Las cabezas que han rodado por fracasos en la Copa América

Dunga y Ramón Díaz dejaron su cargo en Brasil y Paraguay, respectivamente, debido a quedar fuera del certamen en primera ronda.

Dunga dejó la selección de Brasil. Foto: AFP

El entrenador brasileño Dunga y el de Paraguay, el argentino Ramón Díaz, no pasaron de la primera ronda de la Copa América Centenario y terminaron por caer al abismo con sus resonantes fracasos. Si el 'Pelado' Díaz llegó a la Copa América muy cerca de subir al cadalso, Dunga directamente estaba con la soga al cuello y terminó ahorcado tras la eliminación de Brasil en primera fase del torneo continental, un estrepitoso traspie que se suma a otros fracasos en los últimos años.

En la Copa América Centenario, Brasil cosechó un deslucido empate sin goles ante Ecuador, aplicó una goleada por 7-1 al modesto Haití, y cayó por 1-0 ante Perú en el partido que selló su suerte. Es decir, solo le pudo anotar a una muy débil selección caribeña. Tras ser eliminado por Perú, Dunga pidió paciencia y citó como ejemplo que Alemania demoró 14 años en reorganizar a la ahora selección campeona mundial. "Alemania pasó por un proceso de reorganización que duró 14 años. Nosotros estamos en el segundo año. Las soluciones inmediatas no existen. Es necesario tener paciencia", dijo tras la eliminación.

Tras la humillante eliminación en semifinales por un lapidario 7-1 ante Alemania en su Mundial-2014, Dunga asumió en lugar de 'Felipao' Scolari para enderezar el rumbo. Pero la Seleçao siguió de mal en peor: fue eliminada de la Copa América Centenario en primera fase, por primera vez desde 1987, y el año pasado apenas llegó a cuartos de final en la Copa América de Chile. Y para colmo, como pocas veces ocurre, en la clasificatoria sudamericana al Mundial-2018, Brasil marcha sexto, por ahora sin boleto para Rusia.

Dunga, de 52 años, quiso llegar indemne a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en agosto, su verdadera apuesta, y para ello reservó a Neymar. Tal vez soñaba con colgarse la medalla de oro, el único título que le falta en fútbol a la pentacampeona mundial. Y para semejante meta reservó a Neymar, por lejos el mejor jugador brasileño, pero a menos de dos meses de los Juegos se quedó sin el pan y sin la torta. Dunga además pagó porque predicó el fútbol táctico y los esquemas rígidos, cambiando la historia de jogo bonito que cimentaron estrellas como Pelé, Zico, Romario y Ronaldo.

'Pelado' Díaz, el primero

El 'Pelado' Dìaz asumió el cargo en diciembre de 2014 e ilusionó a todos con liderar la renovación de la selección guaraní, luego de que la albirroja rodó cuesta abajo hasta quedarse fuera del Mundial de Brasil, tras haber clasificado a las cuatro anteriores citas máximas. Las frías estadísticas indican que bajo su mando Paraguay jugó veinte partidos, en los que solo cosechó tres victorias, con nueve empates y ocho derrotas.

Díaz, un exitoso entrenador de River Plate de Argentina, había iniciado un recambio generacional con figuras jóvenes que tenían poco roce internacional. Su idea era dotar de más juego a una selección que tradicionalmente se destaca por su garra y el juego aéreo. La dirigencia paraguaya culpó a la prensa por la decisión de Díaz de renunciar al cargo y destacó el trabajo del argentino con los juveniles. "Sea el resultado que sea, la negatividad de la prensa hacia ellos (los miembros del cuerpo técnico) iba a continuar. Ya era una animadversión de la prensa hacia ellos", remarcó el director del Departamento de Selecciones, Miguel Figueredo.

En esta Copa América se salvaron el entrenador de Perú, el argentino Ricardo Gareca, que eliminó a Brasil, y el de Estados Unidos, el alemán Jürgen Klinsmann, que llevaron a sus respectivas selecciones a cuartos de final. Pero Dunga y Díaz no resistieron. Y la lista puede ampliarse porque aún pueden darse varias sorpresas hasta la final el 26 de junio en East Rutherford, enferente a Nueva York.