La noche más negra de Juan Carlos Osorio

El estratega colombiano perdió su primer encuentro con la selección mexicana. Fue un 7-0 en contra que se convirtió en la derrota más abultada en la historia del 'tri'.

Juan Carlos Osorio, técnico de la Selección de México. Foto: EFE

Juan Carlos Osorio tuvo un inicio de ensueño con México. El técnico colombiano se convirtió en el primer técnico de la selección manita en sumar nueve triunfos en la misma cantidad de partidos. En total fueron 10 partidos en los que no conoció la derrota. Su defensa, aunque en esos partidos únicamente permitió dos goles, no se veía del todo sólida, era atacable, pero aún así logró salir airoso en estos encuentros, su equipo luchaba y ofensivamente era letal.

Pero en Santa Clara todo cambió drásticamente. En los cuartos de final enfrentaba a una selección con la misma calidad en ataque. Una Chile, que aunque está sufriendo un cambio de mentalidad tras la salida de Sampaoli, había recobrado en sus últimos dos partidos su memoria. Parecía que poco a poco se encontraba con ese equipo que conquistó América hace un año en Santiago. Y así lo demostró contra México.

Juan Carlos Osorio paró lo mejor que tenía, o por lo menos así tituló Univisión previo al inicio del partido. Salió a la batalla con sus mejores hombres y perdió. Pero no fue una derrota cualquiera. No. Por el contrario, este será uno de esos partidos que pasarán a la historia, puesto que México -cayó 7-0 ante Chile- recibió su peor goleada en partidos oficiales y además fue el partido en el que más goles desde el 6-0 contra Alemania Occidental en el Mundial de Argentina 78.

Su equipo fue aplastado y dominado. Bajó los brazos después del minuto 50 y salió por la puerta de atrás del campeonato. El segundo tiempo de Juan Carlos Osorio fue para el olvido. Se movía de lado a lado, intentó mover a su equipo para hacer un gol tempranero que le diera ilusiones, pero éstas fueron acabadas por Alexis Sánchez al 49. A partir de ahí su equipo se desmoronó. Un tractor les pasó por encima a los mexicanos que no supieron como frenar a Chile.

Osorio gritaba, pedía órden, pero sus palabras se las llevaba el viento. Los goles caían sin misericordia sobre el arco defendido por Guillermo Ochoa. En el banquillo técnico todos se tomaban la cara, miraba al piso, pocos se atrevían a hablar entre ellos. Lo que pasaba en el terreno de juego era una masacre y sólo el tiempo podía pararla. El estratega no podía creer lo que pasaba, su mirada perdida sobre el campo y su boca entreabierta decían todo. Ya no había mucho por hacer.

En nueve minutos el último campeón de América le tiró la puerta en la cara a México. Alexis Sánchez al 49 y Eduardo Vargas al 52 y al 58. Era un 5-0 que hizo que Chile quitara el pie del acelerador. México no se levantó jamás de ese golpe al mentón. Cuando los de Pizzi querían atacar no tenían obstáculos y Vargas y Edson Puch sellaron la humillante derrota mexicana. En la tribuna, el público, en su mayoría mexicano, le cantaba el 'ole' en contra a su seleccionado. Fue una noche negra, de esas que parecieran no tuvieran amanecer.

"Mis más sinceras disculpas al pueblo mexicano, lo de hoy fue un accidente del fútbol. Lo de hoy fue muy pobre. Así que reitero mis disculpas a toda la afición mexicana", dijo Juan Carlos Osorio cuando apareció en la sala de prensa del Levi's Stadium. La desazón se le notaba en la cara. Más que un disgusto con sus dirigidos era tristeza. Su objetivo era llegar más lejos y por el contrario, salió por la puerta de atrás.

"Tiro al blanco", tituló Televisa y en general la prensa de ese país destacó como "humillante" la derrota de México. Osorio asumió la responsabilidad por la derrota, "nos equivocamos en todo. Ninguno de nuestros jugadores estuvo en su potencial. Creo que erré en la conformación del grupo". Se acabó el invicto de México en la era Juan Carlos Osorio y de la peor manera, "aceptaré y respetaré las críticas, sólo queda seguir trabajando para mejorar", finalizó el estratega, que sabía que pronto le llegaría su primera derrota con el 'tri', pero nunca imaginó que de esa manera.