La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 2 horas

Atlético-Real Madrid: del derbi de San Siro al del Calderón

Así han cambiado ambos equipos desde que se enfrentasen por última vez en la final de Champions.

James Rodríguez durante un derbi contra el Atlético de Madrid. Foto: AFP

Han pasado 174 días desde que Atlético y Real Madrid se enfrentasen el 28 de mayo en el estadio de San Siro en la final de la Liga de Campeones. Desde entonces ambos equipos se han transformado de modo dispar, lo que presagia un encuentro dificilmente comparable al disputado en Milan. Mientras que las pequeñas diferencias en el equipo de Zinedine Zidane se centran en la disposición sobre el campo de los mismos jugadores a los que recurrió entonces el francés, las sucesión de lesiones han obligado al técnico del Madrid ha modificar regularmente la composición de ese once. En el caso de Diego Simeone, la confección de su actual plantilla ha llevado al técnico argentino a disponer una configuración táctica diferente a la utilizada durante la temporada 2015-2016.

Real Madrid

En los 16 partidos que han disputado los blancos hasta el momento, tan solo en tres ocasiones han evitado encajar un gol. La última ocasión tuvo lugar en la última jornada de Liga ante el Leganés (3-0), dos meses después de hacerlo frente al Espanyol en Cornellá (0-2), y tres después del primer encuentro ante la Real Sociedad en Anoeta (0-3). El balance de goles en contra hasta el duelo con el Leganés era de 14 tantos en 10 partidos, una media 1,4 por encuentro. Además, no lograba dejar su portería a cero en el Santiago Bernabéu desde el 4 de mayo en las semifinales de Champions ante el Manchester City. Las dubitativas intervenciones de Keylor Navas ante el Borussia Dortmund (falló en el segundo gol de los alemanes) y el Eibar (no estuvo acertado en el remate de Fran Rico) tampoco han contribuido a que el equipo transmita una gran seguridad defensiva.

Cristiano Ronaldo remató la temporada pasada anotando el tanto definitivo en la tanda de penaltis que le otorgó la Undécima a su equipo. Durante la máxima competición europea marcó 16 goles y se  adjudicó el trofeo pichichi por quinta vez. En Liga logró 35 dianas y se quedó solo cinco de la marca de Luis Suárez. Esta temporada los números no acompañan al portugués, que acumula tan solo siete tantos en 12 partidos, y suma cinco encuentros consecutivos sin marcar en el Bernabéu (Villarreal, Eibar, Legia de Varsovia, Athletic y Leganés). Sin embargo, el portugués acumula 15 tantos en los 25 partidos en los que se ha enfrentado al Atlético.

Sin embargo, si hay una noticia positiva para el Madrid esta temporada es la consolidación en el equipo de Gareth Bale. El galés es junto a Cristiano Ronaldo el máximo goleador del equipo, y ha resultado determinante en los momentos de ausencia del portugués. Junto a Morata (seis dianas) ha ejercido como el mejor revulsivo, y tras firmar su renovación hasta 2022, el club ha visto recompensado su millonario desembolso con un rendimiento progresivo.

Atlético

Que el Atlético desde la llegada de Simeone ha adquirido una serie de comportamientos absolutamente reconocibles es tan cierto como que su deseempeño actual sobre el campo dista del ofrecido la temporada pasada. Más allá del asentamiento en el once titular de jugadores entonces recién llegados como Yannick Carrasco, o la participación más habitual de Correa, la composición de la plantilla rojiblanca para esta temporada refleja una nueva idea de juego. La incorporación de jugadores puramente ofensivos como Gameiro y Nico Gaitán y la reubicación de Koke en el centro del campo han convertido al Atlético en un equipo mucho más interesado en el control del balón y con mayor presencia ofensiva que hace una temporada.

Con este nuevo sistema el Atlético tiene más la pelota que su versión anterior, 53% de media por el 48% del curso pasado; remata más: 16 disparos por 12; y mejor: 5,7 a portería por 4,8. "Me río cuando escucho que somos ofensivo y jugamos mejor", aseguró Simeone en rueda de prensa esta temporada. La entrada de Kevin Gameiro en ataque y su conjunción con Antoine Griezmann han aumentado la velocidad de juego del Atlético, y le han convertido en un equipo todavía más peligroso al contragolpe. Algo a lo que contribuye también la presencia de Carrasco en la banda izquierda y su capacidad para trasladar la pelota de un campo a otro.

La única parcela en la que no se han realizado cambio, ni nominales ni posicionales, es en la defensa. Juanfran, Godín, Savic y Filipe Luis formaron la zaga en la final de Milán y volverán a hacerlo en el derbi. Oblak continúa siendo uno de los porteros menos goleados del campeonato (ocho tantos recibidos) y un seguro para Simeone.

Con todos estos condicionantes el derbi madrileño se antoja a priori diferente al que tuvo lugar en Milan con un trofeo de por medio. Solo falta comprobar qué cambios conducen al éxito.