Publicidad

Verstappen vs Hamilton, una rivalidad que maduró con el tiempo

El neerlandés y el británico definen la Fórmula 1 en el Gran Premio de Abu Dabi, carrera que cierra la temporada y a la que los dos corredores llegan empatados en puntos.

Olivier Lebrault - AFP
11 de diciembre de 2021 - 11:02 a. m.
Hamilton y Verstappen definen uno de los campeonatos más disputados de los últimos años.
Hamilton y Verstappen definen uno de los campeonatos más disputados de los últimos años.
Foto: Agencia AFP

Aunque han esperado hasta 2021 para pelear entre ellos por el título, Max Verstappen y Lewis Hamilton tenían todo para ser rivales desde la llegada del neerlandés a la Fórmula 1 en 2015.

“Denme su auto y se podrá decir quién es el mejor piloto”: en 2015, el prodigio oriundo de Países Bajos de 17 años no se dejaba impresionar por el británico, bien instalado en su Mercedes, en la cumbre.

Más: Estos son algunos de los mejores momentos de Hamilton y Verstappen en 2021

Verstappen pasó de Toro Rosso a la casa madre Red Bull en 2016, y ahí empezó la rivalidad. En Japón, por ejemplo, el neerlandés defiendió su segunda plaza como un grande y obligó al inglés a salir de los límites del trazado.

En 2018, la rivalidad tomó relieve en Baréin cuando Verstappen intentó una maniobra en una recta contra Hamilton. Este último no cedió, los dos se tocaron y el piloto Red Bull tuvo que abandonar unas vueltas más tarde.

“Falta de madurez”

“¡Qué tonto!”, lanzó Hamilton, vencedor, viendo las imágenes antes del podio. Unos días más tarde, el británico estimaba que al holandés “le falta madurez”.

“Es fácil acusar al piloto más joven”, respondió el interesado seguro de “no haber hecho nada malo”.

Le puede interesar: Toda la información deportiva en El Espectador

En el gran premio siguiente, Hamilton calmó las cosas, maliciosamente: “Tengo mucho respeto por Max. Tiene potencial para ser campeón. Pero he estado en su lugar, incluso si yo era un poco más viejo, y es verdaderamente todo un aprendizaje, en cuanto a esta presión, a estar en un equipo de alto nivel”.

“Poco importa si es su culpa o la mía, es pasado”, avanzó, explicando que fue a darle la mano al rival, para sellar la reconciliación.

Los duelos se reanudaron puntualmente en Texas, donde Verstappen resistió a los ataques de la Flecha de Plata, retrasando el quinto título del británico.

Todavía ultradominante en 2019, Hamilton tuvo buenos momentos en 2021: en Hungría, debió esperar el final de la carrera para superar a su rival, que se defiendía con uñas y dientes; en Mónaco, Verstappen lo tocó en una curva, a dos vueltas del final, sin impedirle ganar.

“Lewis no es Dios”

En la pretemporada 2020, “Max” puso algo de picante a la rivalidad: “Lewis es muy bueno, ciertamente uno de los mejores. Pero no es Dios. Tal vez Dios esté con él, pero no es Dios”.

Pese a todo, Mercedes siguió siendo intocable. Hubo que esperar a 2021, la séptima temporada en la élite para Verstappen, a sus 24 años, para ver a Red Bull pelear de tú a tú con Mercedes.

Más: El noruego Magnus Carlsen conserva el título de campeón mundial de ajedrez

Enviado contra el muro en Silverstone por su rival, Verstappen reaccionó, furioso, desde el hospital, donde pasó un examen de rutina, tras la victoria de Hamilton, calificando de “peligrosa” su maniobra y de “irrespetuosas y antideportivas” las celebraciones del inglés ante su público.

Hamilton estimó que “no tiene ninguna razón para excusarse” y añadió: “Max es uno de los pilotos más agresivos del Mundial”.

La guerra en pista se acentuó aún más cuando se neutralizaron en Monza, y el Red Bull terminó literalmente sobre el Mercedes tras un choque.

Símbolo de la tensión que reinaba, los dos pilotos se desafíaron incluso en los ensayos libres en Estados Unidos: “¡Qué tonto!”, se irritó Verstappen haciendo un gesto de menosprecio con el dedo corazón a su rival, que acaba de adelantarle.

En la carrera al título, Hamilton jugó la carta de la experiencia, como antes del Gran Premio de Arabia Saudita: “No es la primera vez (que peleo por el título). Recuerdo mi primer campeonato e incluso el segundo y el tercero, las noches sin dormir y todas esas cosas, mientras que ahora estoy mucho más seguro de mí mismo”.

El neerlandés, a quien no le gusta que le llamen “Mad Max”, siempre ha negado tener una presión suplementaria con este primer título en juego: “al final, poco importa si te bates contra alguien que tiene tu edad o un campeón del mundo, ya que los dos son grandes pilotos”.

No se pierda: Empezó la guerra: Verstappen tomó la delantera en los primeros ensayos libres

Y como su defensa pasa a menudo por el ataque, también el neerlandés tenía un mensaje: “Algunos tal vez han tenido un poco más de suerte de manera general, al estar en un buen auto durante mucho tiempo, pero eso no quita para nada el hecho de se son grandes pilotos”.

Por Olivier Lebrault - AFP

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar