Los últimos 10.000 de Mo Farah

Se llevó este viernes la medalla de oro en el Mundial de Atletismo, en Londres, la ciudad a la que le debe su carrera.

Mohamed Farah, a la llegada a la meta de los 10.000 metros, este viernes, en Londres.AFP

Para Mohamed Farah, campeón olímpico en 2012 y 2016 en los 5.000 y 10.000 metros, todo inició y terminó en Londres. A los ocho años, “Mo”, como es llamado por todo el Reino Unido, llegó a la capital británica procedente de Somalia. En esa época el pequeño Mohamed no hablaba una sola palabra en inglés por lo que sufrió para adaptarse a su nuevo entorno. Hoy, más de 20 años después, se ha convertido en el mejor corredor británico de distancias largas, un héroe nacional. Recibió el grado de “Caballero” y, como si fuera poco, se despidió de su público ganando la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Atletismo 2017.

Mo Farah dialogó con El Espectador al término de la carrera. Sus ojos están perdidos, llenos de lágrimas, pero sonríe, una de sus piernas le duele y anda rengo, pero dice que se recupera mientras toma aire y se dispone a responder las preguntas sobre lo que sintió al ganar con todo el público a su favor.  “El ambiente estuvo increíble. No hay sitio como Londres. No hay lugar como el hogar. Amo Londres, le debo todo a la gente en Gran Bretaña, a la gente de Londres. Me hicieron sentir que toda la nación estaba conmigo, los sentí en cada uno de los pasos que di. Me emociona hablar del tema”, dice Farah con la voz entrecortada de la emoción, mientras recuerda su niñez en la lejana Mogadishu.

Fue allá, en Mogadishu, Somalia, en donde Farah nació el 23 de marzo de 1983. Vivió hasta los ocho años en su tierra natal. Luego emigraría al Reino Unido. Encontró en el Holloway Secondary una forma de adaptarse de manera efectiva. Fue allí en donde descubrió un talento que hasta entonces no conocía, el de correr grandes distancias. 

Farah seca rápidamente sus lágrimas y afirma que “en la última vuelta recordaba todo el camino que tuve que recorrer para llegar acá. Mi infancia, mis primeras carreras, tenía que ganar frente a mis amigos, en mi ciudad”. (“Fue histórico para mí correr en el Mundial contra Bolt”: Diego Palomeque)

Y es que la historia de “Mo” Farah en el atletismo no se hubiera escrito de no ser por Alan Watkinson, el profesor de educación física que se dio cuenta que el muchacho llegado de Somalia podía correr excepcionalmente rápido largas distancias. Desde entonces “Mo” empezó a tomar más en serio el atletismo. A los 13 años terminó noveno en el campeonato escolar. Sin embargo, sería la única vez que quedaría fuera del podio. Por cinco años consecutivos fue campeón del torneo, lo que llevó a hacer parte del campeonato juvenil de 2001 en donde ganó los 5,000 metros.

Tras el éxito vino el declive propio de la juventud. Las cosas se complicaron y Farah no la pasaba bien corriendo por toda Europa. Sin embargo, los kilómetros acumulados en las piernas le servirían para la fuerza y experiencia que muestra ahora en cada prueba. “A decir verdad, me atrevería a decir que esta ha sido la mejor actuación en toda mi carrera, hice un trabajo perfecto. Analicé a los rivales, sostuve a los keniatas, esperé y supe atacar a tiempo, sin duda alguna ha sido mi mejor carrera”.

Una trayectoria llena de victorias, así se podría describir el periplo de Farah en el atletismo. Compitió en tres Juegos Olímpicos. Los de Beijing 2008, en los que pagó la novatada. Los de Londres 2012, en los que dio un golpe de autoridad y dijo presente en su ciudad ante su gente. Y los de Río de Janeiro 2016, cuando volvió a deslumbrar a todos quedándose con las pruebas de 5.000 y 10.000 metros. (Muriel Coneo, eliminada del Mundial de Atletismo)

Londres ha sido tan importante en la carrera de Farah, que pareciera que no fuera casualidad que decidiera terminar su vida como deportista en la ciudad que le dio la oportunidad de convertirse en el mejor fondista británico. “Me queda una prueba, pero quiero ganar. Me quiero despedir acá, en mi casa, como lo que soy, un campeón, porque la verdad se lo debo a ellos, al pueblo británico”.

Farah llegará a la prueba de los 5.000 metros, el próximo viernes, con una molestia en una de sus piernas producto de un traspié en la prueba de los10.000, en la que consiguió el oro y siguió demostrando su grandeza.

 

últimas noticias