Anthony Zambrano, a 230 días de la gloria

Alberto Herrera: la victoria de dar la palabra