Publicidad
13 Sep 2022 - 3:27 p. m.

Treinta años de la llegada de Diego Armando Maradona al Sevilla

Tras salir de Nápoles por la puerta de atrás, la leyenda del fútbol mundial tomó un segundo aire en el futbol español. Su paso por el equipo andaluz fue mediático pero nada rentable.
Maradona, en su presentación oficial con el equipo español.
Maradona, en su presentación oficial con el equipo español.
Foto: Sevilla FC

El argentino Diego Armando Maradona, considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos, llegó un 13 de septiembre de 1992 al aeropuerto de San Pablo de Sevilla, una ciudad en la que el mito fallecido hace casi dos años, el 25 de noviembre de 2020, hizo historia para lo bueno y para lo malo.

La web del Sevilla recuerda la efemérides de la llegada del mito bonaerense con una doble fotografía, bajando las escalerillas del avión con un traje de los suyos y gafas oscuras y vestido con la camiseta del equipo, bajo la que destaca que “hace 30 años, Diego Armando Maradona aterrizaba en Sevilla y pasaba a formar parte de la historia” del club.

Era un Sevilla comandado por su compatriota Carlos Salvador Bilardo y en él, Maradona tuvo una estancia procelosa de un año que comenzó el 4 de octubre de 1992, cuando el astro disputó en Bilbao su primer partido oficial con la camiseta sevillista: aquella tarde su equipo perdió 2-1 frente al Athletic Club en el antiguo San Mamés.

Le puede interesar: Falleció Efraín ‘Zipa’ Forero, leyenda del ciclismo colombiano

Después de más un año suspendido por dopaje por la FIFA, era el regreso a la Liga española de Maradona, que de inmediato se convirtió en el centro de todas las miradas, una década después de su estancia de dos años en Barcelona (1982-84) y tras su paso triunfal por Italia, donde estuvo siete años y fue el líder indiscutible de un Nápoles (1984-1991) al que hizo campeón del ‘Calcio’.

El 22 de septiembre, el Sevilla había cerrado el fichaje del excapitán de la Albiceleste, por quien pagó al Nápoles 750 millones de pesetas de la época -algo más de 4,5 millones de euros- al cabo de unas largas negociaciones que necesitaron incluso la mediación de la FIFA.

Desde ese septiembre, Maradona residía junto a su mujer e hijas, y acompañado por un séquito de una veintena de personas, en un hotel situado en la localidad de Benacazón, a unos 25 kilómetros de Sevilla, a la espera de que el entonces presidente napolitano, Corrado Ferlaino, diera su beneplácito al traspaso.

También puede leer: Óscar Estupiñán fue elegido mejor jugador de agosto en la segunda división inglesa

Nada más concretarse su fichaje, la compañía mercantil que dirigía su agente, Marcos Franchi, organizó un amistoso en el Ramón Sánchez Pizjuán frente al Bayern de Múnich y el plantel sevillista también aprovecharía los parones durante la temporada para realizar lucrativas giras por Turquía y Argentina.

El debut oficial, sin embargo, fue en aquella quinta jornada liguera en ‘La Catedral’, donde Maradona participó en el gol sevillista al lanzar un libre directo repelido dificultosamente por el portero Valencia, cuyo rechace aprovechó Marcos Martín de la Fuente para marcar el 0-1.

El astro argentino, que fue vigilado en San Mamés mediante contundentes marcajes individuales primero de Tabuenka y luego de Lakabeg, fue suplido por Cortijo en el minuto 71, cuando el Sevilla aún conservaba un resultado favorable al que dieron la vuelta los tantos de Luke y Ziganda.

Le recomendamos: Santiago Arias, entre los rumores que lo acercan al Manchester United y la inactividad

Diego Armando Maradona, que pocos días después cumplió 32 años, permaneció una sola campaña en el Sevilla, a las órdenes de su compatriota Carlos Salvador Bilardo, el entrenador que lo condujo hasta el título mundial en 1986.

Disputó 29 partidos oficiales y marcó 8 goles en una temporada en la que alternó luces y sombras, unos altibajos deportivos que eran reflejo de su vida fuera del campo.

El Sevilla concluyó aquella campaña en una decepcionante séptima plaza, que ni siquiera lo clasificó para una competición europea, y fue eliminado en los octavos de final de la Copa del Rey, a pesar de contar con un plantel plagado de internacionales como el argentino Diego Pablo Simeone, el croata Davor Suker o los mundialistas con España Manolo Jiménez y Rafa Paz.

El rendimiento de Maradona fue mediocre: se negó a disputar la última jornada tras un desencuentro con Bilardo, su gran valedor, la semana anterior y no participó ni en la mitad de los entrenamientos del plantel.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo último en deportes?: Todo lo que debe saber del deporte mundial está en El Espectador

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.