Publicidad
8 Mar 2022 - 1:03 p. m.

Paridad y equidad salarial, las luchas de las mujeres en el deporte

A pesar de los avances en los últimos años, todavía queda un largo camino por andar.

Olga Martín - EFE

En Colombia, la Liga Femenina dio un salto gigante, a pesar de que las carencias siguen siendo muchas.
En Colombia, la Liga Femenina dio un salto gigante, a pesar de que las carencias siguen siendo muchas.
Foto: Crédito: América de Cali

Cada día la brecha se vuelve menor. Sin embargo, la distancia todavía es muy grande. Las mujeres desde hace décadas buscan que sus condiciones para ejercer el deporte sean más horizontales. La lucha es cuesta arriba pues los hombres deportistas triplican sus salarios, tienen mejores condiciones laborales y, como no, torneos mucho más competitivos en la mayoría de las disciplinas.

En los últimos años, no obstante, las batallas libradas por las mujeres, buscando las garantías suficientes para competir con dignidad, han rendido frutos. Incluso, en Colombia, donde por lo menos la liga de fútbol femenina ya cuenta con un sistema mucho más coherente al desarrollo que se proyecta del balompié femenino. Las carencias siguen ahí en otros deportes que no se llevan los mayores focos, pero que se pueden aprovechar del fútbol para emular las condiciones que, con mucho esfuerzo, han logrado ganar las mujeres.

Sobre todo en el extranjero, donde la creación de nuevas ligas femeninas, como la recientemente clausurada en Arabia Saudí, se presentan como un reclamo de apertura en algunos países. El mayor ejemplo está en las futbolistas internacionales de Estados Unidos, que han conseguido tener el mismo sueldo que sus homólogos en la selección masculina después de seis años de reclamaciones.

Mire: Lo mejor del deporte mundial está en El Espectador

El papel que el deporte puede tener para avanzar en materia de igualdad es un argumento recurrente de gobiernos de distintas tendencias, que cada vez más incluyen en sus programas medidas para fomentar la práctica deportiva femenina y aumentan la inversión para ello a pesar de la situación actual de crisis.

La paridad salarial que consiguieron las futbolistas de Estados Unidos

Hace quince días las jugadoras de la selección femenina de fútbol de Estados Unidos y la Federación de este país cerraron la disputa que mantenían desde hace seis años por discriminación salarial.

Ambas partes anunciaron un acuerdo por el que las internacionales tendrán el mismo sueldo que los jugadores del equipo masculino y recibirán 24 millones de dólares como indemnización.

La disputa de las jugadoras estadounidenses se inició en 2016 cuando cinco internacionales, Megan Rapinoe, Alex Morgan, Carli Lloyd, Becky Sauerbrunn y Hope Solo, presentaron una denuncia ante la Comisión de Oportunidades e Igualdad en el Empleo de Estados Unidos (EEOC) por discriminación salarial.

También: La tragedia de Querétaro: una preocupación para el Mundial de 2026

Tres años más tarde, 28 jugadoras de la selección denunciaron a la Federación por los mismos motivos en una corte federal de California (EEUU).

La selección femenina estadounidense ha ganado cuatro Mundiales (1991, 1999, 2015 y 2019), logro desconocido por el equipo masculino, que, por ejemplo, no logró plaza para el anterior Mundial de Rusia 2018.

La Liga en Arabia Saudí y en Colombia, dos sueños cumplidos

Arabia Saudí inauguró el pasado septiembre centros de entrenamiento para niñas y jóvenes del país con el objetivo de promocionar el deporte entre las mujeres y para impulsar la primera liga oficial y la primera selección de fútbol femenino.

El reino, que permitía el deporte femenino con limitaciones siempre respetando la política de separación de sexos, puso en marcha academias deportivas patrocinadas por el gobierno en busca de “talentos”, dentro de sus planes de apertura y modernización. El 22 de noviembre inauguró su primera liga de fútbol femenina, con 16 equipos.

Pese a hacerlo sin la presencia de cámaras de televisión ni periodistas, con una difusión mínima dentro del país y con acceso a las gradas solo con invitación, el último 12 de enero la Federación de Arabia (SAFF) quiso calificó la celebración de la competición como “un sueño cumplido”.

Le puede interesar: María Camila Osorio ya tiene rival en Indian Wells, su nuevo reto

El 20 de febrero, la selección femenina de Arabia Saudí, entrenada por la exjugadora alemana Monika Staab, disputó por primera vez un partido internacional ante Seychelles, a la que derrotó por 2-0, en un amistoso celebrado en las Maldivas.

Y así como en Arabia Saudí las mujeres se ganaron el espacio de poder competir en el fútbol, en Colombia la misma lucha, que lleva varias décadas, este semestre también tuvo un avance importante con la ampliación del campeonato.

Actualmente se disputa la Liga Femenina más grande en la historia de nuestro país con 17 equipos y 150 partidos en disputa.

Un cambio motivado principalmente por la llegada de la Copa América Femenina al país a mitad de año, que servirá como un impulso para que el fútbol femenino en Colombia siga creciendo.

También: Colombia volvió a golear en el Sudamericano Sub-17 y ya está en la siguiente ronda

¿Y las mujeres de los demás deportes?

Ahora bien, aunque el fútbol ha logrado importantes avances, en los otros deportes las garantías para las mujeres son muy inferiores.

En Colombia, prácticamente, se podría decir que el único deporte que puede considerarse profesional es el balompié, con todo y sus carencias. En las demás disciplinas las condiciones para la competitividad son minúsculas, sobre todo en los deportes de conjunto.

Las mujeres en Colombia, a menos que practiquen deportes individuales y se vuelvan grandes estrellas, como fue el caso de Mariana Pajón o Caterine Ibargüen, tienen un largo camino que recorrer en la lucha por sus derechos.

Y, a pesar de la brecha, el deporte femenino colombiano sigue demostrando mucho valor, aún con la falta de apoyo. Basta ver el momento de María Camila Osorio en el tenis de la WTA, la histórica participación de la selección femenina de rugby en las eliminatorias al Mundial de Nueva Zelanda o la clasificación la selección de voleibol a la próxima Copa del Mundo el año pasado.

Más: Las expectativas y el regreso de Yinaris García a Colombia

La falta de apoyo no disminuye el coraje de las mujeres que buscan ganarse un lugar en la práctica deportiva. Un gran ejemplo, el surgimiento de ligas en distintas disciplinas, como en el baloncesto, en las que las mujeres han tomado la batuta en medio del abandono.

El camino sigue y hay mucho por andar. No obstante, las luchas de los últimos años dan esperanza y permiten soñar con que, en el corto plazo, la paridad cada vez estará más cerca.

Síguenos en Google Noticias