Nuestro futuro olímpico está asegurado