, que se impuso 2-0 en Chile, y Ecuador ocuparon las cuatro primeras posiciones de la tabla. Perú, con 24 puntos, quedó quinto, y Colombia, con 23, sexto.

De nada sirvió la victoria 1-0 ante el combinado patriota, con anotación de penalti de James Rodríguez, antes del entretiempo. Del partido poco que decir, excepto que fue la misma Colombia de los últimos tiempos, un equipo confundido, sin fútbol e identidad, con bajo nivel de sus individualidades y escaso sentido colectivo. Tal vez ganas, entrega, pero poco temperamento y jerarquía.

Descoloridos: Colombia quedó fuera del Mundial de Catar 2022

Después de dos clasificaciones consecutivas, a Brasil 2014 y Rusia 2018, los aficionados colombianos tendrán que hacerles fuerza a otros equipos, pues el suyo, lleno de figuras, no fue capaz de conseguir uno de los cuatro cupos directos a la Copa Mundo o al menos la posibilidad de ir a la repesca. La misma circunstancia de vivieron en las citas a Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. La diferencia es que mientras en esa década el equipo nacional no contaba con grandes estrellas del balompié internacional, esta generación es probablemente la más talentosa de la historia. Morimos de hambre, con la nevera llena.

Pero la eliminación es justa, consecuencia de una larga cadena de errores durante los últimos cuatro años. Tras una digna presentación en Rusia, el comité ejecutivo de Colfútbol determinó no prolongar el contrato del técnico argentino José Pékerman.

Casi seis meses después contrató al portugués Carlos Queiroz, quien dirigió la Copa América de 2019 y comenzó el camino a Catar. Pero al primer inconveniente se fue. Luego de dos derrotas, ante Uruguay en Barranquilla y Ecuador en Quito, acordó con los dirigentes su salida. Asumió la culpa de esas caídas mientras el grupo de jugadores, también responsables, salió impune.

Llegó Reinaldo Rueda a reemplazarlo, tras una complicada negociación con la selección chilena, a la que dirigía. Pero, aunque ganó el partido de su estreno, el estratega vallecaucano no logró levantar el nivel futbolístico y anímico del plantel. Él mismo no encontró un estilo y jamás acertó en planteamientos y variantes.

Reinaldo Rueda: “Es una pena por el fútbol colombiano”

Sin enamorar, Colombia logró el tercer puesto en la Copa América 2021, pero en la eliminatoria se fue al piso. Rueda dirigió 14 partidos, con un saldo de cuatro victorias, siete empates y tres derrotas. Su equipo nunca jugó realmente bien y hasta completó una vergonzosa racha de 685 minutos, más de siete partidos, sin anotar gol. Aun así, la irregularidad de los rivales le permitió llegar viva a la última fecha, pero dependiendo de otro resultado, que, como otras veces, no se dio.

Rueda, Queiroz y sus colaboradores, todos culpables al lado del grupo de jugadores y dirigentes, hicieron historia. Los dos eliminaron dos selecciones rumbo a Catar, pues el colombiano, que dejará su cargo, estuvo antes en la de Chile y el portugués terminó con la de Egipto.

¿Y ahora qué?

Como ocurre siempre que hay un fracaso deportivo, periodistas y aficionados exigen cambios. Evidentemente en el fútbol colombiano hay mucho por corregir. Pero está exclusivamente en manos de los dirigentes propiciar esa renovación y ellos no están dispuestos a permitirla. De hecho, hace apenas dos semanas los presidentes de los clubes profesionales afiliados a la Dimayor y los de las ligas aficionadas departamentales reunidas en la Difútbol reeligieron a los miembros de la junta directiva de Colfútbol, liderada por Ramón Jesurún, Álvaro González Alzate y Fernando Jaramillo. Continuismo, más de lo mismo.

Ya hay 27 selecciones clasificadas para Catar 2022

Mientras no aparezcan dirigentes con ideas y hábitos diferentes, que antepongan los intereses colectivos sobre los particulares y se acostumbren a respaldar procesos a mediano y largo plazo para consolidar las categorías de base, seguiremos dependiendo del talento de los futbolistas, sus estados de ánimo y su empatía con los entrenadores.

Por fortuna la FIFA, en su ánimo por expandir su negocio, determinó hacer un Mundial con 48 selecciones en 2026, casi el 25 % de las que hay en el planeta. Así, Conmebol tendrá seis cupos directos y uno a repechaje para la cita en México, Canadá y Estados Unidos. De 10 equipos, solamente tres se quedarán con las manos vacías, lo que le dará mayores opciones a la tricolor.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.