El fútbol se fue de Bogotá

Ayron del Valle y Enzo Gutiérrez marcaron para los azules. William Tesillo descontó para los rojos.

La noche de este domingo, los jugadores de Millonarios salieron victoriosos del estadio Metropolitano de Techo.    / Jonathan Ramos
La noche de este domingo, los jugadores de Millonarios salieron victoriosos del estadio Metropolitano de Techo. / Jonathan Ramos

Qué gran diferencia hay entre los clásicos de Medellín y Bogotá. En la capital antioqueña el estadio Atanasio Girardot se quedó pequeño para acoger a tanta gente y en la capital no se llena ni siquiera Techo, en donde se jugó la noche del domingo el duelo de la décima fecha de la Liga Águila, porque se está renovando la gramilla de El Campín. Allá hay espectáculo en las tribunas y en la cancha. Por acá pocas emociones en un lado y en el otro.

Nacional le ganó 1-0 al Medellín, en un partido en el que las figuras fueron los arqueros Franco Armani y David González. Millonarios venció 2-1 a Santa Fe y ningún jugador se destacó, ni siquiera en el equipo ganador.

Los dos clubes paisas tienen claro su estilo y con las herramientas que tienen son fieles a él. Los dos bogotanos juegan a lo que salga y no se cansan de experimentar. En el banquillo azul se estrenó este domingo el técnico argentino Diego Cocca, que “innovó” utilizando cuatro delanteros en la formación titular.

Santa Fe, como lo pedía la hinchada, le delegó la responsabilidad de la creación al juvenil Kevin Salazar, quien evidenció que todavía está biche. A los cardenales se les acabaron las ideas hace rato, desde que Ómar Pérez comenzó a evidenciar problemas físicos.

Y al igual que le pasó en la final de la Recopa Suramericana ante River, Santa Fe terminó corriendo y metiendo, con mucha dignidad, pero sin fútbol. Y Millonarios no fue más. De hecho, propuso menos, pero se encontró con un inocente penalti a favor en el primer tiempo y un “gol de otro partido” en el segundo.

La etapa inicial fue, probablemente, la más discreta de los clásicos capitalinos de los últimos años. Apenas hubo tres remates a los arcos. Dos de Santa Fe, con Kevin Salazar y Ánderson Plata, y uno de Millonarios, el innecesario penalti que provocó Yulián Anchico, por un infantil empujón sobre Enzo Gutiérrez, que transformó en gol Ayron del Valle.

En el complemento hubo un poquito más de emociones. El argentino Gutiérrez aumentó la cuenta para los azules con un buen remate desde afuera del área y Santa Fe tiró los restos. Descontó por intermedio de William Tesillo a los 85 minutos y pudo empatar con un penalti que no sancionó el árbitro Andrés Rojas, en tiempo de reposición.

El Santa Fe campeón continental, que sigue viviendo de los ahorros de campañas ya lejanas (2014 y 2015) completó siete partidos sin ganarle a un Millos que en la cancha no puede esconder el desorden deportivo, administrativo y financiero que afronta de tiempo atrás.

Hace rato que el fútbol es el gran ausente en Bogotá, parece que todo, todito, se hubiera ido para Medellín.