Publicidad
15 Jan 2022 - 12:29 a. m.

Gobierno australiano aseguró que Djokovic puede alentar un sentimiento antivacunas

El caso de Novak Djokovic sigue causando polémica. El tenista serbio fue detenido en Australia tras haber sido cancelada su visa.
El abierto de Australia, con el número uno del mundo como principal cabeza de serie, empezará este 17 de enero y, para entonces, el serbio espera ya tener definida su situación.
El abierto de Australia, con el número uno del mundo como principal cabeza de serie, empezará este 17 de enero y, para entonces, el serbio espera ya tener definida su situación.
Foto: Agencia AFP

Era cuestión de horas. Luego de la victoria judicial que Novak Djokovic obtuvo el pasado lunes, y que le permitió jugar el Abierto de Australia, el gobierno de ese país volvió a negarle la visa por segunda ocasión. Su detención estaba a la vuelta de la esquina.

Si le interesa seguir leyendo sobre deportes, puede ingresar aquí

Según la documentación presentada ante la justicia, las autoridades del país oceánico argumentaron que la presencia de Djokovic “puede alentar el sentimiento antivacunas”, motivo por el que solicitaron su expulsión.

Tras varios días estudiando el caso, el ministro de Inmigración, Alex Hawke, decidió al final de la tarde de este viernes volver a cancelar el visado de Djokovic con la intención de expulsarlo del país, lo que también podría implicar la prohibición de volver durante tres años a Australia.

Puede leer: Los riesgos que tendría Djokovic en los otros grand slam si no se vacuna

”Hoy he ejercido mi poder bajo la sección 133C(3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del Sr. Novak Djokovic basado en razones sanitarias y del mantenimiento del orden por ser de interés público”, señaló el ministro en un escueto comunicado al remarcar que sopesó “cuidadosamente” la información proporcionada por las partes.

Según una orden judicial emitida el viernes por la noche tras una vista de emergencia en el Tribunal del Circuito Federal de Melbourne, Djokovic tiene autorización para reunirse con sus abogados entre las 10 y las 14 horas de este sábado bajo la vigilancia de dos agentes de inmigración.

Después de ello, Djokovic debe ser detenido, aunque el jugador no puede ser deportado del país hasta que se revise la impugnación a la decisión del ministro Hawke.

Le puede interesar: Andy Murray volverá a jugar una final, tres años después de su último título

El caso está en manos de la justicia federal australiana, después de que el juez de Melbourne, ante el que apelaron los abogados del tenista, se declarara incompetente. Este cambio de jurisdicción puede ralentizar el procedimiento, estimó la defensa de Djokovic.

El jugador de 34 años, que podría tener prohibida su entrada a Australia durante tres años, quiere luchar por su décimo título en Melbourne y su 21ª victoria en un Grand Slam, lo que supondría un récord en el circuito masculino.

Síguenos en Google Noticias