Publicidad

¡Venezuela! ¡Venezuela! ¡Venezuela!

Los Tiburones de La Guaira, de Venezuela, se llevaron la corona de la Serie del Caribe. Panamá con un honroso tercer lugar.

Antonio Andraus Burgos
12 de febrero de 2024 - 05:00 p. m.
Jugadores de Tigres de Licey celebran con el trofeo al ganar la Serie del Caribe Gran Caracas 2023 tras vencer a Leones del Caracas.
Jugadores de Tigres de Licey celebran con el trofeo al ganar la Serie del Caribe Gran Caracas 2023 tras vencer a Leones del Caracas.
Foto: EFE - RAYNER PENA R

Los Tiburones de La Guaira, de Venezuela, se llevaron la corona de la Serie del Caribe 2024, al derrotar a los Tigres del Licey, de República Dominicana, 3 carreras por 0 en un partido lleno de emociones y de sensacionales jugadas de principio a fin. Este fue presenciado por 36.677 aficionados, la mayor concurrencia en toda la historia de este evento para presenciar un juego de este certamen, reunidos en el loanDepot Park, la casa de los Marlins de Miami.

Le recomendamos: Super Bowl, un evento más allá del deporte

Un ligero parpadeo del abridor dominicano, César Valdez, permitió que los Tiburones tomaran ventaja en el desafío, con una carrera en la cuarta entrada, y dos más en el cierre de la quinta, con cuyas anotaciones definieron el encuentro. La primera, en las piernas de Odubel Herrera y las otras, con Wilfredo Tovar y Hernán Pérez.

Ricardo Pinto, el derecho abridor de los venezolanos, laboró 5.2 actos de manera dominante, permitiendo apenas 4 indiscutibles, sin carreras aceptadas, una base por bolas y seis abanicados, fue el ganador del compromiso. Por su parte, Valdez, en cuatro episodios de trabajo, aceptó siete imparables, las tres carreras de la derrota, otorgó tres bases por bolas y ponchó a un bateador, cargó con la derrota.

Ozzie Guillén, el estratega de los Tiburones, aplicando el juego caribeño beisbolero de siempre, con toques de bola, con elevados de sacrificio, robos de bases, esas pequeñas cosas que tiene el béisbol latino, le permitieron devolverle a Venezuela el carisma de su juego en este torneo. Los Escualos consiguieron siete triunfos y apenas una derrota, con cuyo título su país llega a ocho coronas.

Le puede interesar: Cuando la pasión por el béisbol se lleva en la sangre

Dominicana, en cambio, persistió en su juego del béisbol moderno: buscando siempre ganar a palo limpio, lo que no le ofreció los mejores resultados. Si bien disputó el título, en el transcurso del torneo acumuló cuatro victorias y cuatro derrotas, por lo que fue una actuación agridulce, algo que no se esperaba si se tiene en cuenta la nómina con que contaba en el terreno de juego.

Los Tigres del Licey estaban defendiendo el título zonal caribeño y los Tiburones volvían después de 15 años a capturar para Venezuela el título de la Serie del Caribe, tras la última conseguida por los Tigres de Aragua, en 2009.

Dos títulos para los Leones de Caracas, otros dos para los Navegantes del Magallanes, dos más para las Águilas del Zulia, uno para los Tigres de Aragua y este, de los Tiburones de La Guaira, suman los ocho triunfos venezolanos en Series del Caribe.

Por cierto, el capataz Guillén parece estar especializado en obtener sonoros triunfos cuando nadie lo espera. Así ocurrió cuando ganó el título de la Serie Mundial con los Medias Blancas de Chicago, en 2006, rompiendo un prolongado ayuno de esa divisa en la Gran Carpa. Lo mismo acababa de suceder ahora con los Tiburones de La Guaira, que desde hacía más de tres décadas no conocían las mieles de la victoria en la pelota profesional venezolana y menos, en la Serie del Caribe.

Bien Panamá

Los Federales de Chiriquí, de Panamá, se alzaron con el tercer lugar del torneo, al vencer a la Selección de Curazao, por pizarra de cinco carreras por cuatro, en otro gran juego de la Serie del Caribe.

Un cuadrangular de Iván Herrera en el cierre de la séptima entrada, determinó finalmente para los panameños la victoria del partido frente a unos rivales que nunca se dieron por vencidos, hasta cuando se colgó el último out de la última entrada.

La decepción del torneo fueron las actuaciones de los Naranjeros de Hermosillo, por México, y los Criollos del Caguas, por Puerto Rico, de cuyas representaciones se esperaba mejores resultados en la competencia.

La Selección de Nicaragua fue la única novena que no obtuvo triunfos en el torneo, pero exhibió un béisbol que puede ser susceptible de mejorar con el paso de los años y con más béisbol profesional en su terruño.

¿Sede natural?

El loanDepot Park parece perfilarse, hacia un futuro inmediato, sede natural de las Series del Caribe, por el éxito deportivo pero también taquillero. El registro en el juego final entre los Tiburones de La Guaira, de Venezuela, y los Tigres del Licey, de República Dominicana. Esto queda establecido como nueva marca para el torneo, ya que superó a la que se había registrado en la tercera jornada del evento, cuando 35.972 aficionados presenciaron el partido entre República Dominicana y Puerto Rico.

La cifra de 340.825 aficionados que asistieron al estadio para los 25 desafíos de la Serie del Caribe, para un promedio por juego de 13.633, deja bien claro que hay público cuando se trata de torneos, cuando de por medio está la presencia de equipos que representan a países beisboleros.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo último en deportes?: Todo lo que debe saber del deporte mundial está en El Espectador

Por Antonio Andraus Burgos

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar